Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Y ahora pues..

Corriendo y apurados. Nuestro país -en un contexto en donde el mundo tampoco pierde el paso- es un lugar de prisas.

En el día actual del Perú ya no hay tiempo ni espacio. Cunde la indignación, entre otras emociones, entre varios pendientes que nos sabe, como excusa, a agenda global. Así, por ejemplo, necesitamos combatir el COVID y reactivar la economía -como todo el mundo- pero acá con raíces más profundas. En una necesidad de una “doble velocidad” porque no podemos soslayar tampoco la inseguridad, la violencia familiar y la mediática -tristemente- lucha contra la corrupción.

Las decisiones de prisa eluden la reflexión. Por eso estamos como estamos. En constante ensayo-error. Hace doscientos años así. Queriendo, pretendiendo, odiando, sin avanzar.

Luego de esta elección me queda más clara la polarización, matizada con varios “mini candidatos” como señala bien el gran Carlos Meléndez. Desde ahí, una parte postula la ambición de la “mano dura” paternal que no es otra cosa que la exigencia de siempre: que la ley se cumpla pues, qué tal raza, que se cumpla para todos. Volvemos a la emoción de la verticalidad. Estaríamos -casi con seguridad- dispuestos a ceder nuestra libertad con tal que de sentirnos algo protegidos.

De otro lado, una buena parte quiere la “justicia social”, sin que entienda yo ese término que parece irracional y una abierta contradicción. No puede existir justicia en quitarle a alguien lo que ha ganado legítimamente y en buena lid, como consecuencia de su habilidad, trabajo y/o esfuerzo en compás de la ética. Así la justicia social se vuelve inviable y, redundantemente, injusta.

Ahora bien, si el sentido de la re-distribución nace de un origen en que la inicial distribución de riqueza estuvo mal estructurada, acaso corrompida, entonces quitarle a quienes la obtuvieron en la mala lid parece ser un anhelo coherente. Muchas ideas para salir de esa sensación de frustración e impotencia que, por cierto, algo tiene de justificación, ¿cómo quitarle a aquel que logró fortuna mediante el clientelismo, el control político y/o la corrupción público privada? ¿vendrá entonces un impuesto justiciero? ¿existe eso? No, y todos sabemos, que para aquellos zamarros que forjaron su riqueza desde la ilicitud, la respuesta parece llegar desde el sistema de justicia. Pero todo lo que tenga que ver con “meter mano” en la verdadera forma de materializar la justicia eso da pereza ¿cierto? Ahí vamos otra vez.

Nótese el juego de las palabras clave que se pierden en el ático de nuestra mente, dejando en la lista de prioridades postergadas que algún día veremos. Todos sabemos que son necesarias. Un auténtico “saludo a la bandera” (por cierto, qué mal usada que es esa frase, desprestigiada y sin valor real). Palabras pomposas que nadie se atreve a materializar: justicia, cumplimiento de la ley, estado de derecho.

Pausa. Pausa. Recomendable es la reflexión.

Si la historia es un ciclo y en el Perú ello es más evidente, percibamos la repetición y rompamos el espiral. El país necesita del estado de derecho irremediablemente ¿por qué no nos damos cuenta? ¿o quizá si lo notamos, pero ejercemos conveniente ceguera voluntaria?

El estado de derecho determina, precisamente, que la “mano dura” no se convierta en una mano arbitraria. Ningún miedo justifica aceptar que, eventualmente, tengamos una bota encima del cuello. Eso puede pasar si seguimos como una república sin construir, con licencia por regularizar, bajando billete para que nadie nos cierre la construcción. Para que todos tengamos igualdad ante la ley, libertad, garantías, necesitamos estado de derecho. Solo así, insisto y no me cansaré, podremos hablar de posibilidad de desarrollo para todos. Que todos realicen sus proyectos de vida como quieran, sin hacer daño a nadie.

¿Será entonces esa la panacea? Por fin el Perú será campeón mundial. Habrá comida para todos, prosperidad, riqueza, desarrollo, pa´ todos habrá. No, pero tampoco seamos ingratos, sin estado de derecho, sin justicia, sin ley buena y posible cumplimiento, nada habrá; nada que dure al menos. Y así continuaremos tambaleándonos hasta la próxima elección.

¿Cómo hacemos estado de derecho? Ah bueno, sería emocionante empezar a hablar de eso. En lugar del dólar, de la calificación foránea, de la inversión extranjera, de más empresa y más trabajo, que precisamente se fija y requiere del concepto del que les hablo. Palabras clave, palabra con sentido que requieren menos emoción (o tal vez sí algo eso), mezclada con entendimiento, planificación, madurez. La construcción de un gran edificio de sólidos cimientos que ninguna mala elección hará caer. La institución funciona “sola” y no permite desviaciones.

Entonces, y ahora pues, que la elección depende de nosotros, actuemos como personas responsables. En lugar de encomendarnos a un ser superior (para los que creemos), ya no tenemos escapatoria. La elección nos ha generado esta situación propia y nos la merecemos. Si seguimos mirando con recelo, pereza y lenidad a estas palabras que antes he resaltado, así continuaremos. Siendo irresponsables frecuentes y permanentes, casi institucionales. El camino es fácil y lo sabemos ¿persistiremos en lo mismo? Más allá de a quien elijamos, ya no tenemos escapatoria. Próximos a cumplir doscientos años, tenemos que empezar a construir todo, y bien.

                                                                                   Lima, 15 de abril de 2021

                                                                                                            Eduardo Herrera Velarde.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño