Escenarios prospectivos internacionales para el 2022 frente a la pandemia

El Consejo Chileno de Prospectiva y Estrategia acaba de difundir el informe de Millennium Project y la Cruz Roja norteamericana sobre escenarios al 2022 a propósito de la pandemia del covid-19. Se trata de un estudio de análisis prospectivo que engloba las visiones de diferentes paneles de expertos compuestos por médicos, profesionales de la salud pública, personal de socorro de emergencia, economistas y futuristas. Si bien se realizó para EE.UU. es útil para todo el mundo.

El Proyecto Millennium es un grupo de reflexión participativo global establecido en 1996 bajo el Consejo Americano de la Universidad de las Naciones Unidas que se independizó en 2009 y ha crecido a 67 grupos de instituciones e individuos que conectan perspectivas locales y globales. Su propósito es mejorar las expectativas de la humanidad para construir un futuro mejor. Tiene como misión mejorar el pensamiento sobre el futuro y hacer que ese entendimiento esté disponible para todos.

Análisis prospectivo
El análisis prospectivo y de estudios de futuro son disciplinas relativamente recientes que tienen alrededor de 60 años en la tradición anglosajona y francesa. Este se concibió como una realidad múltiple donde coexisten diferentes futuros posibles; de estos hay algunos que son más o menos probables y también se puede identificar el futuro deseable. Godet (1993) señala que la prospectiva es una reflexión para iluminar la acción presente con la luz de los futuros posibles.

Coates (1985) señala que es un proceso mediante el cual se comprenden mejor las fuerzas que moldean el futuro de largo plazo; fuerzas que han de tomarse en cuenta para la formulación, planeación y toma de decisiones de política pública. La prospectiva incluye medios cualitativos y cuantitativos para monitorear claves e indicadores de las tendencias y desarrollos en evolución; y su mayor y mejor utilidad se alcanza cuando está directamente vinculada al análisis de las implicancias de la política pública. La prospectiva nos da preparación para satisfacer las necesidades y aprovechar las oportunidades del futuro.

El estudio que nos ocupa se centra en las variables salud, económica, social y política. Se incluyen tres escenarios: línea de base, sin sorpresas, decisiones buenas y malas, y combinación de elementos de los escenarios 2 y 3. El pesimista, negativo plausible con malas decisiones, con elevado conflicto social y político. Por último, el positivo plausible, con buenas decisiones y ciudadanía responsable.

Línea de base
Se ha aprendido que poner todas nuestras esperanzas en una vacuna fue imprudente. Con sólo una eficacia promedio de la vacuna del 55% y sólo el 55% de la población que se vacunó para enero de 2022, la inmunidad colectiva aún no se ha logrado y la enfermedad no desaparecerá pronto. Se está aprendiendo a manejarla como se hizo con otros problemas crónicos como el Sida. La pandemia ha acelerado la implementación de tele-todo y aplicaciones de inteligencia artificial.

La recesión en EE.UU. parece que conducirá a depresiones en muchas partes del mundo. El ingreso per cápita ha caído en todo el mundo y las desigualdades han aumentado. La voluntad política de continuar con el apoyo financiero a las empresas, el desempleo y los presupuestos estatales ha sido irregular. Como resultado, los recursos médicos y de salud pública se tambalearon de un lado a otro a medida que el covid-19 continuó aumentando y resurgiendo, mientras el hemisferio norte ingresaba a la temporada de gripa por segunda vez (o tercera vez) durante la pandemia en esta temporada 2021/2022.

La persistencia de la pandemia ha deprimido a gran parte de la nación, tanto psicológica como financieramente, hasta que las leyes de recuperación nacional comenzaron a mejorar la coordinación frente a la pandemia; la recuperación económica y la moral estadounidense están iniciando. Se ha soportado el deprimente ritmo de las enfermedades, la muerte y el declive económico, y ahora se espera que emerja mejor preparado, con innumerables innovaciones para abordar futuras pandemias.

Por primera vez en la historia, el mundo entero ha tenido un “tiempo de espera” simultáneo que detuvo las cosas como de costumbre, ralentizó el ritmo de la vida y dio tiempo para que muchos reconsideren todo, desde el significado del trabajo hasta el propósito de la educación y las prioridades en la vida. El sentido de comunidad local ha regresado con un énfasis renovado en la resiliencia (resistencia) local y la solidaridad global puede haber aumentado. Hoy se entiende la necesidad de colaboración internacional para abordar la próxima pandemia, al igual que la necesidad de responsabilidad personal por el uso de máscaras, distanciamiento físico, lavado de manos y uso de aplicaciones de rastreo.

La atención se centra ahora en mejorar el sistema de seguro médico estadounidense para acercar a la nación a la cobertura universal. Los planificadores militares y de salud pública extraen lecciones para abordar las posibilidades futuras de la guerra biológica y comienzan a comprender cómo el calentamiento global está cambiando el patrón mundial de enfermedades. EE.UU. ha resistido.

En el caso de las economías pobres la situación no pintaría bien en el escenario base. La segunda (o tercera) ola en estas regiones en 2021 resultó ser incluso peor de lo esperado y se vio agravada por el aumento de la hambruna, debido a las sequías del calentamiento global y los cierres periódicos que interrumpieron la agricultura y las cadenas de suministro. La devastación de los recursos médicos, sanitarios y económicos durante la primera ola dejó a estas regiones expuestas al virus con una defensa inadecuada. Los ingresos por exportaciones, turismo y remesas casi desaparecieron. Además del agotamiento de sus recursos financieros internos, la ayuda externa también se agotó durante la primera ola.

Estas oleadas han dado lugar a nuevas mutaciones en el virus, que requerirán nuevas investigaciones para los tratamientos y la eficacia de la vacuna a medida que estos virus regresen al norte en el Año Nuevo de 2022. Afortunadamente, las autoridades e investigadores internacionales tendrían la capacidad para atender las mutaciones que deben recibir mayor atención.

Arrogancia, depresión y discordia
Se trata de un escenario negativo plausible que parte de la demora de las autoridades en reconocer las amenazas de la pandemia; no hubo estrategias o políticas coherentes para abordarlas. Las medidas tomadas por algunos estados y gobiernos locales llegaron demasiado tarde. Como resultado, a principios de 2022, unas 600,000 personas habían muerto de covid-19 y cientos de miles más habían muerto a causa de las consecuencias indirectas de la pandemia. En su punto máximo, el número de nuevas infecciones identificadas norteamericanas alcanzó las 70,000 por día.

Muchas de las suposiciones iniciales sobre el covid-19 han resultado ser ingenuas y apenas se están comenzando a descubrir las consecuencias a largo plazo de estar infectado y “curado”. A pesar de los esfuerzos realizados en todo el mundo, no hay esperanzas de una vacuna probada y eficaz en el corto plazo. Sigue habiendo muchas incertidumbres, lo que complica las estrategias que se basan tanto en el seguimiento de la infección como en la desaceleración de la velocidad de la mutación del virus. Los problemas médicos eran graves, pero las políticas establecidas en un intento por contener el virus también pasaron la factura.

La falta de estrategias claras también condujo a un desastre social y económico; la inflación ha aumentado a casi el 10%, las empresas, pequeñas y grandes quebraron y una recuperación en forma de “K” (severa y extremadamente desigual) está ampliando la brecha entre quienes ganan y quienes sufren cada vez más las consecuencias de la pandemia. Incluso los optimistas no esperan que el PBI vuelva a los niveles anteriores al covid antes de finales de 2023. Unos 40 millones de personas en Estados Unidos corrían el riesgo de perder sus hogares con un efecto desproporcionado en ciertos grupos étnicos.

Hay convulsión social; el crimen y los suicidios se mantienen en niveles incómodamente altos en todas partes. El número de personas que se trasladan de áreas de alta infección a áreas donde las condiciones parecen ser mejores está aumentando y algunos estados prohíben la libre circulación de personas. La violencia aumenta, el despliegue de tropas y la posibilidad de la ley marcial para mantener el orden son considerados por muchas personas como una amenaza para la libertad. Otros ven el despliegue de tropas como medidas de sentido común, esenciales para la seguridad pública. Además, está aumentando la amenaza de que terroristas u otros grupos criminales adquieran el virus y lo desplieguen para lograr ciertos objetivos.

La percepción de inseguridad aumenta. El racionamiento nacional de algunos productos básicos podría establecerse y funcionar como durante la Segunda Guerra Mundial. Las largas filas en los bancos de alimentos y las oficinas de desempleo son cada vez más largas. La demanda de asistencia de organizaciones de apoyo como la Cruz Roja alcanza niveles sin precedentes. Sin embargo, con cada vez menos donaciones y menos voluntarios, sus recursos se están agotando cada vez más.

Las cosas salieron bien
Mirando a mediados de 2020, es llamativo pensar que todos los elementos para la eventual recuperación se conocían y estaban disponibles, incluso antes de que el virus comenzara a esparcirse a principios de enero de 2020. Sin embargo, el virus arrasó con la población debido a que no se tomaron medidas efectivas en las primeras semanas de la pandemia y la continua respuesta descoordinada durante el resto de 2020, agravada por la negación del virus, la falta de liderazgo central y la politización de la pandemia que frustraron activamente los esfuerzos de los profesionales de la salud pública para diseñar y desplegar estrategias efectivas.

Al final, se hizo tardíamente lo indecible por resolver el problema; y funcionó. La pandemia fue derrotada por una combinación de medidas de salud pública probadas y verdaderas, aumentando gradualmente la aceptación pública de las nuevas normas de comportamiento y, lo que es más importante, una nueva administración se centró en crear un esfuerzo de todo el gobierno que reuniera los elementos necesarios para gestionar la amenaza del covid-19. Esta respuesta gubernamental incluyó una mayor coordinación de los gobiernos municipales y estatales entre sí y con el gobierno federal.

El punto de inflexión llegó a principios de 2021 cuando las muertes por la pandemia superaron las 500,000 y una nación cansada y conmocionada estaba lista para unirse a regañadientes en torno al plan de la ciencia y las políticas de la nueva administración para finalmente superar la pandemia. Se reconoció que el despliegue completo de una vacuna aún está en el futuro. El plan se centró en coordinar los esfuerzos que alguna vez fueron independientes de una manera que aseguraran el máximo efecto positivo. En pocas palabras, los políticos desconcertados dieron un paso atrás, los escépticos ampliamente superados en número guardaron silencio y los expertos en políticas y salud pública finalmente pudieron trabajar sin ser molestados.

Esto, a su vez, creó un contexto en el que se pudo aprovechar al máximo las innovaciones médicas que finalmente llegaron. Se desarrollaron vacunas y marcaron una gran diferencia, pero los líderes aliviados atribuyeron silenciosamente su éxito a la importante coordinación que frenó el contagio y les permitió aprovechar al máximo las herramientas que tenían a mano. Finalmente, EE.UU. restableció la colaboración y coordinación internacional, que incluyó trabajar con la Unión Europea y con China, así como la reincorporación a la Organización Mundial de la Salud y los esfuerzos de colaboración global para desarrollar y desplegar vacunas a nivel mundial, así como equipos médicos y terapias.

Algo Más
Si el escenario base es negativo para nuestras sociedades y economías, se debe evitar a toda costa caer en el segundo. Es imprescindible que nuestras autoridades y políticos atiendan nuestras urgencias; no hay tiempo para discusiones estériles. A nosotros nos corresponde pensar, analizar, diseñar y articular respuestas frente a los retos que nos imponen estos escenarios internacionales.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño