ReinventaRSE

Elsa del Castillo

¿RSE = proyectos para la comunidad local?

En un artículo reciente, publicado por un medio local, se menciona
que el interés
de la empresa debiera estar, m
ás que en la
responsabilidad social (RSE), en exigir transparencia y eficiencia al gobierno
, de manera que sea este último -y no la empresa- el que actúe en el plano social para solucionar los problemas que
afrontan las comunidades.

Si bien
creo que todos coincidimos en que un rol central del Estado es la búsqueda del bienestar social de sus ciudadanos, me gustaría incidir en el concepto de RSE que se desprende de tal
afirmación. En este caso, pareciera
entenderse que la RSE está circunscrita únicamente a los proyectos sociales que la empresa
desarrolla en favor de las comunidades donde opera.

No
obstante, el concepto moderno de RSE enfatiza, en un sentido bastante más amplio, en la necesidad de que la empresa gestione de
manera responsable los diversos impactos que se producen en otros, como
resultado de las decisiones que toma en su operación diaria. De esta manera se pretende que el balance final
de su presencia en el mercado sea positivo para la sociedad. Y, cuando nos
referimos a otros, incluimos por supuesto a la comunidad pero, también, nos referimos a sus trabajadores, a sus proveedores, a
sus socios comerciales, a su propio equipo directivo, a sus acreedores, al
Estado, a sus competidores, a las organizaciones de la sociedad civil y a
cualquier otro actor que se vea afectado con el accionar de la empresa.

Si
utilizamos esta visión amplia de la gestión responsable de las relaciones de la empresa con sus
diversos grupos de interés (y, para hablar en lenguaje
empresarial, la mejor gestión de los riesgos del negocio),
veremos que los proyectos con la comunidad son solo un elemento dentro de la
cartera de objetivos que se pueden plantear en un plan de RSE.

En este
mismo escenario de gestión de impactos del negocio, la
RSE promueve que las empresas cumplan su rol económico
(ser rentables) pero, en el marco de la ley y de la ética (curiosamente, lo mismo que proponía Milton Friedman), y que quede a discreción de sus directivos y accionistas el modo en que quiera
ejercer una ciudadanía corporativa que la lleve a
trabajar por otros objetivos de largo plazo más
amplios, en favor de la sociedad. En este entendido, cuando la empresa se ocupe
de iniciativas sociales más amplias (donde idealmente
debiera trabajar en alianza con el Estado y la sociedad civil), debiera
centrarse en proyectos que mejoren las condiciones del mercado en el que opera
y así, al mismo tiempo, reforzar su
competitividad en el largo plazo.

Las
empresas que desarrollan este enfoque de RSE apoyan, por ejemplo, programas de
capacitación a la población local para elevar su empleabilidad y así contar con mano de obra calificada que puede contratar;
promueven en sus proveedores y socios comerciales la implementación de políticas de cuidado
medioambiental que ellas requieren como parte de su estrategia de operación sostenible; desarrollan capacidades en los gobiernos
locales para producir proyectos que mejoren los servicios públicos, carreteras y, en general, proyectos de
infraestructura que la empresa también necesita para acceder de
manera más eficiente a sus clientes;
llevan mayor tecnología e invierten en la educación de niños y jóvenes en sus mercados objetivos (futuros compradores) y,
apoyan a las industrias que complementan su servicio para que el cliente logre
una experiencia integral de mayor calidad. A esto, Michael Porter le ha
llamado, desarrollar “filantropía estratégica”.

Desde mi
perspectiva, debemos buscar ciertos consensos que nos lleven a una visión común de la RSE para que las
empresas puedan hacer una mejor gestión de sus esfuerzos en este
campo, ya que los retos sociales que como país
tenemos son bastante grandes y requieren de modelos colaborativos que generen
mayor escala en el impacto.

Wayne
Visser, Director de CSR Internacional, dice que hay tres maldiciones que
debemos atacar en lo que respecta a la RSE. 

La
primera se refiere al hecho de que los planes de RSE de las empresas locales
deben agregarse en esfuerzos coordinados a nivel sectorial o, mejor aún, multisectorial, porque hasta ahora se ve mucha RSE incremental, cuando tenemos en frente problemas de
dimensión enorme y de gran urgencia. 

En
segundo lugar, debemos evitar esta visión periférica de la RSE, donde pareciera que la RSE es solo trabajo
filantrópico en la comunidad, muy
lejano a la visión estratégica de la alta dirección. 

Finalmente,
debemos desterrar esta visión de la RSE lejana a lo económico porque aleja los
esfuerzos de la lógica empresarial. 

Yo
agregaría a estas tres ideas que
debemos desarrollar una RSE que incorpore a la PYMES en nuestros proyectos
porque constituyen una enorme proporción de las empresas locales
(99%) y, sin ellas, no habrá un Perú competitivo.

Diría, entonces, que trabajemos desde diversos frentes por
encontrar un lugar común donde podamos entendernos y
compartir una visión de futuro para el país. Evitemos esta especie de Torre de Babel en la que últimamente vivimos y donde, en lugar de diálogo, hay búsqueda de protagonismos, donde
perdemos de vista el valor de la diversidad de perspectivas que bien
aprovechadas nos pueden dar miradas más completas a una misma
realidad, donde nos esmeramos en poner más etiquetas diferentes a ideas
que fundamentalmente compartimos. Creo que está
claro que el futuro lo construimos nosotros mismos y que no habrá un futuro mejor sin ciudadanos y organizaciones
responsables que empiecen a construirlo hoy.

COMENTARIOS

  • 1
  • 13.08.2012
  • 07:09:24 hs
samuel chaquilla

Las empresas se orientan principalmente a producir bienes y servicios para entregarlos a la sociedad con capacidad adquisitiva, para ello deber ser eficientes y cobrar por lo que entregan. La cuestion de RSE creo que son sub objetivos estratégicos de las empresas con su entorno inmediato. Pero quien es responsable directo de los problemas sociales es el Estado, para eso cobran impuestos a los empresarios y consumidores. Cada quien debe cumplir su rol no cree Ud.?

  • 2
  • 14.08.2012
  • 03:34:01 hs
Yanina Olmedo Blas

Muy buen articulo, me ha hecho entender la importancia estrategica de la RSE, pero teniendo una PYME como puede hacer para ser socialmente responsable?

  • 3
  • 14.08.2012
  • 12:45:16 hs
Elsa Del Castillo

Cada uno debe cumplir con su rol, por supuesto Samuel. No obstante, como alguna vez escuché “no hay empresa sana en sociedad enferma”. Cuanto mayor bienestar exista en la sociedad, las empresas tendrán mayores posibilidades de crecimiento. Mi opinión, reitero, es que la inversión en proyectos de responsabilidad social debe estar concebida bajo esquemas donde gane la sociedad y gane la empresa.

  • 4
  • 14.08.2012
  • 03:05:05 hs
Elsa Del Castillo

De acuerdo, reglas claras. No se puede vivir en la jungla del “todo vale”.

  • 5
  • 14.08.2012
  • 03:10:58 hs
Elsa Del Castillo

Estimada Yanina: Pymes y RSE es un buen tema. Estoy en ello para próximas entregas. Adelanto: primero empezar “en casa” revisando condiciones de empleo de nuestros colaboradores.

  • 6
  • 14.08.2012
  • 05:08:51 hs
Johm Mendoza

creo que todas las empresas sin excepcion han sido creadas para obtener el mayor beneficio de los proyectos que identifican y la manera de elegir uno respecto del otro es comparando el analisis de sus rentabilidades y estas se logran colocando en el analisis inversion+impuestos+RSE+etc, pero para eso logico deben estar las reglas del juego escritas, si luego me cambias las reglas alguien hizo “trampa”, no es que este en contra de su propuesta pero es una cuestion de leyes+negociacion+acuerdos previos y finalmente cumplimiento de los compromisos, si luego de firmar acuerdos se quiere cambiar la reglas y no hay una entidad (el estado+consecuencias penales) que haga respetar las “reglas” ocurren las disconformidades que se ven ahora en nuestro Perú.

  • 7
  • 14.08.2012
  • 07:04:53 hs
Liliana

Concuerdo con lo que se afirma en el primer párrafo y la acotación de Samuel. Sin embargo, eso funciona en una sociedad ordenada, eficiente y con seguridad jurídica, lo cual no corresponde a nuestra realidad. La empresa en nuestro caso, debe blindarse a sí misma si es que piensa en su supervivencia al largo plazo…una buena opción es justamente la responsabilidad social..
Lo de las PYMEs, complicado de coordinar.

  • 8
  • 14.08.2012
  • 10:52:58 hs
Walter Chanca

La RSE se confunde con la filantropía empresarial, en muchos casos desde las propias empresas o de las personas que dirigen las empresas, creo que existen experiencias de las alianzas que están dando resultados positivos, en la medida que las comunidades se insertan al mercado serán menos dependientes de los programas sociales.

  • 9
  • 21.08.2012
  • 04:26:24 hs
José Calderón

Si leenla Memoria de la Sociedad Nacional de Mineria 2011, observarán que en un proyecto de responsabilidad social de la Transportadora de Gas del Perú se habla de aumentar las curcas de cacao de 300 a 600 kilos por Ha. En Costa de Marfil producen no menos de 3000 a 5000 kilos por ha. De hecho muchos proyectos bien intencionados ameritan un mayor conocimiento de las actividades que REALMENTE son de bienestar económico para personas que viven con un siglo de atraso.

  • 10
  • 20.08.2012
  • 06:11:38 hs
yori cisneros cuellar

Pienso que RSE debe comenzar por casa.Qué hago yo intentando decorar algunos aspectos que me dan una imagen falsa de RSE, si mi entorno interno esta muy maltratada, no existe bienestar de mis colaboradores, no somos competitivos, no doy especial atención a mis clientes. Hagamos un esfuerzo para comenzar de adentro hacia afuera y asi lograremos un respeto bien ganado de la sociedad.

  • 11
  • 04.10.2012
  • 05:05:06 hs
Susana Tejada

Hola Elsa, siempre es interesante leer tus artículos y poner los puntos sobre las “íes”.
Que un plan de RSE contemple acciones filantrópicas no lo exime de desarrollar las acciones necesarias para eliminar, mitigar o remediar los impactos negativos generados por las acciones propias de su actividad. En muchos casos se le exige a la Empresa que funja de estado, que brinde luz, agua, desagüe, carreteras etc a una población que no la tiene… se debe comprender que un sector es el estado con su propio rol y “responsabilidades” y otra cosa es la empresa con su rol y “sus responsabilidades”… de qué vale que una empresa pueda abastecer de todos los servicios a una comunidad si dentro de la propia empresa aun sus prácticas van en contra de toda norma (e.g. altos niveles de contaminación sin respetar los LMP), es decir, ni siquiera cumple la ley y además hay gran indice de accidentalidad, rotación etc… es una ambivalencia perniciosa o como dice el dicho “por fuera flores, por dentro temblores”
Recuerdo que una persona me decía “la empresa debe DEVOLVER a la sociedad parte de lo que gana” y tiene razón, pero esa devolución no debe ser caritativa, sino justa! y como dice Porter, crear un valor “Compartido” beneficioso para mis partes interesadas y beneficioso para la empresa.

  • 12
  • 12.09.2012
  • 10:26:05 hs
Antonio

Veo el interés que despierta el articulo sobre la RSE, que lamentablemente en el Perú se viene desarrollando de una forma muy incipiente y tan solo para la foto, desde un enfoque filantrópico. Debo aclarar que la RSE, se desarrolla dentro de un marco etico, que para que funcione debe ser desarrollado como politica de las empresas, por los dueños/accionistas. Les recomendaría, de mantener un mayor interes en la RSE, el PAE de Responsabilidad Social Empresarial, que lo viene dando la Universidad ESAN, que es muy bueno e interesante, por la nueva vision estratégica que los motivara para ser aplicado en sus empresas.

  • 13
  • 12.09.2012
  • 02:52:27 hs
Elsa Del Castillo

De acuerdo, gracias por tu comentario. Les recomiendo tambien la nueva maestria en Gestion de la Inversion Social que estamos lanzando en la UP.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño