Pensando laboralmente

César Puntriano

Propuestas para reducir la “informalidad salarial”

Según cifras del INEI, comentadas en el Diario Gestión (18.02.2019), en Lima Metropolitana, el ingreso promedio mensual proveniente del trabajo durante el trimestre noviembre 2018-enero 2019 fue menor en S/ 29.10 en comparación con el trimestre similar del año anterior.

En las zonas urbanas del país, añade el INEI, al cierre del 2018, los ingresos mensuales alcanzaron los S/ 1,560.30, en promedio, lo que significó un incremento de apenas 1.1% respecto al año 2017 (S/17.20).

Considerando que la inflación de 2018 ha sido de 2.48%, el peruano promedio que trabaja ha perdido poder adquisitivo (Editorial Diario Gestión 20.02.2019).

La informalidad por su parte es aún mayor al 70%, lo que evidencia que no se vienen aplicando medidas concretas que permitan disminuirla.

En un contexto como el actual, con altas tasas de empleo informal y con reducción en el poder adquisitivo, hitos que sin duda influyen en un bajo índice de afiliación y aportes a la seguridad social, no es razonable pensar en permitir que los trabajadores retiren sus fondos de pensiones para emplearlos en fines distintos para los que fueron creados, como financiar una vivienda, cubrir necesidades durante el desempleo, o cualquier otro objetivo distinto al previsional. Si bien para algunos el Estado no puede asumir un rol paternalista, la conocida poca preocupación por parte de las personas en su vejez, obliga a tomar este tipo de medidas restrictivas, ya que de lo contrario la sociedad en su conjunto asumirá en el futuro el costo de contar con personas carentes de total protección social. Para algunos ese rol corresponde al Estado, pero seamos realistas, nuestro Estado no es el de bienestar europeo para asumir pensiones y tampoco pretendemos serlo.

Volviendo al tema laboral, vemos que el panorama no ha mejorado. La informalidad sigue alta y los ingresos bajos. Sin duda lo primero impacta en lo segundo pues la informalidad no solamente supone que el empresario se desenvuelva en el sector informal no otorgando beneficio laboral alguno a su personal y pagando remuneraciones inferiores al mínimo vital sino también se refiere al empresario formal que sigue generando informalidad. Esta informalidad en lo formal se manifiesta en la contratación fuera de planillas, el uso irregular de contratos temporales, el pago de parte de los salarios fuera de planilla, entre otras situaciones, que en nuestra opinión, no surgen gratuitamente sino también por efecto de la rigidez del sistema laboral, los altos costos laborales, etc.

Detengámonos en el pago de remuneraciones fuera de planilla o lo que llamo “informalidad salarial”. Lo que ocurre en este caso es que parte de las remuneraciones de los trabajadores se pagan de manera informal, exigiéndose al trabajador que gire un recibo por honorarios, que puede ser de un tercero, abonándose el dinero en efectivo o mediante depósitos del exterior de empresas vinculadas, etc. Esta conducta obedece, muchas veces, al alto costo laboral no salarial que existe en nuestro país. Recordemos que bordea el 50%, es decir, que por cada S/1 que paga el empleador, S/ 0.50 se adicionan como costo laboral. ¿Qué incentivos tiene el empleador formal en este escenario para pagar todo el salario en planilla o simplemente incrementarlo?

Pagar parte de la remuneración fuera de planilla es una conducta reprobable pero no nos quedemos solamente en la crítica. La legislación contempla una serie de ingresos no remunerativos que pueden emplearse para mejorar la condición económica del personal sin incurrir en mayores costos laborales, como por ejemplo, cubrir los pasajes del personal, ayudarlos con los gastos escolares, apoyarlos en su alimentación, entregarles bienes de propia producción del empleador, entre otros. Sin embargo, muchas veces son insuficientes pues el empleador aún considera que el costo es alto y además muchos de ellos no se pueden pagar con frecuencia mensual.

Debería evaluarse permitir al empleador que un porcentaje de los ingresos de su personal, entre el 15-20% por ejemplo, pueda ser pagado mensualmente sin que ello genere mayor costo laboral. Hace unos años se evaluó el pago de una suma mensual no remunerativa pero se optó por introducir el acertado sistema de las prestaciones alimentarias. Quizás sea hora de volver a analizar dicha posibilidad pues el foco de atención no debe limitarse al sector informal, lo cual sin duda es urgente sino también a la informalidad de los formales.

 

 

 

 

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño