Próspero Perú

Gladys Triveño

Una de las heroínas de Pasamayo

En memoria de Astrid Sánchez.

Roberto, nació en Lambayeque, tiene 33 años, es casado con una hija y desde hace 17 años, se dedica a realizar acabado de puertas de madera, oficio que aprendió trabajando con su padre quien también es pintor de productos de madera. Hace dos años obtuvo un diploma que certifica su competencia en la Unidad de Acabado de Madera en CiteMadera. Cuando lo recibió, Roberto describe que sintió como si se hubiera graduado de la Universidad, mucha satisfacción personal y seguridad sobre lo que sabe hacer. Esto lo impulsó a inscribirse en un programa para adultos en la Universidad para aprender a administrar mejor su negocio de pintado de puertas.

Historias como las de Roberto en una diversidad de sectores (turismo, construcción, saneamiento, textil y confecciones, madera y muebles, entre otros) fueron posible gracias a funcionarias como Astrid Sánchez, quien  desde el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE) aprobaba mapas funcionales, autorizaba Centros de Certificación por Competencias, acreditaba evaluadores, aprobaba perfiles ocupacionales y sus correspondientes instrumentos de evaluación, entre otros. Astrid Sánchez fue una de las 52 personas que murieron en la tragedia de Pasamayo el 2 de enero pasado.

La certificación de competencias laborales como la que obtuvo Roberto permite que una persona que conoce un oficio pueda comprobar su desempeño, conocimiento, habilidades y actitudes obtenidas a lo largo de su experiencia laboral, de acuerdo a un perfil ocupacional determinado.

Cuando un trabajador toma la decisión de certificar sus competencias en uno de los perfiles ocupacionales, sabe que deberá comprobar sus habilidades en alguna de esas ocupaciones, las cuales han sido definidas por los propios actores del sector. Como resultado de ello, al final del proceso, independientemente de que logre o no certificarse, se le entrega un documento que recibe el nombre del plan de empleabilidad, donde se destaca aquellas competencias en las que está muy bien y aquellas en las que necesita seguir capacitándose para mejorar su desempeño en la misma ocupación o estar en condiciones de ampliar su ámbito de trabajo.

Una costurera experta en remallado o costura recta de Gamarra puede certificar sus competencias, un carpintero especialista en instalar parquet o escaleras puede también obtener un documento que acredite que sabe hacerlo, los trabajadores de las empresas de servicios de agua potable y alcantarillado también lo hacen y lo mismo ocurre con los trabajadores de distintos perfiles ocupacionales del sector turismo.

La bondad de que esto ocurra es que todos ganan. El trabajador mejora sus condiciones de empleabilidad porque tiene un certificado que mostrar de lo que sabe hacer y para los empleadores, el proceso permite contar con una oferta laboral mejor capacitada y, por lo tanto, con mayor productividad.

En 2016, gracias al programa The Lab de la OIT, y con el apoyo de CINTERFOR, Astrid lideró la organización de un taller internacional para metodólogos del sector público y privado con el fin de que mejoren sus capacidades en la elaboración de perfiles de competencia para que estos contribuyan a la mejora de la productividad de los sectores económicos del país.

Hoy, son los colegas de Astrid los que  tienen el reto de continuar el esfuerzo por mejorar las competencias laborales de los trabajadores de los sectores productivos.

Lo que ha ocurrido en Pasamayo, como bien recrea Marcelo Rochabrún en su artículo Peru Bans Buses From Road Where Bus Plunged, Killing 51, en el New York Times, es un caso más que pone en evidencia la profunda desigualdad que existe en el Perú, donde el transporte público, por el que se movilizan los más pobres, transita por la vía cercana a los precipicios que dan al mar, mientras los autos privados van por la vía más segura.

Las autoridades de gobierno pueden con sus acciones acrecentar o reducir esta desigualdad de la que habla el New York Times. Perú necesita más heroínas como Astrid que se dediquen a ayudar a que el talento de peruanos que no tuvieron la oportunidad de acceder a educación formal sea reconocido en el mercado de trabajo.  Y también necesita menos Ministros que aprueben automáticamente prorrogar normas que incrementen el número de horas de trabajo permitido para los choferes de transporte interprovincial que transitan por rutas tan inseguras como las de Pasamayo. Descansa en paz, Astrid.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño