Pensando laboralmente

César Puntriano

Aportes para reducir la brecha salarial entre varones y mujeres

La Organización Internacional del Trabajo (OIT),  en el estudio denominado “perspectivas sociales y del empleo en el mundo tendencias 2019”, publicado en enero de este año, afirma que persiste una gran brecha entre los géneros en la participación laboral, toda vez que la tasa de participación femenina fue del 48% en 2018, cifra muy inferior a la masculina, que fue del 75%. Señala la OIT que el año pasado, 3 de cada 5 de los 3500 millones de integrantes de la fuerza de trabajo mundial eran varones.

Añade el estudio que existe un déficit generalizado de trabajo decente, toda vez que muchos trabajadores se ven obligados a aceptar trabajados informales, mal remunerados, con escaso o  nulo acceso a derechos laborales. Se calcula que en 2018 había 172 millones de personas desempleadas en el mundo, una tasa de desempleo del 5%.

El avance hacia la consecución de las metas del Objetivo de Desarrollo Sostenible 8 (ODS 8), dice la OIT, ha sido más lento de lo previsto. El ODS 8 de las Naciones Unidas,  exhorta a la comunidad internacional a «lograr el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todas las mujeres y hombres, incluidos los jóvenes y las personas con discapacidad, así como la igualdad de remuneración por trabajo de igual valor» para 2030.

Asimismo, en el Informe Mundial sobre Salarios 2018/2019, la OIT señala que, en muchos países las mujeres tienen un nivel de educación superior que los hombres que ostentan las mismas categorías ocupacionales, aunque cobran salarios inferiores. La brecha salarial existe, sin duda.

Según el INEI, en nuestro país, las mujeres ganan casi en promedio 30% menos que los hombres. Para reducir la brecha se puede, entre otras medidas:

(i)      Mejorar la educación: Dejando de lado roles estereotipados del hombre y la mujer. Es fundamental comenzar desde casa.

(ii)      Incentivar buenas prácticas como la evaluación del currículum de los postulantes sin reparar en el sexo (masculino o femenino). Esto se conoce como currículum ciego.

(iii)     Definir puestos de trabajo según competencias técnicas.

(iv)     Abonar complementos salariales (bonos, asignaciones, etc), en base a la productividad. Con ello se evita atender al género para el pago de las mismas.

(v)     Tener en cuenta al personal con jornada a tiempo parcial o reducida (en su mayoría mujeres en razón a sus responsabilidades familiares) para mejoras salariales, promociones.

(vi)     Fortalecer al teletrabajo. La normativa no lo incentiva por su rigidez.

(vii)    Prohibir cualquier tipo de trato discriminatorio en el centro de trabajo y capacitar al personal sobre la importancia y vigencia de la igualdad en la empresa.

(viii)    Requerir que las empresas abonen igual remuneración a aquél personal cuyo trabajo valga igual. Esto se refuerza con lo dispuesto por la Ley 30709, que exige a las empresas categorizar objetivamente a su personal y elaborar políticas salariales que sean difundidas entre su fuerza de trabajo evitando cualquier trato discriminatorio. Para que esta norma tenga la aplicación que se espera, debe existir una agresiva campaña de difusión de sus bondades por parte de las autoridades competentes.

También, dice la OIT, se debería abordar la infravaloración del trabajo de las mujeres en las ocupaciones e industrias muy feminizadas, mediante, por ejemplo, el aumento de los salarios o beneficios en las mismas.

Adicionalmente, se puede repartir en forma más equitativa las tareas familiares entre hombres y mujeres, y generar servicios adecuados de guardería y cuidado de los ancianos, lo que haría que las mujeres tomaran decisiones distintas en relación con sus elecciones de ocupación y trabajo. Hace poco se presentó un proyecto para impulsar que las empresas implementen guarderías. Esa no es la solución. El Estado debería ocuparse de ello mediante políticas públicas efectivas que aborden de manera amplia la discriminación contra la mujer en nuestro país y su manifestación en la enorme brecha salarial. Por ejemplo mediante programas que asistan a la mujer en su retorno a la vida laboral activa sin generar costos adicionales a las empresas pues ello podría generar mayor discriminación.

Exhortamos a nuestras autoridades a atender esta situación y tomar medidas concretas.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño