Agenda Legal

Estudio Echecopar

Las penalidades en tiempo de pandemia y el cuidado para su deducción

Penalidades en tiempo de pandemia

Elaborado por: Rolando Ramírez-Gastón, socio, Cristina de la Piedra, asociada principal y Silet Becerra, asociada del Estudio Echecopar, asociado a Baker & McKenzie International

El incumplimiento de un contrato es un riesgo inherente a cualquier actividad empresarial. La crisis sanitaria y la declaratoria del Estado de Emergencia incrementaron este riesgo por obvias razones, materializando el incumplimiento de muchos contratos. Claramente en algunos supuestos la pandemia será considerada un evento de fuerza mayor por el que se determine que el incumplimiento no dará lugar al pago de una penalidad.

Sin embargo, existirán otros casos donde el incumplimiento no responda a la pandemia sino sea la consecuencia de una decisión de negocio basada en un análisis de los pros y contras de cumplir o no un contrato. Que no nos sorprenda que incluso aquellas empresas que sobrevivieron la etapa de confinamiento, en la cual sus ingresos fueron gravemente afectados o reducidos a cero, se vean forzados a adoptar esta decisión dentro de la fase 3 de reactivación económica en la que nos encontramos.

En este contexto, las empresas se están enfrentando al análisis de los pros y contras de cumplir o no con un contrato.  Claramente, uno de los aspectos en contra será el costo económico del pago de la penalidad, pero también el impacto tributario que se genere si este pago es deducible o no en el cálculo del impuesto a la renta.

Como regla general, todos los gastos son deducibles si están relacionados a generar y/o mantener la fuente de los ingresos. Además, para ser deducibles los gastos deben cumplir con las características de ser necesarios, generales, razonables y proporcionales a la generación y/o mantenimiento de la fuente de ingresos. Bajo estas reglas, en principio, las penalidades que deriven de contratos vinculados a las actividades del negocio de las empresas son gastos deducibles.

Sin embargo, es importante mencionar que la experiencia nos muestra que estos gastos son frecuentemente cuestionados por la SUNAT, principalmente debido a la falta de documentación que los acredita. En este contexto, si se toma la difícil decisión de incumplir un contrato y pagar una penalidad, lo mínimo que las empresas pueden hacer es asegurar esta deducción para efectos tributarios o al menos contar con la documentación que los coloque en una mejor posición frente a un posible cuestionamiento.

En aquellos casos en los que la jurisprudencia ha dejado la puerta abierta a la deducción, ésta ha sido consistente respecto a la documentación que se debe contar a efectos de acreditar la deducción de una penalidad. El documento más relevante para las empresas será el contrato en el que se establezca una cláusula penal. Este contrato debe señalar de forma anticipada los supuestos que generan el pago de la penalidad y el importe del mismo.

Las empresas deberán tener en cuenta que la deducibilidad de las penalidades no podrá ser acreditada sólo con correos electrónicos en los que se fije un monto de pago por penalidad y/o con el documento (nota de débito) que emita la parte agraviada que recibe a su favor el pago de la penalidad; en este punto la administración tributaria ha sido clara al señalar que estos documentos por si solos no son suficientes para que proceda la deducibilidad de un gasto.

Es importante advertir que al día de hoy aún existen criterios divergentes sobre la deducción del pago de penalidades (en la Tabla 1 describimos diversos criterios emitidos sobre la materia)[i]; existe jurisprudencia que insiste en que dichos gastos no cumplen con el principio de causalidad; incluso hay criterios que, equivocadamente, consideran que la deducción de una penalidad implica avalar la conducta de quien incumple con la finalidad de obtener beneficios tributarios. Evidentemente, las circunstancias que vivimos ponen en evidencia que los incumplimientos contractuales y el pago de penalidades responden a decisiones de negocios, cuyo fin es mitigar el incremento de las pérdidas.

El contexto que vivimos no puede ser un momento más propicio para que la Administración Tributaria sea consistente con la norma tributaria y deje clara la posibilidad de deducir el pago por penalidades. Situación similar se presenta para el caso del pago efectuado en el marco de transacciones extrajudiciales, si consideramos que el mismo es una penalidad, ¿Su deducción debería tener el mismo tratamiento tributario? Creemos que sí, pero es importante, dado el contexto actual, que esta situación se aclare.

 


[i] Tabla 1

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño