Parte de Guerra

Pablo O'Brien

La agonía de los cocineros: Una historia de villanos y de héroes caídos

Recientemente, un grupo de artistas del Museo Nacional de Arte de China exhibió una serie de esculturas para inmortalizar el sacrificio de sus nuevos héroes. Un reconocimiento a los hombres y mujeres anónimos que arriesgaron sus vidas para frenar al virus: médicos, policías, obreros de construcción, y otros oficios que estuvieron en la primera línea de la lucha contra la pandemia o para mantener los servicios esenciales funcionando.

deliveryescultura

Entre las estatuas de inconfundible estética comunista, destaca la de un hombre saludando al estilo militar, mientras carga un paquete. Junto a él,  una moto repleta de cajas. La autora, Lui Quinq, la tituló: Delivery Man. Sí, casi con el sufijo man con el que los comics nos han acostumbrado a nombrar a los superhéroes. Esos seres con súper poderes que aparecen oportunamente para salvar a la humanidad de villanos que nos arrastran al desastre o a la extinción

“Para una ciudad encerrada, la esperanza llega en motocicleta”, tituló el New York Times para resaltar el valor que tuvieron los Delivery Man. “En Wuhan y toda China los repartidores no han dejado de trabajar y han sido indispensables para millones de personas que están aisladas en sus hogares durante el brote de coronavirus”, señala la nota, sin prever que semanas después sus reporteros redactarían artículos similares, pero esta vez teniendo como escenario la urbe que le da nombre a uno de los diarios más reconocidos de los Estados Unidos.

En estos días en que Nueva York es asolado por la peste, los repartidores en bicicletas mantienen a la ciudad latiendo, como antes lo hicieron en Wuhan y en otras ciudades europeas y del mundo entero. En América Latina siguen activos en todos los países salvo Cuba, Venezuela, Bolivia y Perú. Este dudoso honor se lo debemos a una inexplicable decisión de Produce.

Preguntaba por él por qué de esta situación, la Ministra de la Producción, Rocío Barrios, que al 19 de abril lleva más de un mes evaluando el tema,  le respondió a El Comercio:

“Es cierto que en el mundo funciona el sistema pero no todas las realidades son iguales. Nuestro país lamentablemente es muy informal. Si nosotros vemos la situación en la que trabajan algunos de estos rubros, no necesariamente reúnen todas las garantías que quizás se podrían tener en otra realidad. En este momento donde tenemos una tasa de contagio sumamente alta, muchos asintomáticos, tenemos que tener un protocolo integral de todo el proceso productivo y de elaboración de los alimentos inclusive hasta la entrega que nos garantice la seguridad”.

Lo señalado por la Ministra son justificaciones poco creíbles. Realidades similares son las de los países Latinoamericanos. En prácticamente todos ellos funciona el reparto a domicilio. Por otra parte, los protocolos son necesarios por un tema de salubridad, sea la tasa alta o baja. En todo caso, hubiera sido muy importante que tuviera la misma consideración y criterio para establecer protocolos sanitarios y de desinfección para los mercados de abastos en los que compra el 75% de los peruanos. Los seguimos esperando.

Barrios parece desconocer que en el sector gastronómico se ha producido una revolución en las condiciones sanitarias. Los “cocineros” ha logrado que se introduzcan Buenas Prácticas de Manipulación de Alimentos (BPMA) para el control microbiológico de los alimentos y de las personas que trabajan con ellos. La profesionalización de cocineros, ayudantes de cocina y mozos, ha ayudado muchísimo en ese sentido. Si no se hubiera cuidado este aspecto, incluso en huariques, picanterías y puestos de comida, el boom gastronómico peruano no hubiera sido posible. Los comensales habrían enfermado y jamás regresado.

Al parecer, cuando le hablan de delivery, la Ministra no entiende que el motorizado con una caja térmica a modo de mochila solo transporta un producto, y que lo que se debe cuidar son las condiciones de lo que está dentro de la caja. Justamente, quienes preparan ese producto ya aplican estrictos controles de calidad y siguen una serie de protocolos de salubridad. Su falta de compresión del tema lo revela en sus declaraciones a El Comercio.

“Lo otro que es importante es que tenemos que garantizar que las empresas que brinden este servicio puedan contar con su propia cadena de delivery (sic), pero sobre todo que puedan garantizar que los trabajadores tengan buenas condiciones laborales. Necesitamos garantizar que tengan seguros. Eso va a servir de que las propias empresas nos puedan mostrar la responsabilidad de cara al trabajador”.

¿Por qué tendrían que contar con su propia “cadena de delivery”? ¿Garantizar buenas condiciones laborales? ¿Qué tengan seguros? ¿A quién está escuchando la Ministra? Los únicos que cumplen con estas condiciones son empresas de franquicias de comida rápida (que dicho sea de paso, algunas de ellas han tenido problemas de salubridad en sus locales). ¿Por qué saca de la ecuación a los aplicativos (así funciona el reparto en otros países) que son la tabla de salvación de restaurantes chicos?

¿Va a favorecer a esas franquicias de comida rápida estadounidense frente a los restaurantes, sangucherías y pollerías nacionales? Por lo que la Ministra declaró a El Comercio y, por lo que sabemos que viene preparando la Dirección General de Desarrollo Empresarial de Produce (DGDE), tiene esa descabellada idea entre ceja y ceja. Con  esas características ha diseñado la que denomina “Puesta en operación de restaurantes para recojo o entrega a domicilio”.

Lo esencial, lo que la Ministra debiera exigir, es que haya trazabilidad del producto. Esa es, justamente, la ventaja de los aplicativos. Se puede saber exactamente quién  lleva y deja los pedidos. El tema no es tan complicado. Es cuestión de implementar un protocolo de salubridad para cocinar y empacar. Algo que conocen muy bien los restaurantes. No es necesario inventar nada. Copiemos el que se hizo en China: Junto a la boleta o factura se debe detallar la temperatura del ciclista o motorizado al igual que la del que cocinó y empacó la comida, así se hizo en Wuhan. De esta manera se pueda controlar todos las pasos y, en el indeseable caso de un contagio, se puede aislar inmediatamente a todos los involucrados.

Una balsa para evitar el naufragio

En vez de “pensar en cadenas de delivery”, Barrios debiera ver como rescatar del colapso a la cadena productiva gastronómica. Esa es la cadena que debiera importarle. La medida que preparan sus “técnicos” solo favorecería a “ocho empresas grandes (¿cómo las seleccionó, qué criterios uso?); 143 locales en Lima; 1587 personas (la mitad colaboradores y “delivery propio”)”.

De esa forma, va a condenar a la muerte a uno de los sectores más pujantes, innovadores, que más empleo genera y que ha sido clave en la revalorización de nuestra cultura, idiosincrasia y autoestima.

El sector gastronómico agrupa a 174 mil empresas a nivel nacional y representó el 3.5% del PBI el 2019. Genera casi un millón de puestos de empleo directo e indirecto. Todo eso se perderá como “las lágrimas de un naufrago en el mar”, mientras en Produce siguen discutiendo sobre cómo implementar el delivery que ellos prohibieron sin saber bien por qué.

En New York y Madrid, ciudades en que restaurantes, bares y cafés, son como en Lima, un atractivo imprescindible, se ha decretado el cierre de todos sus locales. Hoy se mantiene en pie reconvirtiéndose al delivery. Cheffs de restaurantes con estrellas Michelin, que siempre rehusaron ingresar a las plataformas que ofrecen comida a domicilio, ahora se han lanzado a ellas como un naufrago a una balsa inflable.

En Perú, cuando los dueños de restaurantes nadaban desesperados a ese bote, apareció Produce para desinflarlo con el pretexto de tener que aprobar los protocolos. Hace más de un mes viene trabajando en esos protocolos, mientras que todo el sector gastronómico desfallece al tratar de mantenerse a flote en medio de un mar embravecido.

Para agravar la situación, hoy 19 de abril, el Gobierno ha comunicado que el comercio electrónico esta totalmente proscrito. ¿Bajo que pretexto, si el objetivo es que nos mantengamos en casa? Medidas como esta, propician el desorden y la informalidad.

En Lima existe hoy un mercado de delivery informal que se promociona a través de WhatsApp. En vez de demorarse un mes, en imaginar protocolos infalibles, debieron copiar lo que se hizo en Wuhan, trabajar con las plataformas de pedidos para exigirles condiciones de sanidad y trazabilidad, pero, cuando no se entiende como funciona la economía y las conductas sociales, es muy difícil dictar medidas adecuadas.

La inacción del Gobierno, nos está llevando a contemplar la extinción del sector gastronómico. Indignante paradoja, porque son los mismos funcionarios que cuando deseaban ascender al peldaño de la popularidad bien ganada por los “cocineros”, los convocan para fotografiarse con ellos, los condecoraban (incluso en Palacio de Gobierno) y los adulaban a más no poder. Por un poco de consideración, ¿no debieran ahora concentrarse en buscar una salida para que las inversiones de pequeños empresarios no se pierdan y queden truncados los sueño de tantos emprendedores y trabajadores que han puesto al Perú en el mapa gastronómico del mundo?

Por lo pronto solo nos queda presenciar como a los Delivery Man les han arrebatado el papel de héroes que su destino les marcó en otras latitudes. Impotentes, también veremos la agonía de los cocineros. Esos héroes que nos regalaron un motivo de orgullo y un brioso sector económico. Es lamentable, pero en Perú no habrá un relato de héroes, sino uno sobre los villanos que han convertido al edificio de Produce en su guarida.

 

COMENTARIOS

  • 1
  • 19.04.2020
  • 09:58:17 hs
Elder Espinoza Arisméndiz

Comparto totalmente su artículo, súper interesante y nada más que la triste realidad, se ha trabajado con el Delivery muy bien cumpliendo estándares que no nos trajeron problemas, siempre cuidando calidad del producto y experiencia grata.

  • 2
  • 20.04.2020
  • 09:17:17 hs
Guido zampillo

No entiendo porque atacar a los “delivery man” si el tema va por la manipulación de los alimentos para su preparación,desde su cosecha hasta su traslado a los mercados y ferias insalubres.Persisto en mi comentario de su artículo anterior….control sanitario…. No existe,las autoridades no la saben aplicar.

  • 3
  • 20.04.2020
  • 10:38:01 hs
Erika Lozano

Produce no está entendiendo el real impacto económico y social, el desempleo generado por tener el sector totalmente parado, empresas que operan desde lo informal. En mi opinión, el enfoque debe estar en formalizar los protocolos y permitir que el sector continúe generando empleo formal.

  • 4
  • 20.04.2020
  • 12:07:20 hs
Toto Valenzuela

La ministra no ve que al cerrar los restaurantes no permite que los pequeños agricultores de la sierra puedan colocar sus productos, lo mismo ocurre con los pescadores artesanales. Lamentable tener como titular de un Ministerio tan importante a una persona que no califica

  • 5
  • 20.04.2020
  • 12:27:33 hs
carlos báez lecourt

desde chile, lo felicito por lo descriptivo de su artículo que muestra la diferencia entre la burocracia y el que día a día debe ganarse su plata, aportando soluciones reales a los problemas; aquí el repartidor de comida y otros elementos de subsistencia son una institución necesaria para soportar el confinamiento social.

  • 6
  • 20.04.2020
  • 04:05:29 hs
Kilber Garcia del Aguila

Se puede trabajar en restaurantes a puertas abiertas, si tienen o trabajan con las Buenas Prácticas de Manufactura, mucho más fácil. Lo que haremos es trabajar al 50% de la capacidad, por las distancias entre mesas y mesas, hasta que la situación se normalice, y la supervisión permanente de los organismo de control biológico. Veremos qué platos se pueden trabajar en delivery. Por ejemplo en Tacna, hay un restaurante que su plato de bandera es “Carnes a la Piedra”, plato que tiene degustarse dentro del local.

  • 7
  • 21.04.2020
  • 09:38:01 hs
hernan ruizdesomocurcio

Excelente artículo. Ojalá sea escuchado.
Felicitaciones sinceramente

  • 8
  • 21.04.2020
  • 11:49:53 hs
Pedro

No es de extrañar, las iluminadas ideas de la burocracia del Perú van casi siempre en contra de la corriente de la sensatez, como aquella de separar en distintos días la salida de varones y mujeres, como si la pandemia fuera un tema de genero. La situación es extremadamente critica, y si no se ven formulas de escape acertadas a esta válvula de presión laboral, productiva y de abastecimiento, puede derivar en otro desastre…

  • 9
  • 21.04.2020
  • 04:33:12 hs
Verónica Velásquez

Muy buen artículo Pablito!! Felicitaciones.

  • 10
  • 21.04.2020
  • 06:59:58 hs
Román Sánchez Vásquez

Si bien es cierto, es in muy buen artículo pero no tiene en cuenta el nivel de informalifad desastrosa que hay en éste pais; sin embargo este mal nos hará cambiar y buscar alternativas que curen las falencias que el pais tiene por décadas. Formalicemos y todos ganaremosc

  • 11
  • 21.04.2020
  • 10:30:39 hs
Patricia Rodríguez

Un artículo tan claro que no es leído ni considerado por la Ministra. Para ayudar a que las personas justamente no salgan de sus casas es que los sistemas de delivery son tan necesarios. Protegen a las personas de contagiarse si se cumplen con los protocolos debidos. Actualmente cualquier puesto de mercado te lleva a tu casa todo lo que necesites. Y sabemos que no observan ningún control de higiene. Y los precios se están disparando porque no te queda de para que pagar.
Por otro lado los campesinos, proveedores están perdiendo sus productos. Un total sinsentido. Y todo esto fuera del quiebre de muchisimos restaurantes, empresas privadas de mucho empuje que mueven la economía de forma importante.
Ministra se lo pedimos: reconsidere su decisión. Haga lo que tenga que hacer. Pero ya.
Que la admiramos. Que la recordemos como una Ministra que trabajó con alerta y flexibilidad para el desarrollo del país en entos momentos.

  • 12
  • 22.04.2020
  • 07:57:06 hs
LUDWIG

Buen articulo y se entiende que el sector gastronomico necesite luz verde para operar pero
Son muy importantes y necesarios los protocolos en esta coyuntura. Conozco el sector pues he trabajado en el y se que labora con trazabilidad, BPM, POES, HACCP, segun su presupuesto. El inconveniente real es que en nuestro pais la informalidad es muy alta y los delivery man no son capacítados en bpm,poes, etc. Para ellos eso es chino y su interes pasa por “hacer mas entregas para ganar mas”. CAPACITACION + PROTOCOLOS + TRAZABILIDAD,

  • 13
  • 22.04.2020
  • 11:31:11 hs
Juan Carlos Arce Otoya

¡Excelente nota Pablo! Deben pronunciarse las asociaciones, los líderes del sector, el refuerzo en temas de salubridad puede estar a cargo de las escuelas de cocina como LE CORDON BLUE, USIL, DGALIA, etc. que les den un curso virtual, refuerzo y certificación a las empresas de Delivery, adicional a lo que menciona Pablo con el tema del termómetro, esto se puede hacer en una semana, no esta demás ya que los delivery man en este caso son como los mozos que entregan la comida y en este contexto hay que incorporar nuevas prácticas de salubridad, no intentar crear modelos de negocio que no son viables como que pequeños restaurantes tengan que tener delivery propio, adicional que se baja la barrera de desconfianza que ahora hay por parte de la gente en general para comprar por delivery

  • 14
  • 23.04.2020
  • 10:24:05 hs
José Antonio Delgado

Interesante información sobre como este servicio no se ha suspendido en otros países. Concuerdo con el valor de los empresarios y trabajadores gastronómicos y lo importante que hubiera sido un servicio delivery. Sin embargo, aún las cosas no están finitas en cuanto a la realidad Covid-19 por lo que sentenciar y tachar es igual de triste. Va a haber protocolo, los restaurantes van a empezar a vender con delivery (todos, desde el menú hasta los de 5 tenedores de los cheff renombrados). Además tienes las ayudas financieras, las flexibilizaciines tributarias, postergacion del pago de servicios, de deudas y hasta del pago de alquileres (en esto no interviene el estado), y otras medidas. Finalmente, si hubieran permitido el delivery de comida, tengan por seguro que la demanda hubiera caído fuertemente y adivinen quienes hubieran tenido toda la torta de la demanda??? Definitivamente no los restaurantes de cheffs renombrados, tampoco de los menúes (que son muchos y mueven mucho). Y justamente porque se suspendió todo es que se han dado tantas medidas de ayuda, ¿sino, para que?. Finalmente, los bolsillos no están para gastar como antes y lo estarán peor al parecer. Dicho sea de paso, muchas personas nos la pensariamos antes de hacer pedidos de comida incluso con protocolo, ¿también somos malos?

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Marca Personal 360º

Silvia Moreno Gálvez

Creatividad al natural

Andrés Briceño

Mindset de CEO

Carla Olivieri

Clic Digital

IAB Perú

Market-IN

Jose Oropeza

Cuadrando Cuentas

Julia y Luis

Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Fuera de la caja

María Camino

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Profesor de ESAN Graduate School of Business Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño