El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

El triángulo de la tristeza

Triangle-of-Sadness-1-e1670331587676

Si pensáramos que El triángulo de la tristeza es una crítica férrea al sistema capitalista, a tomar en cuenta como referencia para examinar la decadencia humana del nuevo milenio, estaríamos cometiendo un grave error. La última película del realizador sueco Ruben Östlund es una divertida sátira que no aspira a ser el tótem de la moralidad que muchos desean. Östlund mantiene la línea de observación corrosiva que propuso en su anterior trabajo, The Square (Palma de Oro en el 2017), llevando los resultados hacia el exceso y el delirio. Siempre en tono divertido. Si en The Square la mofa era lanzada sin sutilezas al mundo del arte y sus galerías vanguardistas, en El triángulo de la tristeza las burlas disparan en dirección a un grupo selecto de personajes: influencers, multimillonarios y fabricantes de armas, que se contrapone a otro pelotón integrado por la `servidumbre´ de una embarcación y hasta un dudoso pirata.

Carl (Harris Dickinson) y Yaya (Charlbi Dean) son influencers y están inmersos en el frívolo mundo de la moda. La apariencia física es la bandera que envuelve a la joven pareja. Una de las escenas tragicómicas que diseña la conducta de estos personajes se da durante una discusión sobre quién debe pagar la cuenta de una cena costosa. Ello enciende el debate de los roles de género y sus implicancias, conveniencias y consecuencias en el mundo de hoy. Superado el impase, los modelos son invitados a un crucero de lujo donde conocerán a una serie de hombres y mujeres que se harán notar por sus decisiones miserables y ególatras. Por medio de la ostentosa pareja, Östlund teje a buen ritmo varias secuencias de diálogos que dan una clara idea del rumbo que irá tomando su película: la socarronería exasperante.

En la segunda parte de El triángulo de la tristeza todo se desborda a partir de la instalación de estereotipos exagerados que denigran y son denigrados, siempre en nombre del dinero, pero que, en conjunto, conforman un mismo círculo vicioso del que todos obtienen cierto beneficio. La reflexión a la que llama el director sueco parece transmitir la idea de que si bien el dinero compra voluntades también pone en determinados momentos a quienes menos se piense en posiciones de poder. Sin importar la procedencia, todos terminan corrompidos. La secuencia en que todos los pasajeros vomitan en plena cena, con el barco azotado por una tormenta, es repugnante y maravillosa. Östlund no se guarda nada y combina el refinamiento de su puesta en escena con el asco provocado por acciones donde, por ejemplo, una mujer sufre de diarrea o un hombre salpica su regurgitación en el plato de otro. Esa mezcla de elegancia y repulsión también trasciende a la fisicidad de las acciones. Las ideas de los viajantes y de la tripulación circulan por esa misma ruta, causando aversión y encanto. Si bien el director juega al cálculo y no muestra nada original, distingue su narración con una pericia que entretiene durante buena parte del metraje.

El último acto se desarrolla en una isla, aparentemente deshabitada, que sirve de refugio a los sobrevivientes del naufragio, quienes también fueron asediados por un grupo de piratas. Los hechos en este paraje paradisíaco se convierte en un escenario hostil por el liderazgo que sólo podrá alcanzarse gracias a determinadas habilidades de sobrevivencia. Es así que Abigail (Dolly de Léon), una aseadora de baños de la malograda embarcación asume el mando cuando demuestra lo que solo ella sabe hacer: cazar y encender una fogata. Es decir, lo básico y primitivo. La antípoda de la tecnologización imperante de épocas actuales. En tramo final, Östlund relaja un poco las tensiones de su guion pasando de conversaciones políticas a bordo del crucero -los encendidos intercambios de citas entre el capitán del navío (Woody Harrelson) y un millonario ruso (Zlatko Buric), ambos ebrios, son desternillantes- hacia exponer situaciones más lúdicas y convencionales. Nada mal, pero predecible. Un poco de perversidad juguetona.

El triángulo de la tristeza aborda tópicos como la monetización de la belleza a través de las redes sociales, la diferencia de clases materializada en las posiciones laborales, el poder que otorgan el dinero o el sexo y sus excéntricas consecuencias, la lucha de género que defiende una perspectiva dependiendo de las circunstancias, la política como fachada ideológica para sentirse superior al resto, la falsa intelectualidad que se aprovecha de un mundo ignorante. Todos son ingredientes de un torbellino absurdo y locuaz que, además, sirve de espejo para cualquier espectador.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Invirtiendo a futuro

Gino Bettocchi

La era inteligente

Rafael Lemor Ferrand

Doña cata

Rosa Bonilla

Blindspot

Alfonso de los Heros

Construyendo Xperiencias

Rodrigo Fernández de Paredes A.

Diversidad en acción

Pamela Navarro

Sin data no hay paraíso

Carlo Rodriguez

Conexión ESAN

Conexión ESAN

Conexión universitaria

Conexion-universitaria

Café financiero

 Sergio Urday

La pepa de Wall Street

Vania Diez Canseco Rizo Patrón

Comunicación en movimiento

Benjamín Edwards

Zona de disconfort

Alana Visconti

Universo físico y digital

Patricia Goicochea

Desde Columbia

Maria Paz Oliva

Inversión alternativa

James Loveday

Con sentido de propósito

Susy Caballero Jara

Shot de integridad

Carolina Sáenz Llanos

Detrás del branding

Daniela Nicholson

Persona in Centro

Cecilia Flores

Mindset en acción

Víctor Lozano

Marketing de miércoles

Jorge Lazo Arias

Derecho y cultura política

Adrián Simons Pino

VITAMINA ESG

Sheila La Serna

ID: Inteligencia Digital

por Eduardo Solis

Coaching para liderar

Mariana Isasi

El buen lobby

Felipe Gutiérrez

TENGO UNA QUEJA

Debora Delgado

De Pyme a Grande

Hugo Sánchez

Sostenibilidad integrada

Adriana Quirós C.

Gestión de la Gobernanza

Marco Antonio Zaldivar

Marca Personal 360º

Silvia Moreno Gálvez

Creatividad al natural

Andrés Briceño

Mindset de CEO

Carla Olivieri

Clic Digital

IAB Perú

Market-IN

Jose Oropeza

Cuadrando Cuentas

Julia y Luis

Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina y el Caribe–

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Fuera de la caja

María Camino

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia Rizo Patrón

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Profesor de ESAN Graduate School of Business Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

Pierino Stucchi

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño