Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

¿Qué debemos sancionar: hechos o conductas?

Esta fue una de las interrogantes efectuadas en el último evento mundial de Derecho Aduanero llevado a cabo en la ciudad de Viña del Mar, Chile, en el que tuve la oportunidad de participar como expositor y cuya temática central giró en torno a los procedimientos para la investigación de infracciones aduaneras y la imposición de sanciones.

Para los participantes al evento, esta no fue una pregunta menor si consideramos que, salvo excepciones como Argentina y en alguna medida Uruguay, las legislaciones aduaneras normalmente se sustentan en el “criterio objetivo” para la determinación de infracciones aduaneras.

Esta regla indica que únicamente deben ser evaluados los hechos acontecidos en la realidad a fin de determinar si encuadran o no en el tipo infractorio establecido en la ley para, acto seguido, proceder, en automático, a imponer la sanción correspondiente (normalmente una sanción pecuniaria o multa).

Bajo este esquema la persona que cometió el hecho debería ser indefectiblemente sancionada. Un tema distinto es si la sanción correspondiente podría ser o no reducida, pero de que la sanción se aplica, se aplica de todas maneras.

En este escenario resultaría innecesario efectuar un análisis valorativo de la conducta del sujeto que tenga por finalidad determinar la existencia o no de culpabilidad. Así, no importaría si el sujeto cometió el hecho objeto de reproche de manera involuntaria o intencionalmente, si lo indujeron a error, si los sistemas informáticos fallaron y una larga lista de etcéteras.

Y la pregunta que corresponde efectuar es si carece realmente de importancia investigar aquellas circunstancias que originaron que el sujeto se conduzca de una manera y no de otra. En otras palabras ¿carece de importancia efectuar un análisis valorativo de la conducta detrás del acto exteriorizado?

Creemos que estas preguntas presentan un trasfondo constitucional que no puede ser soslayado. En armonía con la Constitución la regla es que toda persona se presume inocente hasta que no se demuestre lo contrario. A esto se le denomina “presunción de inocencia” (“presunción de licitud” en el ámbito administrativo).

Sobre esta base a la autoridad le compete demostrar la culpabilidad del sujeto para que pueda ser castigado. Este esquema permite que se active otro derecho fundamental como lo es el derecho a la defensa y a la generación de prueba.

Sin embargo, la regla del “criterio objetivo” para la determinación de infracciones invierte el orden lógico y de estricta justicia de las cosas para partir al revés, es decir, presumiendo la culpabilidad y, peor aún, negando la posibilidad para que al administrado se defienda. ¿Qué sentido tendría defenderse si la multa me la van a imponer de todas maneras?

Se partiría así de una premisa a la que podríamos denominar “hecho verificado sanción impuesta”. Sanción que, como mencionamos, viene en automático y sin ninguna necesidad de escuchar las explicaciones del supuesto infractor.

Entendemos que para la autoridad administrativa este mecanismo resultaría, además de cómodo, fácil y no muy costoso de administrar. La pregunta sería ¿cuán legítimo resulta vulnerar derechos constitucionales básicos en beneficio de aquello que resulte más conveniente para la Administración?

Creemos honestamente que el criterio objetivo de determinación de infracciones al que nos hemos referido resulta un mecanismo perverso para el administrado y le hace daño al sistema infraccional en general. Los derechos constitucionales no pueden depender de un análisis “costo – beneficio” vinculado con los procedimientos de investigación o fiscalización.

Es preciso señalar que en reiterada jurisprudencia del Tribunal Constitucional se indica que en los procedimientos administrativos sancionadores se deberá necesariamente dar estricto cumplimiento al principio de culpabilidad. Esto es, analizar si el supuesto infractor actuó con dolo o culpa y, sobre esta base, determinar si corresponde o no aplicar una sanción. Se aprecia que para el TC quedarían proscritos sistemas infraccionales / sancionatorios sustentados en el criterio objetivo para la determinación de infracciones.

No obstante, se observa que en el artículo 189 de la Ley General de Aduanas se mantiene aún este criterio al indicarse expresamente que las infracciones aduaneras se determinan de forma objetiva.

Si bien se ha buscado atenuar las consecuencias jurídicas de esta disposición mediante el establecimiento de ciertas causales eximentes de responsabilidad o mediante mecanismos para la reducción de las multas aplicables, creemos que esto no es suficiente.

Primero, porque las mencionadas causales eximentes parten de una lógica de “lista cerrada” de carácter excepcional que no solo dificulta su aplicación sino que impide que muchos casos no puedan ser resueltos sobre la base de cánones de justicia debido a que las situaciones fácticas presentadas en la realidad pueden fácilmente “desbordar” los supuestos eximentes (y taxativos) específicos previstos por el legislador.

Segundo, porque los mecanismos de reducción de multas no impiden, en lo conceptual, el atropello constitucional y porque, además, propenden a un trato “muy democrático” entre el que incurre en un supuesto de infracción adrede y el que incurre en el mismo supuesto pero por error. De esta forma, la mala fe y la buena fe se sopesan de la misma manera y ello, por principio, no puede aceptarse.

COMENTARIOS

  • 1
  • 22.09.2016
  • 05:27:22 hs
Renato

En esta materia hay mucho pan por cortar maestro. Para adelante nomás…

    • 2
    • 22.09.2016
    • 05:30:43 hs
    zonaintercambio

    Gracias por tu comentario
    Concordados en la apreciación

  • 3
  • 30.09.2016
  • 04:43:32 hs
Luis Gómez Solari

Su artículo es excelente. Sacamos en claro que el “criterio objetivo” es un modo de solapar la presunción de mala fe, la cual es incompatible con un Estado de Derecho. Por decirlo coloquialmente el “criterio objetivo” es kafkiano

    • 4
    • 02.10.2016
    • 10:54:57 hs
    zonaintercambio

    Gracias por tu comentario
    El criterio objetivo, en efecto, genera varios problemas e inequidades

  • 5
  • 04.10.2016
  • 03:10:18 hs
Luis Gómez Solari

Cito una resolución judicial que se complementa muy bien con su artículo. . La Sala De Derecho Constitucional Y Social Permanente De La Corte Suprema De Justicia De La República en la sentencia de la Casación N° 5905-2012-LIMA ha considerad0:

aun cuando el establecimiento de un sistema de responsabilidad de carácter objetivo es aceptado por una parte de la doctrina tributaria como una opción válida en materia aduanera y ha sido explícitamente adoptado por nuestro legislador en las normas antes analizadas, ello no puede invalidar la vigencia de los principios de causalidad y de presunción de licitud, reconocidos en los incisos 8 y 9 del artículo 230 de la Ley N° 27444, Ley del Procedimiento Administrativo General, como rectores de la potestad sancionadora de la Administración Pública, ni impedir su aplicación al presente caso

    • 6
    • 04.10.2016
    • 04:10:42 hs
    zonaintercambio

    Muchas gracias por tu precisión y aporte del precedente juridprudencial
    En efecto los principios constitucionales deben prevalecer

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Invirtiendo a futuro

Gino Bettocchi

La era inteligente

Rafael Lemor Ferrand

Doña cata

Rosa Bonilla

Blindspot

Alfonso de los Heros

Construyendo Xperiencias

Rodrigo Fernández de Paredes A.

Diversidad en acción

Pamela Navarro

Sin data no hay paraíso

Carlo Rodriguez

Conexión ESAN

Conexión ESAN

Conexión universitaria

Conexion-universitaria

Café financiero

 Sergio Urday

La pepa de Wall Street

Vania Diez Canseco Rizo Patrón

Comunicación en movimiento

Benjamín Edwards

Zona de disconfort

Alana Visconti

Universo físico y digital

Patricia Goicochea

Desde Columbia

Maria Paz Oliva

Inversión alternativa

James Loveday

Con sentido de propósito

Susy Caballero Jara

Shot de integridad

Carolina Sáenz Llanos

Detrás del branding

Daniela Nicholson

Persona in Centro

Cecilia Flores

Mindset en acción

Víctor Lozano

Marketing de miércoles

Jorge Lazo Arias

Derecho y cultura política

Adrián Simons Pino

VITAMINA ESG

Sheila La Serna

ID: Inteligencia Digital

por Eduardo Solis

Coaching para liderar

Mariana Isasi

El buen lobby

Felipe Gutiérrez

TENGO UNA QUEJA

Debora Delgado

De Pyme a Grande

Hugo Sánchez

Sostenibilidad integrada

Adriana Quirós C.

Gestión de la Gobernanza

Marco Antonio Zaldivar

Marca Personal 360º

Silvia Moreno Gálvez

Creatividad al natural

Andrés Briceño

Mindset de CEO

Carla Olivieri

Clic Digital

IAB Perú

Market-IN

Jose Oropeza

Cuadrando Cuentas

Julia y Luis

Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina y el Caribe–

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Fuera de la caja

María Camino

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia Rizo Patrón

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Profesor de ESAN Graduate School of Business Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Querido Gerente

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

Pierino Stucchi

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño