¿Cómo promovemos la inclusión financiera cuando no tenemos acceso a internet?

Antes de digitalizar a toda la población, debemos digitalizar a los asesores microfinancieros para potenciar el acceso a servicios bancarios y acelerar la inclusión financiera.

Por Rosana Valdizán, consultora de Finanzas en Continuum

***

Abrir una cuenta bancaria parece tan fácil, que lo damos por hecho. Descargamos una billetera, le sacamos una foto a nuestro DNI y listo: ya podemos depositar.

Es el primer paso hacia la inclusión financiera y la puerta de entrada a todo un mundo: luego, vendrán los ahorros, los préstamos para financiar proyectos, los créditos hipotecarios y un mundo de opciones.

El problema es que esa puerta está cerrada para muchos en el Perú. Específicamente, para 14 millones de personas que aún no tienen acceso a Internet.

No se trata de un problema local, sino que se repite en toda América Latina.
244 millones de latinoamericanos no acceden a la red. Y los marginados son los mismos de siempre: habitantes de zonas rurales, mujeres, jóvenes y adultos mayores.

En 2020, solo la mitad de los adultos de la región tenía cuentas bancarias, el 28% pagó desde dichas cuentas y menos del 15% se benefició con productos de ahorro o servicios de préstamo formales. Esto contrasta con América del Norte o Europa, donde el 90% de los adultos tienen una cuenta.

La situación es dramática.

Pero hay un grupo de peruanos que está tratando de dar vuelta este escenario: los asesores microfinancieros.

Necesitan nuestra ayuda –de los bancos, las entidades no financieras, las consultoras y de todo el ecosistema– para lograrlo.

Y aunque es un esfuerzo que no se puede dar aislado de otras iniciativas de inclusión, sí puede ser la punta de lanza en aquellos lugares donde internet aún no llega.

 ***

Asesor microfinanciero: el rostro humano de la inclusión financiera

Estamos en Chivay, ubicado en la provincia de Caylloma, Arequipa. En medio de la sierra peruana, este pueblo de casi 5.800 personas está formado por un centro rodeado por decenas de casas a kilómetros de distancia y uno de sus elementos característicos es el portal con forma de iglesia que sirve de entrada.

En la plaza de Armas junto a la fuente y frente al Templo de la Virgen de la Asunción, hay una reunión de negocios. Visto desde afuera, no parece tal. Víctor Hugo (65 años, nombre ficticio) abraza a Johnny (28 años, nombre ficticio). Víctor Hugo le cuenta que su nieto acaba de ingresar a la Universidad de Arequipa. Será el primer profesional de la familia. Está feliz, pero vienen gastos importantes.

Johnny no es un pariente. No es un amigo. Tampoco un vecino. Johnny es el asesor microfinanciero de Víctor Hugo, un pequeño empresario turístico que vive de las visitas al Cañón del Colca.

Baja digitalización de la gente: uno de los principales obstáculos para la inclusion financiera

El abrazo y la conversación reflejan el nivel de intimidad que llegan a tener los asesores con sus clientes. Más allá de los negocios, comparten penas y alegrías. Logros y fracasos.

Su trabajo es similar al que hace un ejecutivo de cuentas exclusivas de la banca.

Algunos lo hacen de manera muy profesional como sucede en MiBancoBBVA o Caja Arequipa. En otros casos, hay mucho más ensayo y error como en las cooperativas de ahorro y crédito que están menos reguladas por las instituciones gubernamentales.

Johnny, como casi todos los asesores microfinancieros, pertenece a la fuerza de ventas de una agencia. Cada día recibe una lista de potenciales clientes y los contacta: comerciantes, emprendedores agrícolas, ganaderos, mineros, gastrónomos, del turismo, textiles, de belleza, artesanos, tecnológicos, etc.

Los va a conocer presencialmente a su puesto o espacio de trabajo. En esas primeras conversaciones, indaga acerca de sus sueños, planes, necesidades, sustentos y referencias. Este último punto es quizá el más determinante para obtener una solución financiera. Por eso, es tan detallista para anotar en un sencillo cuaderno rojo con espiral todo lo que le dicen y ve.

La mayoría de las veces, su tarea excede el rol que en teoría tiene y asesora a sus clientes en temas comerciales, administrativos, contables, tributarios y a veces hasta legales. En el símil con una corporación, sería como un gerente financiero de sus clientes.

Así, se gana la confianza. Y no es raro que conversaciones íntimas como la de Johnny y Victor Hugo se repitan con otros asesores todos los días y en muchos lugares. Es lo que me contaron todos los asesores microfinancieros con los que conversé para escribir este artículo.

La información que levantan en esas salidas a terreno vuelve a sus agencias. Ahí, la analizan con sus supervisores y determinan qué solución entregarán a sus clientes.

Cuando todo se concreta, los asesores llegan a acompañar a sus clientes en la firma de documentos, los pagos de cuotas y los desembolsos de dinero.

Ese conocimiento cara a cara, es el que le facilita a alguien como Johnny le ofrezca nuevas soluciones a Victor Hugo. Así, se creará un ciclo donde todos ganan hasta que Johnny se retire del negocio. En promedio, un asesor financiero trabaja en esto hasta los 40 años, cuando encuentra un empleo mejor.

¡Su chamba es tremenda! Conocen a sus clientes como nadie. Pero todo ese aprendizaje queda guardado en su memoria y su cuaderno rojo.

¿Cómo podríamos utilizar la tecnología para facilitar su trabajo y el de sus entidades financieras? Y más allá del negocio de estas organizaciones, ¿qué podríamos hacer para fomentar más la inclusión financiera? ¿Cómo vencemos el hecho de que el acceso a internet es algo aún lejano en estos lugares tan remotos o caro en las grandes ciudades?

 ***

Digitalizar a los asesores financieros: más que tablets

Equipar con tecnología a los asesores financieros no consiste en que reemplacen sus cuadernos por una tablet, como podrían pensar algunos.

Se trata de conectar a la institución financiera con el cliente final para ofrecerle servicios bancarios que mejoren su calidad de vida. El asesor –apoyado por la digitalización– sigue teniendo un papel fundamental, porque es capaz de tener un pie en terreno y el otro en su agencia.

Y hay que tener en cuenta esos dos contextos o espacios a la hora de planificar e implementar el proceso de transformación digital.

  ***

El asesor en terreno

En terreno, estos profesionales deberían contar con una plataforma que les ayude a dar recomendaciones a los clientes. Empoderarlos en su rol consejero.

Fuera de la industria bancaria, hay experiencias exitosas similares a lo que propongo.

Un ejemplo es CFO Remoto. Esta solución –donde Continuum es socio– suple a las pequeñas y medianas empresas de un gerente de finanzas, un puesto que difícilmente podrían tener por su tamaño. Este gerente es un algoritmo, es digital y trabaja a distancia, ofreciendo alternativas de financiamiento y formas de pago tras ordenar y analizar las métricas financieras de cada pyme.

Como las personas de localidades aisladas y de muchas zonas urbanas pobres no cuentan con internet de forma permanente –porque no tienen conexión o los planes de datos son caros–, el asesor microfinanciero podría ‘llevar’ una plataforma como CFO Remoto hasta los hogares de sus clientes y apoyarse en ella para ofrecer nuevos productos que cubran las necesidades y los sueños de los usuarios.

Esto no solo beneficiaría a los clientes, sino también a las cajas de ahorro y crédito. En nuestra experiencia, hemos visto que vender un servicio financiero a través de internet llega a ser cinco veces más efectivo que hacerlo a través de un call center.

El impacto sería enorme.

  ***

El asesor en la oficina

En la agencia o cooperativa de ahorro y crédito, el desafío es otro: gestionar el conocimiento que el asesor obtiene de sus clientes. En simple, facilitar que intercambie esta información y expertise con otros profesionales y áreas dentro de la organización. Así, se mejora el diseño de productos y la experiencia de los usuarios finales.

Para abordar el reto, debemos responder varias preguntas:

  • ¿Cómo transmitimos lo que sabe el asesor al resto de la organización
  • ¿Cómo lo compartimos?
  • ¿Cómo lo sistematizamos?
  • ¿Qué parte de ese conocimiento se puede replicar?
  • ¿Cómo lo internalizan los actores más relevantes?
  • ¿Y cómo lo transformamos en acciones reales y medibles?

Fuera del mundo de las finanzas hay experiencias interesantes en este ámbito.

En un desafío que abordamos en Continuum junto con un organismo internacional dedicado al financiamiento de programas público-privados y gubernamentales, por ejemplo, logramos estandarizar, organizar y transmitir al resto de la organización buenas prácticas y procesos desarrollados por sus mismos funcionarios. Este capital intelectual mejoró la entrega de créditos para sus proyectos.

Algo parecido pueden hacer las cooperativas de ahorro y crédito con sus asesores microfinancieros: descubrir y sistematizar sus rutinas para difundirlas entre los equipos directivos, de ventas, marketing y riesgo

  • ¿Cómo se acercan a sus clientes?
  • ¿Cómo generan lazos de confianza?
  • ¿Qué variables no tradicionales como hábitos de consumo, usos de transporte o conductas de riesgo consideran cuando no hay historial financiero?
  • ¿Cómo esas variables podrían facilitar el acceso a nuevos productos
  • ¿Cuáles de estas variables se repiten entre los mejores pagadores?
  • Etc.

Como lo explicamos en el subtítulo anterior, sabemos bastante de las rutinas que siguen los asesores. Ahora, el desafío es entender en qué puntos aprenden, cuándo toman decisiones claves y captar ese conocimiento sin interrumpir su día a día ni su relación de confianza con los clientes.

Esto facilitaría que las entidades financieras reduzcan algunas de las barreras más importantes para que sus clientes abran una cuenta, ahorren, inviertan o pidan un crédito. Esto, porque los asesores microfinancieros seguirían educando a su clientela como lo hacen hoy, pero apoyados por un algoritmo que recomienda productos y sistematiza el conocimiento de sus pares.

Unir lo que pasa en terreno y en la agencia en un proceso de transformación digital permite reducir el riesgo que provoca la falta de historial financiero de potenciales clientes, incorporando variables de la vida diaria a la evaluación crediticia.

Al medir mejor los riesgos y apoyar el trabajo en terreno de los asesores microfinancieros, las cajas de ahorro, cooperativas, bancos, y, en general, cualquier entidad financiera, pueden desarrollar una oferta más personalizada de servicios que la gente puede aprovechar efectivamente, con mejores tasas de interés.

Todo esto nos llevaría a un círculo virtuoso que beneficia, al final, al posicionamiento, el branding y la reputación de las organizaciones financieras.

 ***

Así, la inclusión financiera parte de un interés genuino en el bienestar. Si se lleva a cabo, los beneficios llegarán a quienes se comprometan de corazón a impulsarla.

 ***

La complejidad de los desafíos dentro de industria financiera se atienden con éxito cuando ejecutamos procesos sistemáticos de innovación, fusionando expertise en la industria, diseño centrado en los usuarios y tecnología para escalar soluciones. ¿Tienes un desafío en esta línea? Busquemos soluciones y conversemos en www.continuumhq.com o escríbenos a hola@continuumhq.com.

***

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Marca Personal 360º

Silvia Moreno Gálvez

Creatividad al natural

Andrés Briceño

Mindset de CEO

Carla Olivieri

Clic Digital

IAB Perú

Market-IN

Jose Oropeza

Cuadrando Cuentas

Julia y Luis

Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Fuera de la caja

María Camino

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Profesor de ESAN Graduate School of Business Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño