¿Qué es el déficit fiscal?

Los gobiernos funcionan como una familia:
tienen ingresos, que provienen de la recaudación tributaria y gastos. El
déficit fiscal aparece cuando los gastos del sector público exceden a los
ingresos; entonces, la diferencia debe ser financiada; para ello existen
alternativas, como la deuda interna, la deuda externa y el uso de  ahorros anteriores, tal como lo haría
cualquier familia. 

La recaudación tributaria, principal fuente de ingresos del gobierno, aumenta cuando crece el PBI. A mayor crecimiento, mayor recaudación. Ahora bien, para que se eleve el PBI a tasas mayores, como ocurrió entre 2005 y 2008 deben aumentar la inversión privada y/o las exportaciones, pues éstas no solo aumentan el empleo, sino que además permiten elevar la recaudación.  En 2008 y 2009 el gobierno enfrentó un déficit fiscal (-1.3% y – 0.2% del PBI, respectivamente) debido al menor crecimiento, consecuencia de la crisis externa. El financiamiento provino básicamente del superávit fiscal acumulado de los tres años previos (2.3%, 2.9% y 2.4% del PBI, respectivamente). El mensaje es claro: “ahorrar en los tiempos de bonanza para usar el ahorro en los tiempos de desaceleración”.  
2011 y 2012 volvimos a crecer y apareció nuevamente el superávit fiscal (2.0% y 2.2% del PBI, respectivamente). Sin embargo, en el último Reporte de Inflación del BCR (setiembre 2013) se proyecta una reducción del superávit para llegar al equilibrio fiscal (ingresos igual a gastos) en 2015. ¿Las razones? Un mayor gasto público y una reducción de los términos de intercambio (caída de los precios de las exportaciones). Si se exporta menos, el PBI se desacelera y con él, la recaudación tributaria; si se agrega un aumento del gasto público, es lógico que caiga el superávit fiscal.  
Volvamos al comienzo. El financiamiento del déficit no soluciona el problema de fondo que es el déficit en sí mismo; es decir, a través del financiamiento se cubre la diferencia, pero no se ataca la causa del problema, que es una baja recaudación tributaria y/o en un alto nivel del gasto público, así como en un lento crecimiento del PBI. 
¿Y cómo se endeudan los gobiernos? A través de la emisión de unos documentos llamados bonos, que ponen a la venta a través de la bolsa de valores (sea de Lima o de Nueva York); el bono genera un interés, por lo que quien compra el bono le “presta” al gobierno del país y a cambio se queda con el documento que luego le genera un interés. Sin embargo, un mayor endeudamiento externo vía la emisión de bonos soberanos, debe tomarse con cautela. Los mercados internacionales constantemente evalúan la capacidad de pago del país, que se resume en el riesgo país y si el gobierno se encuentra sobreendeudado, entonces o compran los bonos pero exigen una tasa de interés muy alta o simplemente no le compran los bonos.  Un claro ejemplo de lo que puede ocurrir de no realizar lo anterior es Grecia, cuyo elevado déficit fiscal fue una de las causas principales de la crisis en la que se encuentra.  
Por último, como los casos de Italia, Portugal, España y Grecia enseñan,  debe tomarse en cuenta que la reducción del déficit enfrenta costos políticos en el corto plazo, pero beneficios en el largo plazo. No es una tarea fácil, más aún, en un contexto de demandas sociales en crecimiento. El gobierno peruano tiene un manejo fiscal responsable, pues tiene un marco legal que impide que el déficit fiscal exceda a 1% del PBI y otras reglas numéricas. 
La única forma de crecer es aumentando la inversión, las exportaciones y la productividad del gasto público. La claridad en las reglas de juego y la reforma institucional son condiciones básicas para ello. Como la inversión es un asunto de confianza, una parte de la preocupación actual está en el campo político, que no es capaz de generar la credibilidad necesaria. Los problemas políticos afectan al crecimiento económico.

COMENTARIOS

  • 1
  • 22.10.2013
  • 02:37:37 hs
José

Carlos, muchas gracias por esta explicación. Muy clara para quienes no somos economistas.
Me permito sugerirte un tema: como ingresa en el sistema financiero el aumento del techo de la deuda del gobierno norteamericano y sus efectos en las economias emergentes.
Gracias.

  • 2
  • 26.10.2013
  • 05:54:23 hs
Angel Rodriguez

Hola Carlos. Bueno soy un estudiante de administración de primer ciclo. No se mucho de finanzas ni de economía, pero me interesa mucho saber.no solo por que me es necesario ,sino porque me gusta aprender. te agradezco toda la información que nos brindas. nos ayudas a entender mejor todo referente a tu tema. gracias.

  • 3
  • 18.10.2013
  • 11:51:09 hs
julio

Bueno,interesante e irrelevante.

  • 4
  • 18.10.2013
  • 06:30:55 hs
Robert

Bueno,interesante y facil de entehder.

  • 5
  • 18.10.2013
  • 08:53:58 hs
Fernando

Muy interesante. También hubiera sido interesante que comentes algo sobre la idea detrás de un presupuesto estructural.

  • 6
  • 18.10.2013
  • 10:38:57 hs
Jorge

Estimado Carlos:
Si bien no es exactamente el tema de tu articulo quisiera comentarte un asunto que se comento en uno de los artículos del mes pasado
Yo valoro mucho tus artículos y comentarios ampliando y respondiendo algunas de nuestras inquietudes y por ello te estoy muy agradecido.
En esa linea y sin la mas mínima intensión de entrar en una polémica sobre el tema de las reservas internacionales debo decirte que no me parece lógico que pongamos nuestras reservas 95% en dolares con un rendimiento mínimo.
Por otro lado deberíamos tener un nivel optimo de reservas como respaldo y buscar invertir mas en nuestro país.
La otra preocupación es que del 100% de las utilidades de las actividades extractivas aproximadamente el 70% se lo llevan los accionistas y 30% ingresa a las arcas del estado, en los nuevos proyectos como Conga el beneficio adicional no podrá ser empleado eficientemente y terminara finalmente incrementando nuestras reservas donde tendrá una mínima rentabilidad o mas probablemente pérdidas por la caída del precio del dolar, entonces que nos queda:
1.- El mineral se agota.
2.- El medio ambiente se daña,
3.- El 30% de la utilidad derivado de los tributos se van a trabajar a otro país dándonos una rentabilidad negativa,
4.- El 70% de los accionista probablemente sale también del país.

Cual es entonces el negocio de fomentar la minería, no seria mejor que antes deberíamos generar grandes proyecto de desarrollo de todo tipo de infraestructura, educación, salud, industrias, etc. y recién cuando tengamos eso financiarlo con los beneficios de la minería y no al revés?.

Esto implica tener un verdadero plan de desarrollo de nuestro país, empleando inteligentemente nuestros recursos y creo que estamos perdiendo otra vez una oportunidad histórica. Salvo mejor parecer.

Me gustaría que este tema se discuta un poco mas si lo crees pertinente.

Un fuerte abrazo y otra vez muchas gracias por tus artículos y opiniones
Saludos

  • 7
  • 22.10.2013
  • 11:57:37 hs
Bruno

Hola Carlos, se mucho de aumentar la base tributaria, me gustaria saber como se puede hacer esto, porque los informales ncuentran mas beneficios de este lado que del lado formal. Adicionalmente puedes mencionarnos de las fuentes de recaudación de la sunat cual representa el mayor ingreso IGC, IR, etc a las arcas del estado ?

  • 8
  • 23.10.2013
  • 08:58:52 hs
Jose

Buenas tardes , pues si el peru es un mendigo sentado en un banco de oro , tenemos flojera hasta de ir a vender el oro , en cambio hay paises q no tienen nada como israel que son tigres en agrotecnologia , o taiwan en electrotecnologia , todo es decision de estado , mientras el estado sea de los FLOJOS , siempre viviremos victimas de de nuestra propia dejadez

  • 9
  • 29.10.2013
  • 12:15:30 hs
DANNY

excelente articulo Carlos, entonces como incentivar la inversión ante una política de inclusión que propone el gobierno, teniendo en cuenta el sector exteno que afecta las exportaciones.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño

De oficio, periodista

Ricardo Montero

Economía para todos

Carlos Parodi

Controversia Económica

Luis Hidalgo Suárez

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Café Taipá

Milton Vela

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

Marketing 20/20

Michael Penny

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Smart money

Luis Ramírez

ReinventaRSE

Elsa del Castillo

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva

Empresa&Familia

Pablo Dominguez

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Cafeína para tu carrera

Víctor Vignale

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Menú Legal

Oscar Sumar

Divina Ejecutiva

Fiorella Garcia-Pacheco

Moda Inc.

Daniel Trelles

Gadgetmanía

Juan Carlos Luján

Cyberlaw

Abel Revoredo

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

A Tu Servicio

Luis García Tello

Evidencia para la gestión

Janice Seinfeld

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Regulación, mercado y competencia

Johnnatan Palomino Olivera

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Predio legal

Martín Mejorada

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Carpeta Gerencial

IE Business School

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Economía aplicada

Centro de Investigación de la Universidad del Pacifico