Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

“Dessatanizando” los procedimientos de fiscalización

Hace más de 200 años Benjamin Franklin afirmaba que “no hay nada seguro salvo la muerte y los impuestos”, verdad para muchos absoluta (por lo menos para los formales).

Si el pago de impuestos constituye un desenlace inevitable consustancialmente derivado de nuestra condición de ciudadanos, la acción llevada a cabo por la Autoridad Tributaria (e incluimos también el ala aduanera de la SUNAT) para verificar si hemos pagado lo que nos corresponde sería una suerte de “preludio de lo inevitable”.

Siendo las cosas así, resultaría razonable que como ciudadanos y contribuyentes responsables tengamos un acercamiento, aunque sea breve y fugaz, a este tema.

En primer lugar, podríamos señalar que una fiscalización es un mecanismo que tiene por finalidad la verificación del debido cumplimiento del pago de tributos a nuestro cargo. Los resultados podrían ser, en principio, de tres tipos: i) hemos pagado lo que correspondía pagar; ii) hemos pagado de menos, lo cual implica la existencia de una deuda pendiente de pago (con intereses y multas) y la consecuente obligación de pago; y iii) hemos pagado de más, lo cual implica la existencia de un crédito a nuestro favor (más intereses) y el consecuente derecho a solicitar su devolución.

En segundo lugar, advertimos que la fiscalización ha sido indebidamente o, si queremos, exageradamente “satanizada”. Quizás, mucho de ello debido a la forma en que, de un lado, dicho procedimiento ha venido siendo llevado a cabo por los fiscalizadores y, de otro, por la percepción de incomodidad e inquietud que dicho procedimiento ha venido despertando en los administrados.

Se suele decir que la confianza es “un camino de dos vías”. Derivando este concepto (confianza) de las relaciones humanas en general, podríamos afirmar que las relaciones humanas, constituyen en sí mismas, “caminos de dos vías”. Así, una relación mantenida en armonía, paz, respecto y tranquilidad dependerá directamente de lo que cada parte de dicha relación aporte en beneficio de la misma.

Llevado esto al campo de las fiscalizaciones, habíamos adelantado que su mala reputación está directamente relacionada con la forma en que ambas partes (Administración y administrado) afrontan dichos procedimientos. Y ello, creemos, depende mucho de la percepción que la otra parte tiene de su contraparte.

En efecto, la “negatividad” en cuanto a la percepción de ambas partes respecto de este procedimiento empezaría desde el primer momento en que la fiscalización es iniciada. Estimamos que en un porcentaje importante de casos (no podemos generalizar) el administrado podría pensar que el objetivo del fiscalizador es “encontrar algo malo y que sea como sea lo tiene que encontrar”, mientras que el fiscalizador podría pensar que el objetivo del administrado es “ocultar algo y que sea como sea lo tiene que ocultar”.

Nótese que la percepción que cada quien tiene del otro no tiene porque necesariamente ser cierta (y quizás en muchos casos sea equivocada o totalmente equivocada). No obstante, dicha percepción podría ir robusteciéndose en el devenir del procedimiento con acciones o actuaciones (quizás hasta inconscientes y no mal intencionadas) de la otra parte.

Así las cosas, esta relación surgida en el seno del procedimiento administrativo podría finalmente convertirse en una en la que, respecto del camino por discurrir, sólo se cuente con boleto de ida pero no de vuelta debido a que la necesaria interacción de confianza entre las partes sería inexistente.

Lo mencionado resultaría totalmente contraproducente pues alejaría a cada una de las partes de lo que debería ser su real actuación y aporte al procedimiento: por parte de la Administración, la verificación eficiente y cabal del debido cumplimiento del pago de la normatividad aplicable; y, por parte del administrado, la oportunidad de acreditar dicho debido cumplimiento.

El efecto negativo en comentario ¿ocurre en todos los casos?, creemos que no. ¿nunca ocurre?, creemos que tampoco. ¿En qué medida ocurre y en qué medida no?, es algo que no podemos saber a ciencia cierta. No conocemos estadísticas sobre el tema y ciertamente es algo bastante subjetivo.

No obstante, y como habíamos adelantado, nuestra percepción es que la falta de confianza, y prejuicios asociados, ocurriría en un porcentaje importante de casos. La pregunta clave sería entonces ¿qué podemos hacer para revertir esta situación?

A continuación, algunas ideas:

Desde el punto de vista de la Administración: i) incentivar los mecanismos de difusión al público en general de las obligaciones tributarias a su cargo, así como en relación con los objetivos, características y alcances de los procedimientos de fiscalización; ii) eliminar cualquier tipo de “bono por eficacia” (sea individual o por equipos) relacionado con la mayor recaudación (cobro de tributos e imposición de multas) derivada de estos procedimientos; iii) erradicar mecanismos de ascensos o promoción relacionados con la mayor recaudación derivada de estos procedimientos; iv) cambiar los parámetros de levantamiento de “hallazgos” en los procedimientos de auditoría interna en relación con el desempeño funcional de los fiscalizadores.

Desde el punto de vista de los administrados: i) mantener una capacitación adecuada y permanente en relación con las obligaciones tributarias a su cargo, así como en relación con los objetivos, características y alcances de procedimientos de fiscalización; ii) realizar revisiones internas preventivas de verificación de cumplimiento del pago de tributos y obligaciones relacionadas con dicho cumplimiento; iii) organizar y mantener durante el plazo legal establecido el registro y archivo documental relacionado con las operaciones generadoras del pago de tributos; iv) proporcionar debida y oportunamente la información y documentos que el fiscalizador pueda requerir dentro del procedimiento de fiscalización.

En síntesis, y más allá de las ideas presentadas anteriormente, se requiere un cambio de enfoque. El fiscalizador bueno no es aquél que recauda más, sino aquél que verifica adecuadamente el cumplimiento de las obligaciones a cargo del administrado (aun cuando del resultado de su verificación se concluya que no hay mayores tributos que cobrar ni multas que imponer). De otro lado, el administrado no tiene que ser malo “per se” ni tampoco ser una persona que tenga como finalidad de vida buscar formas de evadir o eludir el pago de impuestos.

La fiscalización, en el fondo, constituye la mejor oportunidad para que tanto la Administración como el administrado encuentren el necesario espacio para verificar el cumplimiento de la normatividad aplicable. Así, dejando de lado prejuicios y susceptibilidades, cada parte debería afrontar estos procedimientos con respeto a su contraparte y con responsabilidad en relación con las actuaciones a su cargo.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño