CÓMO COMPRAR UN FERRARI POR EL PRECIO DE DOS TOYOTA

Hace un tiempo y conduciendo por la autopista para asistir a una importante reunión en el centro de Los Ángeles, me encontré en medio de un embotellamiento de titánicas proporciones. Todos los vehículos se encontraban completamente detenidos en la Interestatal 5 producto de un accidente entre un par de automóviles: un Toyota Corolla y un Toyota Yaris.

5-freeway-sign

 

De acuerdo con los reportes que emitía la radio, la hilera de autos se extendida unas tres millas a lo largo de los cinco carriles de la autopista. Con todo el tiempo disponible, comencé a pensar acerca de los costos de oportunidad que ese accidente representaba para la economía de la Ciudad.

Ante dos o más alternativas, el costo de oportunidad es el valor de la mejor alternativa posible a la que renunciamos cuando elegimos un curso de acción determinado. Por ejemplo, cuando estamos ante la disyuntiva de elegir entre la alternativa A –pedir un préstamo al banco para ampliar la capacidad de nuestra fabrica y aumentar la producción de nuestro producto- o; la alternativa B –seguir produciendo la misma cantidad de producto y evitar endeudarnos con el banco- y elegimos la alternativa A, nuestro costo de oportunidad será el valor de B que es la alternativa que rechazamos.

Volviendo a la autopista, un automóvil promedio tiene un largo de 17 pies a lo que debemos añadir 2 pies adicionales de espacio entre cada vehículo. Una milla tiene 5,280 pies por lo que en una milla de autopista caben aproximadamente unos 277.9 automóviles de tamaño estándar. (5,280 /19).

Ahora bien, esa parte de la Interestatal cuenta con cinco carriles, por lo tanto habían, en promedio, unos 1,389 autos detenidos por milla de autopista (277.9 autos x 5 carriles).

Tomando en consideración que el embotellamiento se extendía unas tres millas, la cantidad total de autos detenidos por el accidente era aproximadamente de 4,168 (1,389 autos x 3 millas). Pero esta es sólo la mitad de la historia.

El accidente detuvo a los vehículos en la autopista por espacio de 2.5 horas, interrumpiendo el viaje de cuando menos 4,168 personas (como no podemos conocer cuántas de éstas conducían por el carril de viaje compartido, consideraremos que solamente había una persona por auto). Cada uno de estos conductores dejó de ganar 2.5 horas de potenciales ingresos en la autopista, lo que dio como resultado una pérdida aproximada de 10,420 horas/hombre.

De acuerdo al Sacramento Business Journal, California es el segundo estado con mayores ingresos promedios de la Unión Americana. Es decir, la población laboral compuesta por algo más de 16 millones de personas gana por hora unos $24.96 dólares en promedio (no estamos hablando de salario mínimo por hora). Sí asumimos que la población laboral de California se encontraba estadísticamente representada por estratos y en forma proporcional entre los 4,168 automovilistas detenidos por el accidente, entonces la cantidad de potenciales ingresos que se perdieron durante esas dos y media horas fue de unos 260,083 dólares (4,168 automovilistas x $24.96 la hora/hombre x 2.5 horas).

Sin considerar otras externalidades, la economía californiana dejó de percibir más de un cuarto de millón de dólares que no se consumieron en restaurantes, cines, educación, viajes, comida, ropa, vivienda, etc.

Además, la misma Ciudad de Los Ángeles perdió su parte en impuestos que hubieran generado estos ingresos y encima tuvo que pagar la gasolina, sueldos y demás beneficios de los bomberos, paramédicos, policías y otros personajes que se dieron cita a tan magno evento.

Demás está decir que este accidente no reportó heridos graves y dejó como saldo directo menos de $10,000 en daños materiales.

Un Toyota Yaris nuevo cuesta unos $15,000 y un Toyota Corolla unos $17,000. Sí los dos vehículos siniestrados hubieran sido declarados pérdida total por las compañías aseguradoras, ni siquiera bajo este escenario el precio de conjunto de tal pérdida, unos $32,000, hubiera justificado jamás tanto gasto de recursos.

Esta fue una clase magistral de cómo no deberían ser calculados los costos de oportunidad.

Ah, me olvidaba, con los $260,083 que se perdieron por las horas/hombre no trabajadas a causa del accidente, bien se pudo comprar al contado un hermoso Ferrari 458.

¡Sólo en América se puede comprar un Ferrari por el precio de dos Toyota!

COMENTARIOS

  • 1
  • 02.12.2016
  • 05:18:15 hs
Jessica Morales

Excelente explicación!

  • 2
  • 02.12.2016
  • 02:20:43 hs
Yalili c.s

Me encanto.

  • 3
  • 02.12.2016
  • 02:53:21 hs
Juan Manuel C

Un artículo de genio. Fantástica explicación, te felicito.

  • 4
  • 02.12.2016
  • 09:56:09 hs
Percy Muñaqui

Muy buena, solo considerando una persona por auto, si van dos por auto, serian dos Ferrari

  • 5
  • 02.12.2016
  • 09:56:55 hs
Percy Muñaqui

Muy buena, si consideramos 2 personas por auto seria 2 ferrari

  • 6
  • 02.12.2016
  • 11:26:08 hs
Carlos Dávila C.

Maestro! que forma de enseñar conceptos. Si mi profesor de economía me hubiera explicado estos conceptos como tu lo haces, hoy yo sería ministro. Gracias por compartir.

  • 7
  • 07.12.2016
  • 12:13:10 hs
Jean Martin Zavala

Muy divertido el articulo,gracias.

  • 8
  • 07.12.2016
  • 03:04:04 hs
Julian Aquije

Buenisimo!!

  • 9
  • 09.12.2016
  • 06:20:43 hs
CARLOS CARTOLIN

COSTOS DE OPORTUNIDAD……….INTERESANTE

  • 10
  • 14.12.2016
  • 12:36:14 hs
Robert Gomez

No se trata de buscar lo excepcional para resaltar… se trata de hacer de lo cotidiano algo excepcional… excepcional descripción en algo tan cotidiano … felicitaciones y gracias por compartir la visión y conceptos.

  • 11
  • 21.12.2016
  • 02:33:17 hs
Norys Sierra

Magnifico análisis, sin duda una clase magistral sobre costos de oportunidad.Felicitaciones! y gracias por el aporte.

  • 12
  • 27.12.2016
  • 03:58:08 hs
Wilfredo Paredes

Un análisis genial, Costos de Oportunidad, una más para mi libro, nunca es tarde para aprender, lo felicito por este análisis.

  • 13
  • 22.02.2017
  • 10:48:05 hs
luis escobar

Maestro, siempre he escuchado el término de “costo de oportunidad”, y casi nunca le he dado importancia, será quiza porque no me he detenido a analizarla. gracias a tu artículo super interesante he analizado y, me sorprendo al pensar la cantidad de dinero que estoy perdiendo.
Le comento. que tuve una empresa de proveedurias de frutas y verduras y “gracias” a unos tipos me he ido a la bancarota. unos tipos que dicen llamarse empresarios pero choque con una tira de pendejos que desaparecieron si pagarme. pero bueno, ahi estoy intentando salir del hoyo que me dejaron.

    • 14
    • 23.02.2017
    • 12:19:48 hs
    Jorge L. Boza

    Luchito gracias por tu comentario. La bancarrota es un estado pasajero. Siempre hay que darle hacia adelante y patearle el trasero a la competencia.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño