La América Latina del mañana depende de sus niños de hoy

Jorge Familiar es vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe.

Jorge Familiar es vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe.

Por Jorge Familiar

En un reciente viaje a América Latina conocí a Marco Gómez, un joven emprendedor costarricense que consiguió una beca para estudiar en el extranjero y graduarse en ingeniería aeroespacial. Después de su graduación, regresó a su país y fundó el Laboratorio de Sistemas Espaciales en el Instituto Tecnológico. El 2 de abril del 2018, el Laboratorio envió el primer satélite centroamericano al espacio para monitorear el cambio climático. Este hito, digno de ser reconocido, fue posible porque un joven latinoamericano decidió perseguir sus sueños y aspiraciones, algo que pudo hacer gracias al capital humano que acumuló desde el día en que nació. Marco tuvo esa oportunidad.

Es bien sabido que el capital humano es un elemento clave para mejorar la productividad y el crecimiento de los países, y en consecuencia para erradicar la pobreza. De hecho, el éxito de los esfuerzos para reducir la pobreza pasa por generar un gran número de puestos de trabajo y asegurar que esos trabajos paguen buenos salarios. Y no nos queda la menor duda, esto no puede hacerse sin una fuerza laboral educada y saludable que pueda competir en una economía cada vez más globalizada, y responder a la naturaleza cada vez más cambiante del trabajo y a la introducción de nuevas tecnologías.

Ahora bien, mientras que el capital físico es relativamente fácil de medir, el capital humano no lo es tanto. Por ello, el Banco Mundial ha venido dedicando esfuerzos para sintetizar en un único índice las condiciones de salud y educación que más afectan a la productividad de cada país. El resultado es la primera edición del Índice de Capital Humano (ICH), presentado en octubre durante las Reuniones Anuales del Banco Mundial y Fondo Monetario Internacional en Bali. El ICH presenta un ranking de donde está cada país en función de su capital humano, por lo que es una herramienta de gran utilidad para monitorear avances y ayudar a focalizar esfuerzos en las dimensiones del capital humano más pertinentes.

¿Qué nos dice este índice respecto a América Latina? La buena noticia es que, salvo en algunas excepciones, la región tiene un buen desempeño en salud. Nuestros países se destacan en un buen número de dimensiones de bienestar reflejadas en el índice, incluida las tasas de supervivencia de los menores de cinco años, de supervivencia de adultos y de desnutrición infantil.

Sin embargo, aún queda mucho por hacer en el campo de la calidad educativa.  En casi todos los países latinoamericanos, si bien los jóvenes no dejan la escuela antes de tiempo, el problema es que tienen un bajo rendimiento en los exámenes estandarizados. Están en la escuela, pero no aprenden y esto arrastra hacia abajo el promedio de la región en el HCI.

Es más, debido a la calidad de la educación, se puede observar una gran disparidad en la posición de los países en el ranking, incluso de aquellos con niveles de ingreso similar. Panamá, por ejemplo, tiene un nivel de ingreso similar al de Uruguay, pero está bastante por debajo en el índice debido a sus resultados educativos.

Para muchos, este mensaje no es una sorpresa. América Latina debe enfrentar el hecho de que está educando a jóvenes del siglo XXI en escuelas del siglo XX y con sistemas educativos del siglo XIX. Esto es un llamado a la acción: los puestos de trabajo del mañana demandarán capacidades nuevas y más sofisticadas.

Los avances están a nuestro alcance, pero no se trata de gastar más, si no de gastar mejor, especialmente teniendo en cuenta el bajo crecimiento y la difícil situación fiscal que enfrentan muchos países. El gasto educativo creció significativamente en las últimas dos décadas y ahora representa la mayor parte del gasto público.  Sin embargo, la falta de mejores resultados educativos indica que este gasto no ha sido muy eficiente. Antes de aumentar el gasto, los países deben reformular en serio sus estrategias educativas.

Toda América Latina debe apuntar más alto, a ese futuro que nuestros jóvenes pueden alcanzar si se les da la oportunidad. La historia de Marco Gómez no debería ser excepcional: puede y debe ser la esperada.  Se trata de proporcionar oportunidades. Los jóvenes se encargarán del resto.

 

RELACIONADO:

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

(Sobre)vivir en Madrid

Rafael Robles

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño