Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

El Pacto con África: La contribución del FMI

Por Christine Lagarde

(Versión en English)

Algunos de los principales responsables de la formulación de políticas y de los inversores más importantes del mundo se reunirán en Berlín para debatir una nueva iniciativa que podría ayudar a transformar el futuro económico de África.

Millones de ciudadanos podrían obtener beneficios económicos tangibles de la iniciativa lanzada recientemente por el G-20 denominada el “Pacto con África”. Su objetivo es fomentar la inversión privada encauzando los conocimientos especializados y los recursos de los gobiernos, los inversores y las organizaciones internacionales.

 

El Pacto consiste en facilitar proyectos que puedan elevar la productividad y el nivel de vida. Su objetivo es crear nuevas oportunidades en un continente donde el 70% de la población tiene menos de 35 años de edad.

Los países con una población joven tienen un mayor potencial de crecimiento económico, pero cristalizarlo no es una tarea fácil. Estimamos que en África deben crearse unos 20 millones de empleos todos los años hasta 2035, solo para absorber a quienes ingresan por primera vez a la fuerza laboral.

Con la adopción del Pacto, la presidencia alemana del G-20 ha puesto en marcha un motor para crear empleo y reducir la pobreza. Pero para hacer que alcance su máxima velocidad, todos deben hacer su aporte.

Para los gobiernos africanos, esto supone intensificar las reformas encaminadas a mejorar su clima económico, empresarial y financiero, así como su gestión de gobierno. Para sus socios, incluidos los países del G-20 y las organizaciones internacionales, significa apoyar los esfuerzos dirigidos a formular y aplicar pactos de inversión fructíferos que reflejen las características de cada país.

En el FMI estamos preparados para cumplir con nuestra parte, de conformidad con nuestro mandato, trabajando por aumentar la resiliencia del entorno macroeconómico y lograr que las cargas de la deuda sean sostenibles. Esto es de importancia crucial porque solamente una economía globalmente saludable crea más inversión y más empleos mejor remunerados.

Tenemos la firme decisión de renovar nuestro compromiso con los países que participan en el Pacto, sobre la base de nuestras relaciones de larga data con cada país. Voy a darles tres ejemplos:

Primero: Crear fuentes de ingresos públicos más firmes y confiables brindando asistencia en las reformas de política tributaria y robusteciendo la capacidad administrativa. Dada la importancia que el Pacto atribuye al fortalecimiento de las instituciones y los resultados de crecimiento, no hay razón para que los países no aspiren a alcanzar un aumento anual de los ingresos equivalente a medio punto porcentual del PIB.

Esto ayudaría a lograr que el crecimiento sea más durable e inclusivo, impidiendo una acumulación excesiva del endeudamiento y generando recursos adicionales que se puedan usar en nuevas inversiones en salud, educación e infraestructura.

Segundo: Mejorar la eficiencia del gasto público en infraestructura. Se estima que África necesita inversiones anuales de aproximadamente USD 100.000 millones para cubrir su déficit de infraestructura, pero actualmente estas ascienden a menos de la mitad. Un análisis reciente indica que el déficit regional en infraestructura física reduce el crecimiento en 2 puntos porcentuales por año, un pesado lastre para los ingresos, la creación de empleo y la prosperidad futura.

Países como Ghana, Côte d’Ivoire y Togo recientemente hicieron uso de los conocimientos especializados y los instrumentos del FMI para mejorar la eficiencia de su gasto público, un aspecto clave para la inversión en infraestructura. Además, este año trabajaremos con Marruecos, Senegal y Túnez.

Tercero: Apoyar el desarrollo del sector financiero, desde establecer sistemas bancarios robustos y supervisados adecuadamente, hasta formular políticas macroprudenciales y gestionar la volatilidad del flujo de capitales en momentos difíciles. Sabemos que una mayor estabilidad financiera conlleva más inversión privada y un crecimiento más inclusivo.

También sabemos que las inversiones solo pueden crecer en un entorno adecuado donde el Estado de derecho se respete y esté salvaguardado por instituciones sólidas. El FMI colabora intensamente con los países miembros en este esfuerzo, como por ejemplo, reforzando las defensas contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, una tarea desplegada más recientemente en Ghana, Marruecos y Túnez.

Todos estos compromisos ponen de relieve el interés especial del FMI en el fortalecimiento de las capacidades, entre otras cosas, mediante tareas prácticas de asistencia técnica y formación que representan casi una cuarta parte de todas las actividades del FMI. Desde 2013, casi 30.000 personas han tomado cursos en línea, por ejemplo, y la mayor parte de los participantes gubernamentales son de África subsahariana.

Naturalmente, también contribuimos mediante nuestras evaluaciones anuales de las economías de los países y con asistencia financiera cuando es necesario. De hecho, ya hay programas respaldados por el FMI en curso en los primeros cinco países del Pacto: Côte d’Ivoire, Marruecos, Rwanda, Senegal y Túnez.

Creemos que estos programas se pueden ajustar para dar cabida a las iniciativas del Pacto y, al mismo tiempo, proteger la resiliencia macroeconómica y la sostenibilidad de la deuda pública. Nuestro objetivo es contribuir a que los pactos redunden en un aumento de la inversión privada y la creación de empleos.

En todas estas esferas necesitamos una cooperación internacional más vigorosa, en el marco del Pacto con África y más allá. Como dijo una vez Nelson Mandela: “Mientras la pobreza, la injusticia y la evidente desigualdad persistan en nuestro mundo, nadie podrá realmente descansar”.

Trabajando juntos, tenemos la oportunidad de cumplir las promesas del Pacto con África y otras iniciativas de desarrollo fundamentales. Hasta entonces, ninguno de nosotros podrá realmente descansar.

COMENTARIOS

  • 1
  • 16.06.2017
  • 01:56:02 hs
samuel chaquilla

Creo que los beneficios del progreso económico en los países desarrollados debe llegar al continente africano. la economía global debe involucrar a todos los países pobres y emergentes. Porque la desigualdad resultará una pesadilla para los países desarrollados. No seremos felices si parte del mundo sufre y debemos ayudarlos a desarrollarlos de manera planificada, y que el capitalismo también se desarrolle donde aún es débil e incipiente. Creo que hace bien el FMI y el Pacto con Africa.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño