Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El Gobierno de Castillo se niega a restablecer el orden público poniendo en riesgo al sistema democrático

El 10 de febrero, la comunidad de Tumilaca, Pocata, Coscore y Tala (TPCT) bloqueó la vía férrea de Southern Perú que conduce el concentrado desde la Unidad Minera Cuajone al puerto de Ilo. De esta manera, paralizó las operaciones de una mina que produce el 7% del cobre nacional.

Para redoblar la presión a la empresa y al Estado, el 28 de febrero, los comuneros ingresaron a las instalaciones del reservorio de Viña Blanca para cortar el abastecimiento de agua a Cuajone, dejando sin este suministro a más de cinco mil personas que viven en la localidad aledaña a la operación minera.

foto_elcomercio_tiamaria_3

Los dirigentes justifican este desmedido uso de la fuerza bajo el argumento de supuesta ocupación y uso de unos terrenos que supuestamente les pertenecerían y que Southern emplea para sus labores hace cincuenta años. Por este motivo, hoy exige el pago de una indemnización de cinco mil millones de dólares y una participación del 5% de las ganancias de la empresa. Es decir, dinero.

Queda claro que la comunidad tiene todo el derecho a efectuar este reclamo y a aspirar a estos beneficios, pero en un Estado de Derecho, debieran optar por hacerlo de forma pacífica y, solo después de agotar las vías del diálogo. Es inaceptable que se tomen medidas de fuerza para exigir una mesa de diálogo. Recurrir al uso de la violencia (incluso privar de agua a una población) para exigir una compensación económica es, por donde se la vea, una extorsión.

Normalización del empleo de la violencia

Lamentablemente, de un tiempo a esta parte, se ha normalizado el empleo de la violencia para solicitar beneficios económicos u otros, enmarcándolos en llamado “derecho a la protesta”. Esta neofigura consagra que quién protesta (por lo que sea), tiene franqueada la posibilidad de vulnerar las leyes impunemente, así estas amparen el derecho de otros. Incluso, está permitido violentar derechos fundamentales como el libre tránsito, a la integridad física, y, ahora, al acceso al agua.

Es por esta razón que ninguna institución pública ha levantado la voz para condenar que a una población de cinco mil personas se le haya privado del acceso al agua. Solo un twitter de la Defensoría del 14 de marzo, tímidamente señala: “Exigimos la restitución inmediata del abastecimiento de agua para el consumo humano de las poblaciones afectadas por el #ConflictoSocial. Las acciones de protesta no deben afectar el derecho fundamental de la ciudadanía de acceder a un servicio básico como el agua potable”.

Es en este tipo de situaciones, en la que un derecho fundamental está siendo vulnerado, cuando se justifica que el gobierno intervenga para restablecer el orden público y proteger a quienes están siendo vulnerados en sus derechos. La Constitución es clara al respecto. En el inciso 4 del artículo 118 se señala: Corresponde al presidente de la República: (…). Velar por el orden interno y la seguridad exterior de la República. Y en el artículo 166, se establece que: “La Policía Nacional tiene por finalidad fundamental garantizar, mantener y restablecer el orden interno. Presta protección y ayuda a las personas y a la comunidad. Garantiza el cumplimiento de las leyes y la seguridad del patrimonio público y del privado”.

Queda claro, que este gobierno no está dispuesto a cumplir con esta obligación constitucional, debido a que considera que el “derecho a la protesta” está por encima de otros derechos. Y es, justamente, esa es actitud la que esperan los dirigentes que acate Pedro Castillo. Así lo dejaron claro en un reciente comunicado de Aidesep, luego de amenazar con tomar el Lote 95 (PetroTal), advierten: “Si hay represión al pueblo en un gobierno que se supone que representa al pueblo, se acabará la actividad petrolera y se pedirá la vacancia del presidente Castillo”. Es síntesis, estamos en nuestro derecho de tomar este lote y el Estado no debe intervenir para restablecer el orden, porque este es un “gobierno que representa al pueblo”.

Los últimos gobiernos han sido cada vez más renuentes a emplear de la fuerza pública, incluso cuando grupos radicales ejercen la violencia contra ciudadanos indefensos o se vulnera el derecho de terceros. Ocurrió así, durante las marchas en el Valle del Tambo contra el proyecto Tía María en el 2019. Los dirigentes antimineros en ese tiempo, emplearon a una fuerza de choque autodenominada los Espartambos para enfrentarse a la policía y sembrar el terror en las localidades de Islay: prohibiendo la circulación de autos, el cierre de negocios e incluso impidiendo que los niños asistieran al colegio.

Esta resistencia para recurrir a la fuerza pública se debe, en parte, al lamentable saldo que han dejado los enfrentamientos entre manifestantes y policías: 143 en los últimos 14 años, además de miles de heridos.

Esta es una situación inaceptable, pero que se debe a la falta de interés de los gobiernos por capacitar y equipar adecuadamente a la policía. A pesar, que el Perú ha suscrito el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos no ha implementado una estrategia para contar con una fuerza adecuadamente formada, profesional y disciplinada para calmar o dispersar a una muchedumbre sin recurrir a la fuerza. En esta tarea disuasoria, también debiera actuar con firmeza las fiscalías y los juzgados.

Queremos dejar claro que no creemos que la solución a la conflictividad sea la represión, pero un Estado democrático no puede permitir que se emplee la violencia como método para obtener beneficios, más aún cuando en ese proceso se afecta el derecho de terceros.

El diálogo se ha institucionalizado

El Estado peruano en la última década ha construido una importante estructura e institucionalidad para promover el diálogo. Desde el 2006, se han creado oficinas de Gestión Social en todos los ministerios, gobiernos regionales e incluso locales. En el 2012 se creó la ONDS y en el 2017 el Viceministerio de Gobernanza Territorial como respuestas a la conflictividad social.

A lo largo y ancho de todo el país se han abierto espacios de diálogo, mesas, grupos de trabajo, comisiones y otros para atender conflictos y demandas ciudadanas. Según la Defensoría cerca del 70% de los conflictos activos cuentan con un espacio de diálogo. En todos ellos, se han suscrito importantes compromisos. De acuerdo con el Reporte Willaqniki N° 12, de los 3768 compromisos que atienden las demandas sociales, 2,050 estaban pendientes de cumplimiento, lo que representa el 54.4%. De ese total, el 79.9% corresponden a las entidades del Estado.

Recurrir a la violencia, bloqueos, paralizaciones y otras medidas de fuerza no están justificadas en democracia, y menos en una que se ha esforzado por institucionalizar el diálogo como mecanismo para resolución de desavenencias. Probablemente este mecanismo precise de mejoras, pero no es aceptable que se recurran a la violencia como mecanismo para exigir beneficios.

Cuando el Estado permite que se institucionalice el uso de la fuerza para imponer el derecho de unos cuantos, atropellando el de los demás, se abre la puerta del caos y de la violencia. Puesto, que aquellos a los que se les atropella sus derechos, estarán más predispuestos a defenderse empleando el mismo camino. Es entonces que el Estado deja de ser visto como un sistema adecuado para la intermediación de los intereses de distintos grupos.

Si los trabajadores mineros se ven obligados a recurrir a la fuerza para que se les permita seguir trabajando, la convivencia social corre serios riesgos y el estado de derecho se debilita, dando paso a la llamada Ley de la Selva, en la que cada uno debe velar por sus propios intereses.

Quienes creen que exigir que el Estado debe restablecer el orden público, es una medida autoritaria, no se dan cuenta que están debilitando de esa forma a la democracia. No imponer el orden público es un riesgo para la democracia. Actualmente, se han lanzado varios pedidos para que el Estado ponga mano dura. Lo ha hecho el Gobernador Regional de Apurímac, Baltazar Lantarón, quien ha solicitado que se declare el Estado de Emergencia al Corredor Minero, los sindicatos de trabajadores y los proveedores de este sector también han alzados sus voces en ese sentido.

Sabemos lo que les ocurre a las democracias que no son capaces de mantener el orden público. Los seres humanos han demostrado a lo largo de la historia que entre libertad y seguridad (orden), suelen optar por lo segundo. Después de gobiernos blandos en los que el desorden público campea, suelen venir gobiernos autoritarios que hacen del mantenimiento del orden y la seguridad el aval para desmantelar las garantías ciudadanas y mantenerse en el poder.

 

COMENTARIOS

  • 1
  • 25.03.2022
  • 12:08:49 hs
Jaime Magallanes

Excelente artículo.

La Política de Estado -desde el Presidente hasta el último trabajador público- tienen que dar muestra permanente del cumplimiento obligado y sometimiento de todos a las leyes.

Su exigencia obligará a que cada ciudadano migre de su cultura informal a otra en el que prime el respeto por el derecho de los demás.

  • 2
  • 26.03.2022
  • 11:40:33 hs
Dante

Lamentablemente el incapaz que tenemos como estadista, esta asfixiando a la gallina de los huevos de oro
No le interesa que muchos proyectos mineros que traerian miles de millones en inversion y por consiguiente cientos de millones en ingresos mensuales al fisco se implementen, por tanto menos le interesara que deje de ingresar dinero a sus arcas, con su inactuar ante las protestas por dinero valedecir EXTORSION
La consigna es desgobierno y luego apuntar con el dedo al empresario de la futura falta de recursos para su adorado “pueblo” ese al que ha acostumbrado a regalarle dinero y sostener la inmadures de millones que traen hijos y luego le piden al estado que los mantenga, pero no pueden dejar de lado sus cajas de cerveza en sus estupidas “manifestaciones culturales”
El cuento de la consulta popular y la inaccion ante la extorcion van a traer consecuencias
“El problema de indio” actualizado por los hombres de Castillo y con este personaje dando los discursos de negafono para mantener la división

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Marca Personal 360º

Silvia Moreno Gálvez

Creatividad al natural

Andrés Briceño

Mindset de CEO

Carla Olivieri

Clic Digital

IAB Perú

Market-IN

Jose Oropeza

Cuadrando Cuentas

Julia y Luis

Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Fuera de la caja

María Camino

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Profesor de ESAN Graduate School of Business Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño