El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Estación zombie

Train-to-Busan-660x330

 

Desde la aparición de White Zombie (1932) hasta la fecha, el cine sobre muertos vivientes ha pasado por diferentes etapas; unas algo desapercibidas y otras de gloria. Entre las más destacadas está la que viene experimentando este subgénero desde el inicio del nuevo milenio.

Sin embargo, fue George A. Romero quien en 1968 le dio una mirada distinta a esta variante del cine de terror. La noche de los muertos vivientes se despojó del clásico argumento donde los zombies eran controlados por humanos de mentes malévolas (clave acorde con las viejas creencias haitianas que practican el vudú) y apostó, entre otras características, por hordas de seres monstruosos que acechaban a sus víctimas. Romero instauró algunos tópicos como la infección por mordidas, el regreso a la vida y el disparo letal en la cabeza. El maestro no solo refundó el mundo zombie: influyó considerablemente en este subgénero y en las siguientes generaciones de directores occidentales.

Los nuevos herederos de Romero ampliaron el rango de acción de sus criaturas convirtiendo los ataques grupales en descomunales invasiones globales que derivarían en situaciones apocalípticas. Filmes como 28 días después (2002) o Guerra mundial Z (2013) dan fe de ello. Pero la temática zombie también ha seducido a realizadores y públicos de otras latitudes. La semilla más reciente -exitosa en términos de taquilla y elogiada por la crítica- ha germinado en Oriente.

Estación zombie/Train to Busan (2016) es una película del director surcoreano Yeon Sang-ho que narra la historia de un grupo de personas que intentan sobrevivir a bordo de un tren de KTX (transporte que supera los 300 km/h) tomado parcialmente por unos furiosos zombies. Fuera del tren, la avanzada de estos seres es inminente al punto que su presencia llega a toda Corea del Sur, y sin duda por Asia o todo el planeta. Si bien la temática no es nueva –las pandemias a causa del contagio por mordidas de los muertos vivientes son habituales desde el tiempo de Romero- Estación zombie encierra una propuesta que abarca temas de interés mundial –la sociedad de consumo y sus codiciosos tentáculos-, una narración ágil –donde destacan muy buenas escenas de acción- y, sobre todo, una verosimilitud que nos aleja de las puestas en escena sobredimensionadas que caracterizan a tantas producciones de este tipo.

Yeon Sang-ho reinstala con convicción la idea de que el enemigo del hombre no son los zombis sino el propio hombre. Es más, el protagonismo no recae en los muertos vivientes, ni en el origen del mal que los empuja a moverse extraviadamente, eso no importa. Son los conflictos interpersonales y la idea de la sobrevivencia entre los que más pueden, tienen y “merecen” sobre los que menos posibilidades ostentan lo que marca el argumento de la película.  Las diferencias entre los mismos integrantes de un grupo que tienen un objetivo común se respaldan con escenas donde la supremacía de ideas, fuerza y poder zanjan las pugnas distinguiendo un líder positivo y otro negativo.

Yeon Sang-ho explora el hecho de asumir una tragedia de formas diferentes en personas de orígenes opuestos en medio de una situación extrema donde aflora la ambivalencia humana de la bondad y la maldad. ¿Hasta qué punto estamos dispuestos a sacrificarnos por el bien común? ¿Hasta qué punto somos conscientes que la fuerza conjunta es el pilar de la subsistencia individual? El director asiático es recurrente en la estrategia de criticar con inteligencia a los grupos de poder, en general, y a la codicia del hombre, en particular. De cierta manera, elabora un retrato de la sociedad coreana.

Estación zombie se apresura al presentar las acciones detonantes, pero eso no advierte que se haya dejado algo a medio camino. En los primeros 15 minutos vemos cómo las acciones pasan de la tranquilidad al caos sin pausa ni retorno, generando un efecto cautivador. Un ejercicio dinámico de narración donde las representaciones de los zombies, la musicalización y un puñado de personajes blindan bien el filme. Hasta en los pocos momentos de sosiego la atención se mantiene elevada. No obstante, el problema que arrastra la película es la carga dramática telenovelada en algunas escenas. Más allá de este defecto, Estación zombie es un estreno que vale la pena ver y disfrutar.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño