Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Papelitos firmados y (des) confianza

¿Un papelito firmado no vale nada? Pues resulta que muchas de las monedas que usamos con frecuencia son, literalmente, papelitos firmados.

¿Qué diferencia a un compromiso firmado por una persona de un billete de dólar por ejemplo? Lo que está “detrás”, que no es otra cosa que la confianza.

Si hoy en día tenemos miedo (desconfianza) en que se puedan “tumbar” el Tribunal Constitucional o la Defensoría, o que en su defecto se pueda “copar” el Poder Judicial, es porque creemos que esto es perfectamente posible.

Lo antes expuesto se origina porque no hay confianza en nuestras instituciones. Esto no quiere decir necesariamente que alguna de aquellas haga un mal trabajo, sino porque, simplemente y llanamente, en una buena parte, no nos preocupan o no nos interesan las instituciones y, en general, menospreciamos todo lo que no sea “tangible”. Mucha de nuestra debilidad institucional tiene fundamento en que, precisamente, no apreciamos valor de eso que está “detrás” y que usualmente no se ve tangiblemente. Las instituciones están formadas por personas y estas generan confianza en tanto y en cuanto se supone que, cuando se requiera, cumplirán con el rol para el que fueron creadas. De esta manera, si una persona amenaza a las instituciones, las otras personas se opondrán y verán eso como simplemente imposible de lograr.

La confianza es fundamental para las relaciones humanas. Es una conducta unilateral y hasta cierto punto arbitraria, confiamos o no confiamos; somos confiables o no. Valga decirlo, nosotros -los peruanos- desconfiamos de todos, bajo presunción. Desconfiamos de los políticos, de los empresarios, de los futbolistas, de los exitosos, de las mujeres, de todos. Me queda muy difícil pensar que un país desarrollado puede salir de semejante coctel.

Seguramente, cuando muchos lean esta columna no resistirán las ganas locas de comentar: “Necesitamos dinero, obras, trabajo, crecimiento económico. Eso de la confianza y lo de las instituciones es un floro barato”. Y es que claro, en ciertas concepciones limitadas, lo que no se ve, lo intangible, es floro (barato, además). Pero qué duda cabe -insisto- que es la institucionalidad y la confianza la que soportan de muchas maneras a un país.

¿Quieren tangibilidad, cosas concretas, acción, hechos y no palabras, menos floro barato? Pues miren a los países desarrollados del mundo; sí, aquellos que, casualmente, se fundamentan en el libre mercado, el capitalismo y en la empresa como generación de la riqueza. Todos, sí, todos, tienen algunas cosas en común que deberíamos -aunque sea por eso- intentar imitar: instituciones sólidas, estado de derecho, respeto, confianza.

¿Cómo se construye la confianza? No lo sé, yo solamente confío y vaya que -dependiendo de la perspectiva como se aprecie- me han defraudado miles de veces, pero aún sigo confiando en las personas. Es cierto que la confianza se mantiene con los actos y se pierde con estos también, pese a ello hay que construirla (desde cero) como valor fundamental de nuestro país.

Siempre he pensado que el Perú necesita una terapia urgente y de repente ya sea momento de hacerla. Necesitamos ver el problema para luego pasar a la tan esperada planificación que es lo más concreto que hay. Todas las moles de cemento que vemos en las calles se originaron alguna vez en un plano y este luego de una idea o visión. Con eso recién podremos pasar a la construcción, en “dos velocidades” (dar valor a lo urgente y a lo importante a la vez, pensando en la posteridad). Las instituciones y la confianza se construyen.

Pienso que la grandeza de una nación se fundamenta inicialmente en la búsqueda de sus orígenes y reconocimiento de sus problemas. El Perú necesita varios intangibles (confianza, respeto, institucionalidad, estado de derecho, justicia, en fin) y para eso debemos abandonar los problemas que nos impiden lo que está detrás. Bien decía Carl Rogers: “no podemos cambiar, no podemos dejar de lo que somos, en tanto no nos aceptemos tal como somos. Una vez que nos aceptamos -con virtudes y defectos dejando de aparentar-, el cambio parece llegar casi sin que se lo advierta”.

                                                                                   Lima, 12 de mayo de 2021

                                                                                   Eduardo Herrera Velarde.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño