Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Brecha laboral y pandemia: Mujeres aportaron entre 17,0% y el 24,4% del PBI durante la pandemia a la economía peruana

Escribe Nicole Marocho Torres, alumna de Ingeniería Empresarial de la Universidad del Pacífico.

Si bien es cierto antes de la pandemia muchas mujeres balanceaban ya su vida laboral con los cuidados del hogar, la pandemia ha llevado este balance a traducirse en cifras desalentadoras.

La definición del trabajo de cuidados engloba el cuidado de los más pequeños, de personas mayores, de personas con algún tipo de enfermedad física o mental, así como tareas domésticas. Sí nadie diera de su tiempo para realizar estas tareas, los centros de trabajo colapsarían y por eso son fundamentales tanto para nuestras sociedades, como para la economía (Alayza, 2020).

Para hacer el cálculo del valor monetario que se puede atribuir al trabajo de cuidado, en 2016 se publica la Cuenta Satélite del Trabajo Doméstico no remunerado, una publicación realizada por el Instituto Nacional de Estadística e Informática. Esta estima que el valor monetario atribuido al trabajo de cuidado no remunerado constituiría entre el 17,0% y el 24,4% del producto bruto interno (PBI) en el Perú, dependiendo de las metodologías utilizadas (INEI, 2016)

Entonces, dada la relevancia del trabajo de cuidados en la sociedad ¿Quiénes finalmente terminan ocupándose de estas tareas cotidianas?

En el trabajo de cuidados, las mujeres aportan semanalmente 390 millones de horas de trabajo, esto representa el 71,5% del total de horas de trabajo doméstico no remunerado, por su lado, los hombres, 155 millones de horas de trabajo doméstico no remunerado, 28,5% del total (INEI, 2016).

Esto se traduce a que, en el Perú, del tiempo total que las mujeres trabajan el 52% está destinado a la realización de actividades domésticas no remuneradas; mientras que los hombres le dedican a esta misma actividad el 24% de su tiempo total de trabajo (ENUT 2010)

Además, los picos en los que las mujeres brindan la mayor parte de su tiempo al trabajo de cuidados son entre los 20 a 39 años (ENUT 2010), rango de edades en las que, en contraste, la mayoría de los hombres tiene un despegue en su carrera.

Resaltemos que, tenemos la data de la Encuesta Nacional del Uso del Tiempo (ENUT) en Perú al 2010. Esto implica que, no podemos precisar con tanta exactitud dónde las mujeres colocan su tiempo a diferencia de los hombres en los últimos diez años. Sin embargo, con otras fuentes como la ONU o el mimo INEI podemos asegurar que sus tiempos siguen mayormente concentrados en la casa; sobre todo después de la pandemia.

Es esta alta participación precisamente de las mujeres en los quehaceres del hogar, un motivo más de reducir sus posibilidades de acceso al mercado laboral, el cual, según el INEI, para los hombres se redujo en un 34,9%, las mujeres perdieron el 45,3% durante la pandemia.

Respecto al ámbito laboral ganado para las mujeres, en el Perú, las mujeres representan la mitad de la población. De este 50%, el 64% de ellas trabaja fuera de casa y de este porcentaje, el 76% lo hace en la economía informal (INEI, 2018). El porcentaje restante de trabajadoras formales del país solo conforman la quinta parte de la población económicamente activa (PEA) femenina y el 10% de la PEA total. Además, la brecha salarial, a pesar de reducirse los últimos años, por cada cien soles que recibe un hombre, la mujer solo obtendrá 75 soles, a pesar de tener el mismo nivel educativo y las mismas exigencias laborales (Beltrán, 2020).

Uno de los sectores donde se encuentra un gran porcentaje de mujeres trabajando es el sector salud en el cual representan el 70% del personal sanitario mundial. Según algunas evidencias, en epidemias anteriores, cuando los sistemas de salud no lograron atender la demanda, fueron las mujeres y las niñas quienes asumieron la mayoría del trabajo de cuidados en la familia y la comunidad. (ONU MUJERES, 2020)

Por todo lo mencionado anteriormente, podemos afirmar que si existe esta brecha laboral en las mujeres debido a su vinculación con el hogar.

No todo es negativo, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT, 2016, 2019) y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, 2019) las mujeres han logrado dos hitos. Primero, las tasas de educación femenina han subido en el Perú y en el mundo (Castro y Yamada, 2010; Instituto Nacional de Estadística e Informática – INEI, 2018b; Unesco, 2019). Segundo, son más mujeres que trabajan fuera de sus casas: algunas, porque sus logros educacionales les permiten el desarrollo de sus carreras profesionales; otras, porque es una cuestión de supervivencia (OIT, 2019; Cook y Razavi, 2012).

Sin embargo, seguimos teniendo dos problemas grandes. Primero, brecha salarial como mencionamos unos párrafos anteriores, a la fecha ganamos menos que los hombres. Segundo; calidad de empleo, en general la calidad de nuestros trabajos no es tan buena como el de los hombres. Ambas problemáticas aún más ciertas y desalentadoras para mujeres con niveles educativos bajos.

A estos dos problemas se suma la pandemia, que ha puesto de manifiesto la altísima importancia que significa el cuidado, no solo en el día a día, si no, durante una emergencia nacional y debemos seguir trabajando para reducir estas diferencias que terminan perjudicando indirectamente a muchas mujeres en el mundo y por consiguiente a nuestras sociedades y a la economía.

 

Referencias

MIMDES. (2011) Brechas de Género en la Distribución del Tiempo/ Freyre Valladolid, Mayela. López Mendoza Edgardo.

OXFAM. (2020). Tiempos de cuidados/ Leda Pérez, Tamia Lavado, Julia Velazco, Jackeline Velazco, Susana Osorio, Hugo Ñopo, Alejandra Alayza, Giovanna Vásquez. Lima 2020).

INEI.  (2016) Cuenta satélite del trabajo doméstico no remunerado / José Luis Robles, Maximo Abad Fajardo, Marisol Sofía Sota, Mirian Noemy Villena, Javier Vásquez, Ernesto Mercado, José Luis Huertas

ONU MUJERES. (2020). COVID-19 y la economía de los cuidados: acciones inmediatas y transformación estructural para una recuperación con perspectiva de género.

INEI – ENUT (2010). Uso del tiempo

Arlette Beltrán (2020) Brechas, disparidades e inequidades, también en lo económico

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Market-IN

Jose Oropeza

Cuadrando Cuentas

Julia y Luis

Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Fuera de la caja

María Camino

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño