Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Pagos por Disponibilidad

Autor: Sergio Bravo Orellana

Colaboradores académicos: Marisol Palacios y Alicia Vargas

Últimamente, se escucha con frecuencia que las Asociaciones Público Privadas o APPs deberían retribuirse en un esquema de Pago por Disponibilidad. Antes de ver las implicancias de un cambio respecto al esquema de pago actual, sería bueno revisar el concepto.

Se menciona que el Pago por Disponibilidad es equivalente a un pago por unidad de producto o de servicio que se entrega en la etapa operativa de la APP. Si bien suena lógico —y en ciertos casos es así—, en un gran número de APPs el concepto difiere, pues su función económica es brindar capacidad sin depender de las unidades de producto o servicio final.

En la historia de las APPs, se puede encontrar que la concesión de la Línea de Transmisión Mantaro-Socabaya, realizada a través de PROMCEPRI en 1997, se realizó bajo el esquema Pago por Disponibilidad. Lo resaltante de esta APP es que se estructuró bajo el concepto de pago por capacidad.

La elección del modelo económico de una APP debe coincidir con el objetivo y régimen de funcionamiento del servicio público que se está promoviendo. Una Línea de Transmisión, como un ducto de gas, no participan en el proceso de compra y venta del servicio, sino que brindan el servicio de transporte a los productores de electricidad o de gas.

Los generadores eléctricos producen electricidad y la venden a los distribuidores eléctricos, y estos, a los usuarios eléctricos. En este proceso, los generadores utilizan el sistema de transmisión eléctrica para el transporte de la electricidad y se comprometen a pagar los costos de transmisión, que están integrados en la tarifa que pagan los usuarios.

Lo mismo sucede en el negocio del gas. Los productores de campo (upstream) producen el gas y lo venden a los domicilios o a la industria (downstream). Los productores utilizan sistemas de transporte para el gas (midstream), debiendo asumir los costos respectivos.

En el caso de un ducto de gas, se empieza transportando gas en un porcentaje de su capacidad, y paulatinamente se incrementa su uso hasta alcanzar la plena capacidad. Sin embargo, la capacidad máxima está disponible desde el inicio de las operaciones, y cómo evolucione el uso de la capacidad no depende del transportista sino de productores y consumidores.

Igualmente, en una Línea de Transmisión se tiene la capacidad máxima desde el inicio de las operaciones, el uso más o menos intensivo estará en función de la comercialización de la energía entre generadores y usuarios eléctricos.

En estos dos casos, se puede apreciar que no es posible que la capacidad se adecúe a la cantidad demandada, por el contrario, desde el inicio de las operaciones se cuenta con el total de la capacidad.

Del análisis anterior, se puede deducir que la inversión realizada en el ducto de gas y en la Línea de Transmisión, así como sus costos de operación, no están relacionados con el producto transmitido. El servicio que se presta es el de transporte del producto, que es independiente de la cantidad transmitida.

Por esta razón, en la regulación de gas y electricidad, se considera que lo más apropiado para retribuir estos subsectores es mediante el reconocimiento de los costos de inversión (RPI) y de operación (RPMO), independientemente de la demanda, bajo un modelo de costos.

Un modelo de costos considera el reconocimiento de la inversión mediante una anualidad de la inversión -o su equivalente mensual- y de los costos de operación en similar periodicidad. Si bien el pago no depende de la cantidad de electricidad transmitida, en el caso de las Líneas de Transmisión los pagos están condicionado al inicio de las operacionesEs decir, es un pago por Disponibilidad.

Los costos de la inversión y la operación de la Línea de Transmisión ingresan al cálculo de las tarifas eléctricas, y será el usuario quién en sus recibos de luz pagará una alícuota que retribuirá a la transmisión.

El modelo se ha mantenido desde 1997; desde esa fecha a la actualidad, se han realizado más de 20 procesos de Líneas de Transmisión Eléctrica y se mantiene el Modelo de Costos y el Pago por Disponibilidad.

Si bien en Transmisión Eléctrica la regulación no identifica costos variables en la operación, los otros segmentos sí. Por ejemplo, en generación eléctrica se tiene un precio de potencia que reconoce la alícuota de la inversión independientemente si la central opera o no; y si opera, se le reconocen los costos variables de operación como costo de la energía producida.

Los costos de operación -o de energía- pueden ser casi cero o poco variables, como es el caso de las centrales hidroeléctricas o tener costos variables que directamente dependen de la producción de energía, como las centrales a gas o petróleo. La forma de pago puede ser un poco más compleja, pero tiende a cubrir estos costos.

Regresando a la Transmisión Eléctrica, este subsector se define como un negocio de operador neutro, no compra ni vende energía eléctrica, pero sí ofrece una capacidad instalada para transmitir la energía.

Se trata de un símil a un ducto por el cual los generadores transmiten energía que venden a distribuidores o clientes libres. No sería posible pagar a los Transmisores por unidad de energía vendida, pues no intervienen en el negocio eléctrico, ofrecen capacidad de transporte.

Lo más apropiado es la aplicación de un modelo de reconocimiento de costos, independientemente si la línea está vacía o congestionada. Así lo contemplan las liquidaciones en la cadena de pagos del sector eléctrico.

En este caso, el Pago por Disponibilidad debe entenderse como el inicio del pago de las retribuciones una vez que la línea está en operación. Por ello, los operadores primero deben invertir y poner en marcha la línea de transmisión para ejercer el derecho a cobrar.

En los modelos de demanda -aquellos donde el ingreso del operador de una APP proviene del producto o servicio vendido-, la tarifa también debe cubrir los costos de inversión y de operación. La diferencia respecto a un modelo de costos, es que se repagan a través de los ingresos generados por la demanda del proyecto.

Claramente no habrá ingresos si no hay pago por producto o servicio entregado a los usuarios, por lo que el pago por disponibilidad es concomitante al modelo de demanda. A menos que se tenga ingresos mínimos garantizados u otro esquema de protección del financiamiento, los ingresos dependerán de la demanda establecida para el proyecto.

En el caso del Muelle Sur del Callao, un Puerto de contenedores, se utilizó un modelo de demanda pues los Operadores tenían un conocimiento de la administración de la demanda suficiente como para obtener mejores beneficios a los que pudiera tener o esperar del Estado. Mediante acuerdos con navieras u otros puertos pueden generar ingresos que incluso superen los costos de la inversión y la operación previstos.

Entonces, el pago por disponibilidad puede aplicarse en un modelo de costos o un modelo de demanda, donde el modelo de retribución no se define por la disponibilidad. Finalmente, se utilizará el que asigne mejor los riesgos de demanda y alinee los intereses públicos, sociales y privados.

Es importante anotar, que si se quiere cambiar un sistema de Pago con Fecha Firme a un Pago por Disponibilidad debe tenerse en cuenta las implicancias en las condiciones y los costos del financiamiento. Esto significaría, por ejemplo, que se debería asumir un incremento de costos por migrar de un costo de deuda que correspondería a un financiamiento en el mercado de valores (bonos, notas, etc.) a uno de mercado de créditos bancarios, teniendo las siguientes implicancias: mayores costos de deuda, menores niveles de apalancamiento y menores plazos de repago de la deuda. En otro artículo analizaremos estos impactos, pero pueden significar que los servicios de deuda se incrementen en más del 10%.

Tomando en consideración lo anterior, si bien la aplicación de un Pago por Disponibilidad es posible en el sector eléctrico, debe tenerse en cuenta sus particularidades antes de aplicarlo plenamente a otros sectores, pues se debe tener presente el tema de bancabilidad.

En el sector eléctrico se tiene que: (i) la fuente de repago de las inversiones es el pago de los usuarios eléctricos, donde inicia la cadena de pagos que ha probado ser líquida y solvente; (ii) la fuente de repago es independiente del presupuesto público, que tiene riesgos de liquidez y solvencia; (iii) bajo riesgo de expropiaciones, las servidumbres necesarias son administrativamente menos problemáticas; (iv) los riesgos ambientales, culturales y arqueológicos son controlables, los trazos tienen mayor flexibilidad de redefinirse; (v) la construcción y equipamiento no tienen una mayor dificultad; y sobre todo (vi) los proyectos se han estructurado bajo un esquema de autofinanciamiento, que permite tener una tesorería fluida, entre otras diferencias. En este sentido, los riesgos de la etapa constructiva son administrados por el operador eléctrico.

En el caso de los demás sectores, se tiene que encaminar a mejorar la tesorería, la eficiencia de las licencias y los permisos; enfocar mejor la administración de las expropiaciones y disponibilidad de terrenos, entre otros aspectos para tener estructuraciones de similar bancabilidad. Alternativamente, la forma de administrar el impacto en costos es incorporar a la estructuración de las APP seguros de indisponibilidad, concepto que puede ser revisado en el artículo “Administración del Riesgo de Indisponibilidad en APPs”.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Dominguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño