Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

Gobernando para los ricos

En nuestro país se acepta hace décadas una narrativa anti empresa. La mayoría de periodistas habla mal de ella, en general, sin diferencias o matices; dirigentes de gremios de la micro y pequeña empresa prefieren decir que no son empresarios, son emprendedores (¿?); y muchos jóvenes políticos y líderes de opinión que creen en la libertad económica, evaden la palabra por temor al rechazo.

Esta narrativa genera censura y esta censura es una expresión de la avanzada de las ideas socialistas o intervencionistas sobre la realidad: la empresa privada es mala, la riqueza también, lo privado es cuestionable. El supuesto carácter inmoral de estos elementos se logra con la adición constante de adjetivos descalificativos: lucro abusivo, empresa egoísta, privatización demoniaca, riqueza injusta, etc.

Nadie niega que el empresariado necesita renovación. Esto no es novedad y ocurre cada cierto tiempo. El problema es que la satanización de la iniciativa privada, además de desproporcionada, esconde el propósito político de un grupo y la manipulación de premisas que no se pueden manosear. Entonces, cuando las leyes se basan en estas distorsiones, consiguen exactamente lo contrario a lo que esta maliciosa narrativa dice perseguir.

Observen el predictamen del proyecto de ley (PL) 5490 que busca transparentar los costos de las clínicas privadas. Es un control de precios encubierto en el sector privado, que como sabemos, atiende a una pequeña porción de peruanos; a quienes más tienen y menos necesitan.

¿Pide el proyecto transparencia en el estado? No. Ignora al sistema estatal de salud, que como sabemos debería atender a 28 millones de peruanos, gestiona mal su presupuesto, maltrata al paciente con gritos, colas y abusos, y hoy más que nunca debería ser supervisado con lupa por tanta compra y contratación aceleradas. Esclavos de la falacia socialista, nuestros padres de la patria terminan preocupándose por los ricos y abandonando a los pobres.

Pero este proyecto de ley es el tercer caso reciente en que se plasma este absurdo. A los colegios privados se les viene exigiendo algo muy similar con respecto a sus servicios virtuales. Pero basta abrir a medias los ojos para constatar que el programa de educación a distancia del Ministerio “Yo aprendo en casa” no es ni digital, ni virtual, y deja mucho que desear, más allá del sincero esfuerzo que puedan haber hecho diversos especialistas en su implementación. Ni siquiera las tablets llegan.

Y yo me pregunto, ¿dónde están sus indicadores? ¿Cómo se justificó su costo según el impacto que tendrá? ¿Quién supervisa -como dice el proyecto de ley sobre clínicas- el desagregado de los costos fijos y variables que comprende el servicio así como las sumas totales de dichos costos; el detalle de los costos que incluye la respectiva justificación probatoria, a fin de que los usuarios puedan interponer los reclamos correspondientes ante la vía administrativa? Nadie.

La educación privada tiene un valor que va más allá de complementar la función pública del estado. Controlarla no parece lo más urgente. La urgencia está en atender a esos millones de niños, niñas, y jóvenes que en este instante reciben un servicio que profundiza las brechas de desigualdad.

Y lo mismo pasaría si se aprueban las iniciativas para postergar deudas, controlar tasas de interés o intervenir la banca privada. ¡Se beneficiarán los más ricos! Las cajas y cooperativas que son las que llegan a los informales y micro empresarios, no podrán soportar este tipo de medidas, y se terminará afectando a millones de peruanos que lo que quieren es ser libres para trabajar, generar riqueza y ahorrar. Con todos sus problemas, la banca ha sido su aliada en este tiempo, no el estado.

Existen soluciones: en el mediano y largo plazo debemos construir una narrativa clara, transparente y con autoestima a favor de la libertad de empresa. Y en el corto, no debemos renunciar a conversar con congresistas y funcionarios del estado para que entiendan que las falacias que han mamado durante años son inútiles y solo sirven para generar más injusticias. Si de justicia social se trata, la forma de lograrla es diseñando políticas públicas juntos, estado y sector privado, con ética y transparencia de ambas partes, pensando en todos los peruanos, sin exclusiones ideológicas o privilegios mercantilistas.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Market-IN

Jose Oropeza

Cuadrando Cuentas

Julia y Luis

Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Fuera de la caja

María Camino

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño