Próspero Perú

Gladys Triveño

Tiempo de ADECUARSE

Llegar al centro de trabajo, lavarse las manos antes de cruzar la puerta de acceso, pasar por control de temperatura corporal, ser desinfectados con un pulverizador líquido y ponerse una mascarilla quirúrgica para empezar a trabajar, será en los próximos días una condición para volver a prender los motores de algunas actividades.

Esto tendrá poco de normalidad y más bien será una forma de adaptarse a la presencia de un enemigo (COVID-19) que ha logrado mostrarnos en unos pocos meses que por más poderosa que sea la economía, esta se encuentra en manos de la capacidad de los sistemas de salud para enfrentarle y la respuesta que pueda dar la ciencia para derrotarlo o –al menos- neutralizarlo.

Efectivamente, las economías del mundo están en manos de la ciencia. Lo único que puede permitir aspirar a la vuelta a la normalidad es una vacuna o un tratamiento efectivo para combatir el virus. Así que mientras esto está listo, lo que toca es adecuarse a convivir con el virus.

Las actividades de manufactura que empiecen a trabajar tendrán que evaluar sus planes de producción. Los mercados a los que orientaban sus productos no son los mismos. Tanto a nivel local, regional, nacional o internacional, la demanda ha cambiado. Habrá algunas empresas que incluso tendrán que replantearse las líneas de producción que manejaban porque no será viable seguir haciendo lo que hacían antes, sino que será necesario reinventarse. En ese escenario, las empresas que tengan mayor flexibilidad para adecuarse a los nuevos escenarios podrán hacerlo más exitosamente.

Los niveles de productividad tampoco serán los mismos. Primero porque algunos de los antiguos proveedores de insumos no podrán resistir la frenada intempestiva que tuvo la economía y habrá que buscar alguno nuevo; y, segundo, porque los equipos de trabajo tampoco serán iguales, sobre todo en las empresas que se han acogido a la suspensión perfecta de labores. El clima organizacional también habrá sufrido los efectos de la pandemia.

La incertidumbre será la regla y no la excepción. Regresar no será sinónimo de volver a facturar porque no será suficiente encender los motores. Hay condiciones internas y externas (estas últimas no se pueden controlar) que determinarán el ritmo de la puesta en marcha.

A nivel de las condiciones internas, a las propias decisiones empresariales individuales hay que añadir la capacidad de implementar protocolos sanitarios que garanticen la seguridad de trabajadores, proveedores, clientes y la comunidad. Para ello, la condición previa será que el Estado haya podido definir esos protocolos en coordinación con los distintos sectores y que estos pasen por los procesos de aprobación que corresponden. Serán necesarios protocolos para todos los sectores: la industria primaria y no primaria, turismo, comercio, el sector agroexportador servicios profesionales vinculados a la salud, entre otros. Estos contemplarán desde la reducción de capacidad en transporte aéreo o terrestre, la del número de mesas y la distancia que deberán respetar en restaurantes o la del aforo en los Centros Comerciales, entre otros.

Respecto a las condiciones externas donde hay sectores que dependen de estas, lo único que queda es la diversificación hasta que los mercados recuperen su dinamismo, se abran nuevamente las fronteras como en el caso del turismo o este último –a nivel interno- sea capaz de mostrar que puede ofrecer un alto nivel de protección y seguridad a sus clientes.

La buena noticia es que el proceso de adecuación a un mundo bajo la amenaza del COVID-19 será más rápido si se hace con disciplina y creatividad.

Si los primeros sectores que se abren cumplen en aplicar los protocolos y se mantienen vigilantes, no habrá recaída y podrán seguirse flexibilizando las restricciones para otros sectores.

Si los sectores que se quedan para un segundo o tercer momento son creativos y -por ejemplo- los hoteles o restaurantes instalan cabinas de aislamiento para cada turista, envasan al vacío todos los objetos de las habitaciones y se prepara a los propios clientes para que se adapten a las exigencias sanitarias, es probable que puedan regresar antes.

La clave será la capacidad de adaptarse a la necesidad de privilegiar y ofrecer seguridad a sus visitantes.

Además, como de las crisis siempre surgen oportunidades, habrán productos y servicios que estarán más dinámicos que nunca:

  • Los envases descartables biodegradables y biocompostables (papa, caña de azúcar, fécula de maíz o yuca, entre otros) tendrán el impulso que necesitaban para no regresar al plástico. Se necesitarán desde bolsas hasta contenedores para alimentos, pan y todo lo que se vendía a granel. Los consumidores preferirán adquirir productos en envases y cubiertos para tener la seguridad que no han sido manipulados por otras personas.
  • Los lavamanos portátiles estarán en alza. Empresas y establecimientos comerciales, pero también entidades del Estado de los distintos niveles de gobierno necesitarán instalarlos en los lugares de ingreso.
  • Los elementos de protección como mascarillas y guantes mantendrán una demanda dinámica, pero habrá espacio para introducir algunos nuevos como lentes y protectores faciales.
  • Los carpinteros también tendrán su nicho. Las personas seguirán dejando el calzado fuera o en la puerta de las casas y para guardar el orden necesitarán pequeños muebles que pasen desapercibidos pero que permitan continuar con esta buena práctica.
  • Las empresas de fumigación autorizadas tendrán mucho trabajo. Habrá una mayor preocupación por la higiene y por contar con certificaciones que puedan dar mayor seguridad a los clientes sobre las medidas sanitarias que toman los establecimientos.
  • La organización de eventos de multitudes en videoconferencias. Tal como el gobierno ha anticipado, los eventos serán cancelados, al menos hasta diciembre, pero habrá espacio para ayudar a la gente a no postergar sus celebraciones: conciertos, bodas o bautizos virtuales en los cuales toda la familia pueda participar, aun a la distancia.
  • Los servicios de “delivery” mantendrán una demanda al alza. Habrá oportunidad para ampliar el servicio hacia productos menos convencionales y hay que esperar que sea garantizando las condiciones de seguridad para sus trabajadores.
  • El teletrabajo seguirá fortaleciéndose. Casi será una exigencia redistribuir las jornadas de trabajo combinando turnos presenciales con el teletrabajo. El gobierno tendrá la oportunidad de mejorar la regulación del teletrabajo no solo para el sector privado sino también para el sector público.

El mundo post COVID-19 aun nos tiene reservada una gran dosis de incertidumbre, pero con disciplina, creatividad, solidaridad y los buenos hábitos de protección adquiridos, podremos salir adelante.

COMENTARIOS

  • 1
  • 23.04.2020
  • 11:38:09 hs
Carlos Maguiña Moreno

Sra. Gladys Triveño, la felicito por su trabajo y su trayectoria profesional.
Lamentablemente el Perú no tiene todas las condiciones para ser un país próspero aún, requerimos de una nación más educada e instruída que sustente y desarrolle toda la riqueza en recursos materiales que tenemos. Y esto se basa inicialmente por la acción motivadora de los padres y que no la tienen, son los padres los que reclaman por el exceso de carga escolar de sus hijos cuando apenas se les pide cumplir con lo mínimo que se requiere para que aprendan. Nadie puede adaptarse si ni siquiera han logrado afianzarse en lo que saben y no podrán reiventarse si antes no se inventaron. Despues de 41 años de egresado sigo trabajando como ingeniero electrónico y haciendo electrónica con mi empresa, fui docente universitario y de forma paralela soy docente de educación técnica superior, y considero que muy poco se podrá hacer después de esta pandemia y se deberán dirigir las baterías, como siempre lo he reclamado, a la niñez y desde que nacen, de parte del Estado, y deberán haber especialidades dirigidas a guiar a estos nuevos ciudadanos a una sociedad distinta, porque está demostrado que en nuestro país los padres no estamos preparados para guiar a nuestros hijos en una educación eficiente y de futuro. Egresé de San Marcos y mis cuatro hijos estudiaron en la UNI y San Marcos. Disculpe la extensión del comentario. Saludos.

  • 2
  • 23.04.2020
  • 07:24:35 hs
Luis Eduardo Artaza Rodriguez

ESTE ES EL MOMENTO DE QUE EL GOBIERNO DEBE APLICAR NUEVAS POLÍTICAS PÚBLICAS DANDO PRIORIDAD A LA SALUD, EDUCACIÓN Y EL BIENESTAR DEL PUEBLO PERUANO

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño