El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Deadpool 2

dead

En el cine, existen diversas formas de mostrar las motivaciones y el destino de los personajes. A veces, la mirada que tienen éstos sobre el mundo que los rodea puede ser falsamente inequívoca y esquemática; es decir, provista de pocas variantes conductuales. En otras ocasiones, la ambigüedad se refleja a partir de matices psicológicos que hacen más interesantes a los protagonistas. Nada es blanco o negro, ni en la buena ficción, ni en la vida misma. Lo categórico pasa por los grises que definen la riqueza del carácter de un personaje al momento de diseñarlo.

Si hablamos del cosmos de los superhéroes -y también de los antihéroes- la solemnidad es lo que ha distinguido a buena parte de las producciones fílmicas derivadas de los cómics. O, mejor dicho, la resolución de los conflictos ha caído en un saco de formalismo que pretende mostrar un rostro políticamente correcto. Ese es uno de los grandes defectos de Marvel Cinematic Universe (MCU). Algunos ejemplos para entender esta postura son las producciones sobre el Capitán América y la reciente Pantera Negra (2018). Salvo excepciones como Guardianes de la Galaxia Vol.1 (2014), Ant-Man (2015), Doctor Strange (2016), Logan (2017) y Thor: Ragnarok (2017), los demás mastodontes avalados por Stan Lee recogen un sentir que siembra espectáculo, pero que cosecha compostura. Con ello no quiero decir que no sean productos que dejen de funcionar como aparatos de entretenimiento. ¿De verdad divierten? Muchísimo. Aunque casi siempre terminan siendo flagrantemente aleccionadores.

En cambio, Deadpool 2 (2018) es todo lo contrario. Y no solo se debe a la naturaleza del personaje, la exposición de situaciones al límite o la cantidad de referencias populares y frases punzantes antisistema. Deadpool 2 mantiene una cuota de honestidad que la hace genuina y entrañable. La película del estadounidense David Leitch plantea un argumento sencillo que engancha por la universalidad de su tema: la pérdida de un ser querido. Es desde esta historia pequeña e hiper recurrente que cada protagonista se desarrolla con naturalidad apoyándose en los demás para sumar esfuerzos y convertir al filme en un divertimento satisfactorio.

Cada personaje es una pieza que aporta humor o melancolía sin que su presencia se deje avasallar por el antihéroe vestido de látex rojo y negro. Deadpool/Wade Wilson (Ryan Reynolds) funciona gracias a Domino (Zazie Beetz), Cable (Josh Brolin), Weasel (T.J. Miller), Firefist (Julian Denninson), Blind Al (Leslie Uggams), Colossus (Stefan Kapicic), Negasonic Teenage Warhead (Brianna Hildebrand) y Dopinder (Karan Soni). Y viceversa. Todos llaman la atención y tienen algo que contar. Sus apariciones causan expectativa y no se siente que alguno haya sido incluido para ocupar solamente unos minutos del metraje. Más allá de los objetivos taquilleros de MCU y las posibles secuelas de la franquicia, Deadpool 2 tiene alma, pero, en mayor medida, bastante corazón.

Otro de los lados fuertes de la película está en la solvencia que tiene Leitch para armar buenas escenas de acción. El realizador carga pergaminos suficientes ya mostrados en John Wick (2014, codirección junto a Chad Stahelski) y Atómica (2017). Leitch tiene buen ojo para poner la cámara en los ángulos adecuados sin que sus escenas resulten reiterativas o cansinas. Los ambientes gansteriles (especialmente el bar de Weasel, el mejor amigo de Wade/Deadpool) tiene un aire a locación de película de serie B que imprime una marginalidad que no opaca el aura mordaz y fraternal que poseen los diálogos.

Respecto a Ryan Reynolds queda poco que decir: él es Deadpool, así como Hugh Jackman es Wolverine. La caracterización socarrona del actor canadiense lo hace imprescindible al momento de transmitir las emociones del neurótico antihéroe. En esta segunda parte se le nota más cómodo y suelto. Sin embargo, es paradójico que el punto más débil de la película, en términos interpretativos y de construcción, sea el personaje de Vanessa Carlysle (Morena Baccarin), la novia de Wade/Deadpool. Más allá del tiempo que aparece en toda la película, su presencia es acartonada y da motivos para dudar que sea una bisagra primordial en la estructura del guión.

Deadpool 2 no es solemne, felizmente. Se trata de una película que muestra lados convencionales sostenidos por el humor, la acción y las actuaciones de un elenco bien elegido. En tiempos donde no todo tiene porque estar acaparado por los Vengadores y su lamentable guerra infinita, la segunda entrega fílmica del carismático enmascarado resulta una alternativa que vale la pena disfrutar.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño