Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Despacho Anticipado y cultura de la imposición

Desde hace buen tiempo viene generando preocupación en el sector importador el hecho que el denominado “Despacho Anticipado” se convierta en obligatorio antes que termine el año.

Al respecto, seguidamente expondremos algunas consideraciones legales y comerciales en relación con esta figura.

Consideraciones legales.-

El Despacho Anticipado es una modalidad del “Despacho Aduanero”. La otra modalidad importante es el denominado “Despacho Diferido”. La diferencia entre una y otra estriba en que en la primera los trámites aduaneros se inician antes que el medio de transporte internacional arribe al país y en la segunda dichos trámites se inician después.

El Despacho Aduanero constituye un procedimiento que tiene por propósito materializar la voluntad del consignatario de la mercancía respecto a qué se hará con dicha mercancía. Esto es, si será sometida al régimen de importación definitiva, importación temporal, depósito aduanero, etc.

Es importante tener presente que en materia aduanera no existen “voluntades presuntivas” en base a lo cual la Aduana pueda, ante la falta de la voluntad exteriorizada por el consignatario, destinar la mercancía, por ejemplo, a una importación definitiva y, en base a ello, contar con la posibilidad de cobrar tributos de importación.

La consecuencia legal de la falta de exteriorización de la voluntad a la que hacemos referencia (entendida como ausencia de interés de parte del consignatario) es que la mercancía caería en situación de abandono legal, mecanismo que permitiría a la Aduana disponer de ella en las formas previstas por la ley.

Si partimos de la consideración que la destinación aduanera (voluntad exteriorizada) tiene por sustento, valga la redundancia, la naturaleza eminente voluntaria de dicho acto, caeremos en cuenta que aquella modalidad del procedimiento mediante el cual dicho acto se exterioriza debería seguir la misma suerte. “Lo accesorio sigue la suerte de lo principal”, reza un viejo aforisma.

Esta misma lógica fue seguida siempre por la normativa peruana, la cual se encontraba en línea con la norma comunitaria andina (Decisión CAN 671 – relacionada con la armonización de los regímenes aduaneros), el convenio de Kyoto Revisado (norma multinacional sobre lineamientos relativos a la simplificación y armonización de regímenes aduaneros) y los Tratados de Libre Comercio (TLC) suscritos por el Perú con sus principales socios comerciales (puntualmente los Capítulos relacionados con los procedimientos aduaneros y la facilitación del comercio de estos TLC).

Por ello, llama poderosamente la atención que mediante la Decisión CAN 848 de fecha 26 de julio de 2019 (“Actualización de la Armonización de los Regímenes Aduaneros”), se haya dispuesto lo siguiente: “Artículo 20 – la declaración aduanera de mercancías podrá efectuarse antes, conjuntamente o con posterioridad a la presentación en la aduana de las mercancías, pudiendo establecerse el uso obligatorio de una de estas opciones”. (Subrayado nuestro)

Es decir, se parte primero del reconocimiento que la modalidad de Despacho Aduanero (Anticipado o Diferido) constituye un acto voluntario del consignatario (opción en cabeza del importador) para luego, a reglón seguido y sin mayor motivación, establecer que cualquiera de los países miembros de la CAN podrá disponer el uso obligatorio de una de estas opciones (opción en cabeza del Estado). Todo esto, en base a un uso de términos y una mezcla de conceptos que, la verdad, no llegan a entenderse muy bien.

La redacción del citado texto legal nos ubica en una situación en la cual tenemos, de un lado, a los países miembros de la CAN quienes permiten considerar como “obligatoria” a la “opción” sobre la modalidad de Despacho Aduanero y, de otro, al resto del mundo (firmantes del Convenio de Kyoto Revisado y de TLCs con el Perú) para quienes la “opción” seguiría manteniendo su naturaleza eminentemente voluntaria.

Para entender esto, quizás sea conveniente procurar comprender la idiosincrasia de los países CAN, la misma que pasaría, entenderíamos, por el establecimiento de una “cultura de la imposición” en base a la cual se consideraría a los ciudadanos como no aptos para tomar decisiones por sus propios medios, siendo así el Estado el llamado a suplir esta “tara” cultural.

Así, y puntualmente en el caso peruano, si la modalidad del Despacho Anticipado es considerada por la Aduana como la mejor y más conveniente (por consideraciones de mejor manejo de información, mayor control de niveles de riesgo y seguridad de la cadena logística internacional, mejor perfil operacional, etc.) y el sector importador no entiende ello pues no la viene utilizando en los porcentajes requeridos por la autoridad, entonces la opción se tiene que convertir en imposición. Bajo este entendimiento, el Estado sabe y el particular no. Si no entiendes por las buenas, entiendes por las malas.

¿Un poco (o bastante) dictatorial no?

Quizás, lo que ocurre en el Perú refleja la forma de pensar de las autoridades del resto de países miembros de la CAN (Bolivia, Colombia y Ecuador). Finalmente, somos países de realidades muy similares.

Precisamos que lo manifestado constituye sólo un intento por tratar de entender porque las cosas en la CAN discurren por un carril distinto que en el resto del mundo.

Consideraciones comerciales.-

La importación es consecuencia de la decisión previa del consignatario en el sentido de despachar a consumo en el país de destino, mercancías provenientes del exterior. Dicha decisión parte, a su vez, de un acto jurídico previo (compraventa internacional, por ejemplo) en el que participa el consignatario y que tiene por finalidad someter dicha mercancía a actos posteriores de naturaleza comercial (consumo, directo, transformación o perfeccionamiento, venta local, etc.) de interés también para dicho consignatario.

Así las cosas, corresponderá en todo momento al consignatario la decisión respecto del uso asignado a la mercancía cuando ésta arriba al país, cuando es retirada de los recintos aduaneros y cuando es sometida a operaciones de consumo o comercio. Lo que ocurra, entonces, a nivel de la cadena logística y comercial, manejo de costos y gastos operativos, etc., dependerá de decisiones a cargo sólo del consignatario (normalmente comprador de las mercancías importadas). Así, queda claro que a cada consignatario le corresponderá adoptar las decisiones que mejor convengan y estén en línea con su realidad logística, operativa y comercial.

Si esto es así, no vemos muy lógico que un aspecto puntual de dicha cadena logística (modalidad de Despacho Aduanero), dentro del cúmulo de decisiones que pueda tomar el consignatario, deba salir de dicha esfera de voluntad privada para alojarse en una esfera distinta relativa a la voluntad pública.

No obstante ello, y teniendo en consideración el incomprensible reciente “espaldarazo” que la CAN acaba de dar a la imposición de la voluntad pública sobre la privada, no le quedará a los importadores más remedio que adecuar su operatividad bajo los alcances del Despacho Anticipado.

Ante ello, vemos que los importadores podrían ser divididos en tres grupos: i) aquellos que ya vienen utilizando el Despacho Anticipado, para quienes la imposición de dicha modalidad como obligatoria, eventualmente, no traería mayores inconvenientes; ii) aquellos que no utilizan la modalidad de Despacho Anticipado por falta de costumbre, a quienes probablemente les costará esfuerzo y dinero efectuar la transición del Despacho Diferido al Despacho Anticipado; y iii) aquellos cuya logística de importación no está en línea con el Despacho Anticipado y que, por diversas razones operativas y comerciales válidas, no encuentren en esta modalidad un solución a su realidad comercial sino más bien un problema.

Pensando sobre todo en este último grupo de importadores (sin desatender, por cierto, al segundo grupo) es que, si resulta ya inevitable que la “opción” se convierta en “obligatoria” y que la “voluntad pública” se imponga a la “voluntad privada”, por lo menos las excepciones que puedan plantearse al uso obligatorio de esta figura no deberían quedar enmarcadas en una lista cerrada de supuestos (tal como disponía el proyecto del Reglamento de la Ley General de Aduanas) sino, por el contrario, contemplar la posibilidad de permitir el uso de la modalidad de “Despacho Diferido” en casos justificados conforme a la práctica y realidad comercial de los importadores.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Dominguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño