El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Las horas más oscuras

LAS HORAS MÁS OSCURAS

Gary Oldman (nominado a mejor actor para la edición 90 de los premios Oscar) tiene un talento innato que va más allá de la habitual tarea de ser otro hombre delante de una cámara. El actor inglés trasciende al mero registro interpretativo, al personaje verosímil alejado de toda artificialidad. En Las horas más oscuras entrega la mejor actuación de su sólida carrera bajo el manto de una icónica figura de la política del siglo XX: Winston Churchill.

Y es que Churchill es mucho más que una simple estatua en las afueras del parlamento británico (así lo ven las nuevas generaciones). Es el hombre que con su determinación hizo que la historia de la Segunda Guerra Mundial tomara otro rumbo al no aceptar un acuerdo de paz con Adolfo Hitler e instar a su pueblo, a través de emocionantes discursos, a no claudicar y defender los principios libertarios de su nación.

El resultado del trabajo de Oldman está acorde a la talla histórica del ex Primer Ministro británico y la responsabilidad que significa encarnar a un hombre contradictorio, vehemente y lúcido. El actor se apoya, aunque por momentos abusa, de técnicas expresivas (estilo, lenguaje) y fonéticas (dicción, elocución) en un sentido virtuoso. Pero también acude a las antípodas de la corrección de los modos orales para personificar al líder político. Susurros y líneas entre dientes, algunas casi inentendibles, reflejan con naturalidad algunos estados de ánimo de Churchill, sobre todo cuando empinaba el codo.

Joe Wright, director de la película y autor de destacados títulos como Orgullo y prejuicio (2005) y Anna Karenina (2012), hace que toda la atención se centre en el desenvolvimiento de Oldman. No obstante, da espacio para que otros actores luzcan brevemente y algunas circunstancias sostengan al film. Por ejemplo, las intervenciones de Stephen Dillane como Lord Halifax (el antipático ministro de Relaciones Exteriores) y Lily James en el rol de Elizabeth Layton (la joven secretaria de Churchill) son motivos que suman para que el protagonista revele conductas extremas en instantes claves de la película.

Además Wright sabe aprovechar las atmósferas y las locaciones por donde transita todo el elenco. Es el caso de las escenas en que el Primer Ministro se acerca al pueblo del Reino Unido por medio de los discursos radiales o cuando conversa con la gente en el subte de Londres. Otros aspectos positivos son el diseño de producción y el diseño de vestuario. La ambientación de la época es muy fiel, mientras que el trabajo de maquillaje es notable. Se torna difícil creer que Oldman sea quien está haciendo de Churchill. No se le reconoce a primera vista.

Algo que Wright ha cuidado con esmero es el riesgo de caer en el patriotismo de alcantarilla. Al igual que Oldman, el director es inglés. En Las horas más oscuras no existe una exaltación nacionalista que le gane al verdadero sentido de la película: las tribulaciones de un hombre que carga una gran responsabilidad.

Recordemos que la cinta narra el periodo en que Churchill es nombrado como Primer Ministro por el rey Jorge VI, contra el deseo de todas las fuerzas políticas. En ese tiempo el nazismo avanzaba sin tregua por Europa y las islas británicas eran muy deseadas por los alemanes debido a su importancia geoeconómica. Por un lado, Churchill debe decidir si sacrifica a una compañía de militares para ganar tiempo a fin de que toda su fuerza armada se retire y no sea exterminada en la playa de Dunkerque. Por otra parte, medita la posibilidad de firmar el armisticio con Hitler, bajo mediación de Mussolini. Estas dos líneas argumentativas van intercalándose con sucesos de la vida familiar del estadista.

En suma, Las horas más oscuras es una buena película. Si bien Gary Oldman se lleva todos los elogios (la estatuilla dorada no sería una sorpresa), se le puede encontrar mucho gusto a una producción que recrea tiempos inciertos donde la voluntad era lo único que sostenía a millones de personas. Sin duda, esa es una de las ideas que Joe Wright diseña para su obra y que Gary Oldman materializa con maestría en la figura de Winston Churchill.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño