Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El Nuevo Normal

El 11 de mayo está marcado en el calendario de todos los peruanos. Luego de dos ampliaciones de la cuarentena y de que la economía no da para más, pareciera que el Gobierno tendrá que declarar que ese día podremos volver a “la normalidad”.

Como señala Michel Adum*, este “Nuevo Normal”, traerá cambios importantes a nuestras vidas. Cedo mi columna para que nos expliqué en que consistirán estos:

“El planeta va a seguir girando. La vida continúa. En algún momento vamos a regresar a trabajar, a ver a nuestras familias, a nuestros amigos. Deberemos volver viajar sea por trabajo o por placer. Los estudiantes deberán volver a estudiar de una u otra manera.

Muchas cosas, sin embargo, van a ser diferentes, tienen que serlo. Lo que considerábamos normal dejará de serlo. Pero ¿cómo nos adaptamos a ese nuevo normal?

La peste negra arrasó con 50 millones de personas entre los años 1340 y 1400. Esa pandemia nos dejó como aprendizaje nuevos hábitos que hoy consideramos normales para la mayoría de las culturas en el mundo. Aparece por primera vez el concepto de higiene personal, lavarse las manos antes de comer, lavar y cocinar bien los alimentos, la higiene dental, el baño diario con agua limpia y jabón. Separar a los animales en un ambiente diferente de la casa, en especial a los roedores. Separar la basura y colocarla dentro de contenedores específicos y no tirarlos a la calle o al riachuelo más cercano.

Vemos entonces que no es fácil cambiar un hábito. Han pasado 600 años desde la peste negra y todavía hoy necesitamos recordar que el mejor hábito para prevenir algunas enfermedades es la higiene personal y la higiene en casa, especialmente el lavado de manos y de las superficies que tocamos.

Existen además otros hábitos que quizá nosotros los latinos miramos con rareza y que también tienen su origen en antiguos brotes o epidemias. Saludarse sólo con una reverencia evitando besos y abrazos. Sacarse los zapatos y dejarlos afuera antes de entrar a una casa, y lavarse cara, brazos y pies al entrar. Utilizar una mascarilla cuándo se tiene gripe. Mantener una distancia prudente con personas desconocidas. Todos estos hábitos los siguen en el aeropuerto, en el bus, en el taxi, en los ritos religiosos, en el mercado, en el teatro, en el cine, en un hospital, en la calle, etc.

Existen otros hábitos que desde hace ya un tiempo están intentando abrirse paso por motivos diferentes pero que ahora hacen aún más sentido. Usar nuestra bicicleta antes que un taxi, un bus o nuestro auto si la distancia es razonable. Ya hace varios años empezamos a aprender a hacer nuestras compras a través de internet, los que se animaron a hacerlo antes la han tenido más fácil ahora. Claro, ahora debemos extender nuestros hábitos de higiene a los artículos que recibimos antes de ponerlos al alcance de la familia.

También debemos pensar en los hábitos que ya no son convenientes. Compartir un vaso, el plato, la cuchara, la pipa del mate cocido poco a poco dejarán de ser parte del nuevo normal. Compartir un cigarrillo o incluso fumarlo dejarán de ser parte del nuevo normal también.

La forma de estudiar ya cambió.  Estudiar a distancia toda o al menos parte de la currícula es algo que sabemos que funciona hace mucho tiempo para los niveles de post-grado. Sin embargo, este nuevo normal presenta grandes retos para el sistema escolar. Los colegios, los maestros, los alumnos, y los padres tenemos mucho en qué pensar ahora para que este nuevo normal funcione. El impacto en el funcionamiento de un hogar no es menor, los padres hemos tenido que asumir un rol mucho más activo en la educación de sus hijos. Los que tienen hijos en edad escolar entienden perfectamente El mismo Estado tiene también varios retos por enfrentar, desde de adaptar la currícula y su forma de fiscalizar la calidad de la educación, hasta encontrar la manera de promover que cada hogar del país tenga internet.

En el trabajo deberemos adquirir nuevos hábitos también. La tecnología informática hoy nos permite reunirnos de manera virtual. Instalar el teletrabajo dentro de lo posible parece ser algo que esta pandemia nos ha dejado como aprendizaje. Ya algunas empresas están analizando la posibilidad de mantener este régimen de manera permanente y reducir sus oficinas o incluso mudarlas a un espacio tipo co-working para cuándo eventualmente sea necesario tener reuniones presenciales. Muchos encuentran en este cambio un regalo por la flexibilidad que trae consigo, otros lo encuentran como un reto enorme que los obligará a replantear su forma de enfrentar su día, en especial si la pareja, los hijos y otros familiares también están en casa haciendo lo suyo. Este aspecto del nuevo normal sin duda es uno de los más complejos.

Los gastos en casa podrían incrementarse por consumo de agua, electricidad, alimentos, servicio de internet. Compensarán por otro lado el gasto en transporte, en ropa y quizá una mejora en nuestra salud por comer en casa y exponerse menos al estrés del tráfico.

Nuestras actividades de entretenimiento también cambiarán. Si la consigna es quedarse en casa, las plataformas de streaming ya han resuelto el problema a los que nos gusta el cine, las series o incluso la música en vivo. El teatro, sin embargo, deberá reinventarse y aprender a adaptarse.

En vez de salir a comer después del cine podemos pedir lo que nos provoque a la casa. Ya los servicios de reparto de comidas preparadas venían ganando terreno y esta será la forma de que los restaurantes sobrevivan, no es opcional.

Trabajo, educación, compras, y entretenimiento se harán cada vez más desde la casa. Cada uno podrá hacer su balance y hacer lo necesario para a adaptarse sin perjudicar su salud física, mental y emocional. Mientras más rápido pasemos de la negación a la aceptación será más fácil para todos.

Esta pandemia ha traído a mi atención que además de todos estos hábitos que nos veremos obligados a cambiar todavía existe uno que todavía no logramos incorporar en nuestra cultura colectiva. Hay algo en nosotros que por algún motivo todavía no nos permite ver que lo que le afecta a mi vecino me afecta a mí y que mis actos impactan a otros. Quizá este hábito sea el más retador, pero sin temor a equivocarme considero es el más importante. Aprender a respetar a los demás. Y el primer acto de respeto que debemos instalar en nuestros hábitos es cumplir con las normas.

Hemos visto a muchas personas buscando la menor excusa para abandonar la cuarentena poniendo en riesgo incluso a su propia familia. Cumplir con las normas en una sociedad que se precia de ser moderna es esencial, pero en una situación de pandemia es cuestión de vida o muerte y es lo primero que debemos incorporar en nuestro nuevo normal.

Debemos dejar de lado el egocentrismo de sentirnos superiores a los demás que nos ha llevado por años a cruzar la pista en vez de usar el puente peatonal, a tirar basura por la ventana del auto, a estacionar el auto dónde nos resulta más cómodo, a acaparar alimentos y papel higiénico en momento de crisis, a no pagar impuestos, a sobornar a la autoridad, a adueñarnos de lo que no es nuestro, a aprovecharnos de una posición de poder para beneficio propio, a discriminar a otros, a negarle derechos a otros, a propalar información falsa, a no respetar una cuarentena durante una pandemia.

Si algo positivo me ha dejado toda esta experiencia es que he podido reconectarme con lo esencial de mi existencia. He estado más cerca de mi familia, he extrañado a mis amigos, a mis compañeros de trabajo. He extrañado a las personas de mi vida. Y es precisamente de dónde me inspiré para escribir este artículo, en una de las personas importantes de mi vida, en mi abuela. La que me decía que me lave las manos antes de comer, que lave la fruta, que me bañe, que sacuda mi ropa antes de entrar a la casa, que respete a mis padres, a mis amigos, a los mayores, que me tape la cara cuando estornude, que no desperdicie la comida, que no diga mentiras, que sea compasivo y generoso. Que debo ser una persona de bien.

Y parece finalmente que lo que me dijo mi abuela y, que estoy seguro, la tuya también te lo dijo a ti, es lo que nos podría salvar”.

* Especialista Senior en Calidad, Seguridad y Salud Ocupacional, Ambiente, Seguridad Física y Manejo de Crisis. Tiene una amplia experiencia en sectores extractivos y de energía.

  • MBA, Ingeniero Industrial y Coach Ontológico Profesional. 
  • Experiencia multinacional en Latino y Norteamérica liderando equipos multiculturales y multifuncionales. 
  • Docente de pre y post grado.
  • Twitter: @MichelAdum
  • https://www.linkedin.com/in/micheladumabdala/

 

 

 

COMENTARIOS

  • 1
  • 04.05.2020
  • 09:02:33 hs
Liliana Avila

Mencionar a la abuelita … lindo toque

  • 2
  • 05.05.2020
  • 01:44:06 hs
Maruja Sáez

Es un artículo excelente, aprecio mucho el párrafo que empieza con la frase “Debemos dejar de lado el egocentrismo………..
Esta pandemia nos ha mostrado a los peruanos cómo la falta de educación puede incluso amenazar nuestra vida y la de los demás. Nos queda mucho trabajo por hacer para llegar a ser una sociedad digna y solidaria.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Marca Personal 360º

Silvia Moreno Gálvez

Creatividad al natural

Andrés Briceño

Mindset de CEO

Carla Olivieri

Clic Digital

IAB Perú

Market-IN

Jose Oropeza

Cuadrando Cuentas

Julia y Luis

Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Fuera de la caja

María Camino

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Profesor de ESAN Graduate School of Business Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño