Menú Legal

Oscar Sumar

La pena de muerte NO salva vidas: respuesta a Juan Mendoza

Para mi, el único argumento definitivo y sólido a favor de la pena de muerte es que efectivamente sea disuasiva. Es decir, que gracias a ella, se cometan menos delitos y que -en definitiva- se salven vidas inocentes. Ese es justamente el argumento que ha defendido el economista Juan Mendoza al señalar que “La pena de muerte salva vidas. Cada criminal ejecutado salvaría la vida de al menos cuatro ciudadanos al tiempo que evitaría nuevas violaciones u otros execrables delitos”. Consideramos que la información brindada por el Dr. Mendoza no es concluyente y más bien se encuentra en contradicción con la mayoría de investigaciones serias sobre el tema.

 

vieja confiable

El Dr. Mendoza cita en su artículo la investigación de Isaac Ehrlich, una de las principales investigaciones sobre el tema, sin duda, pero que data de 1975! (aunque tiene investigaciones posteriores menos famosas sobre el tema). Bastante pan se ha rebanado desde entonces, como no es difícil imaginar. Lo que es más importante, la investigación de Ehrlich, en sus propias palabras, no es concluyente sobre la conveniencia de usar la pena de muerte. Por otro lado, el Dr. Mendoza asegura que nuevas investigaciones siguen el mismo camino, citando a la profesora Johanna Shepard. Sin embargo, esta profesora solo tiene una investigación sobre la pena de muerte (dentro de las decenas de investigaciones que ha hecho) y que ni si quiera muestra entre sus “selected publications” (ni ella está orgullosa de lo que dijo ahí, aparentemente). No es, ni por asomo, su tema de investigación.

Pero, más relevante aun, es que si bien se pueden encontrar algunas investigaciones que respaldan la hipótesis “pro-pena de muerte”, la mayoría de investigaciones serias sobre el tema concluyen que la pena de muerte no tiene efecto, tiene efecto negativo (es decir, mata a más personas de las que salva) o tiene un efecto ambiguo (disuade pero también genera el “brutalization effect” por ejemplo). En este sentido, el matemático John Lamperti, luego de hacer una revisión de las investigaciones sobre el tema, concluye:

[la idea de que la pena capital no tiene efectos es apoyada por una] abrumadora mayoría de los criminalistas líderes de América, que creen que la pena de muerte no contribuye a una reducción de los niveles de homicidios”*.

En el mismo sentido, Chan y Oxley, luego de revisar 74 de las principales investigaciones sobre pena de muerte, concluyen que 51 de ellas no apoyan la idea de que la pena capital ayude a reducir la criminalidad (y 60 si se suman los que consideran que existen efectos ambiguos o insignificantes) . Solo 14 estudios de 74, concluyen que sí existe un efecto significativo (ver Tabla 1, anexa al estudio).

Captura de pantalla 2017-11-03 a las 12.52.01

 

En otros estudios, se ha determinado que la pena de muerte puede tener el efecto inverso al esperado. Por ejemplo, se ha encontrado que cuando se trató de combatir la corrupción en China a través de la pena de muerte el resultado fue desastroso, desde que la corrupción aumentó, en lugar de disminuir. Los corruptos -como era de esperarse- no se quedaron con las manos cruzadas, sino que hicieron sus actos más difíciles de detectar y también corrompieron a funcionarios de mayor rango para que no les aplicaran la pena de muerte. Mientras que una pena menor podría ser aceptada como una consecuencia del delito, una persona condenada a la pena de muerte podría estar dispuesta a hacer cosas peores para librarse del castigo, como matar a los testigos. Algo similar podría pasar con los violadores. 

Sumados a la “brutalización” de la sociedad (la instauración de la pena de muerte podría tener el efecto adverso de “desensibilizarnos” sobre el uso de la violencia) y posibles efectos imprevistos de las penas; otra posible consecuencia negativa es la aplicación desigual de las penas. En Perú, las personas monetariamente pobres o de minorías podrían ser particularmente vulnerables a la aplicación de la pena máxima, desde que el racismo y la desigualdad social son problemas reales y de la mayor gravedad en nuestro país.

Considerando lo anterior, la sugerencia es tener un sistema racional de penas, lo más detallado y “particularizado” posible, que tome en cuenta el nivel “óptimo” de disuasión de delitos (Dilip Mookherjee y I. P. L. Png) en base a la dificultad de monitoreo, sanción y las circunstancias particulares de los delincuentes (todos tienen diferentes niveles de “sensibilidad” a la disuasión: algunos respetan la ley porque creen en ella –no necesitan ser disuadidos- y otros son incorregibles –no pueden ser disuadidos) y considere alternativas a la criminalización.  En Perú, tenemos una forma irracional de establecer penas, donde muchas veces delitos graves tienen penas bajas en comparación a delitos que consideramos baladí pero tiene penas muy altas. No existe una sistematización, ni una racionalidad real detrás de la forma en que nuestro Congreso establece las penas. [Como muestra, un botón: El Impacto de la Prensa en la Legislación Penal Peruana, por Ricardo Elías].

Además, los mismos autores (Dilip Mookherjee y I. P. L. Png) sugieren poner énfasis en el monitoreo, detección y sanción de los delitos, pues sí existe consenso acerca de que la “certeza” de ser atrapado funciona como factor de disuasión del crimen. “Tolerancia cero” a los violadores, es una mejor política que “pena de muerte”.

En conclusión, el argumento de que la pena de muerte tiene un efecto disuasivo tiene poco respaldo empírico, contrariamente a lo señalado por el Dr. Mendoza. Fuera de esto, no llama la atención que la pena de muerte sea la “vieja confiable” de los políticos peruanos cada vez que quieren distraer la atención de hechos más relevantes, como subsidios criminales o investigaciones sobre corrupción.

Captura de pantalla 2017-11-03 a las 13.26.27

* Traducción libre de: “[...] overwhelming majority among America’s leading criminologists, who believe that capital punishment does not contribute to lower rates of homicide”.

 

COMENTARIOS

  • 1
  • 03.11.2017
  • 02:28:15 hs
Gryzel Matallana Rose

Lo felicito por su elaborado artículo, aunque supongo que no muchas personas apreciarán sus concienzudas referencias, y casi, con seguridad, no lo hará ninguna de las víctimas.
Antes que nada dos aclaraciones: primero: estoy a favor de la “pena de muerte” para violadores de niños, y segundo: no considero, por eso las comillas, que se pueda hablar de “pena de muerte”, pues “pena” se refiere a un castigo que pagaría la culpa, y en este caso no considero que haya ningún castigo que podría pagar una culpa semejante. Prefiero llamarlo: profilaxis social.
Mi argumento de fondo: no creo que habría que ejecutar a los violadores de niños principalmente para disuadir a otros de cometer semejante crimen, aunque sí creo que habría un efecto positivo en ese sentido. Creo, como ciudadana que paga sus impuestos, que es inadmisible que ese dinero se destine a alimentar, vestir, dar cobijo, etc. a un sujeto demostradamente irrecuperable para la sociedad. Como economista conozco el concepto de costo de oportunidad: ¿vamos a gastar nuestros limitados recursos en sostener a un monstruo cuando podríamos dedicarlos a educar a un niño? Tan simple como eso.

  • 2
  • 03.11.2017
  • 02:35:56 hs
César Villón

“(…) la “brutalización” de la sociedad (la instauración de la pena de muerte podría tener el efecto adverso de “desensibilizarnos” sobre el uso de la violencia) y posibles efectos imprevistos de las penas (…)”.

Estimado Oscar, sobre la discusión de la pena de muerte, este argumento, me parece el más importante, incluso cuando la ejecución la hacen mediática, es terrible ver como la vida “no vale nada” y hay una sensibilización, en favor de la persona que es ejecutada. Aun cuando el margen de error judicial, respecto del proceso penal al delincuente sea cero, el solo hecho de saber que recibirá pena de muerte, es un mensaje de deshumanización.

  • 3
  • 03.11.2017
  • 05:09:29 hs
César Patroni Marinovich

Estoy de acuerdo con la pena de muerte para violadores de infantes y menores de edad. Lo demás, son ilustres especulaciones de personas cultas, que emplean términos no aplicables a los individuos que la sociedad debe sancionar. No se puede decir que es “inhumana” o ” una desnaturalización” que apliquemos la pena de muerte a quienes no están en capacidad de valorarse ni valorar a otros.
Para los políticos corruptos, hay fórmulas que serán efectivas: el portal web de libre acceso que los ubique y la consecuente descalificación vergonzosa de su apellido y el de su descendencia. Cuando un Gobernador Regional fue capturado por asesinato, sus hijos fueron insultados y escupidos por sus compañeros de colegio.

  • 4
  • 05.11.2017
  • 08:05:22 hs
Juan

La pena de muerte no es un “capricho” político. En mi circulo profesional, el 75% está a favor de esta medida. Hay quienes están a favor y otros no. Pienso que lo popular y la brutalización están en aquellos que se sienten superiores y más humanos. A un criminal asesinó le da igual la pena que le den por matar uno o cinco, este individuo ya no tiene nada adicional que perder

  • 5
  • 06.11.2017
  • 08:46:04 hs
Julio Sumar

La palabra más importante de su comentario es “particularizado”.
La pena de muerte debe aplicarse a delitos de “brutalidad” – como violación y muerte a menores y delitos totalmente definidos como “execrables”. No podemos “lanzar” alegremente la pena de muerte como en la época de Salem en el siglo XIII.
En conclusión: Disuade y ejemplariza.

  • 6
  • 09.11.2017
  • 05:46:48 hs
jose delgado

Mucho ruido y pocas nueces: los estudios del poder disuasivo de la pena de muerte. Esa supuesta correlación es difícil de medir.Puedenponer nombres rimbombosos pero el meollo del asunto es “¿cómo lo hacen?” (nola canción,sino el “research” de la supuesta disuación). Una de los tantos curiosos estudios “sociales” es por ejemplo: ¿cuál es el porcentaje de hombres con eyaculación precoz? o “la medida promedio del pene de determinado país”(¿?)o “la felicidad de los paises”. Hay cosas fáciles demedir y otras no. Dice:los chinos siguen ejecutando corruptos y siguen saliendo más corruptos. Sí, pero si no ejecutaran (o castigaran) la sociedad china colapsaría (lo que no se ve o lo que se nos pasa considerer). La disuación de la pena de muerte o de cualquier castigo es, por lógica, una factor coercitivo natural, normal, es una reacción delcomportamiento en cualquier humano. Sin embargo se siguen cometiendo actos penados por ley, lo que es otra reacción natural. Si no hubieran penas sería peor. Venezuela es in ejemplo actual; no se castiga, la ley no funcionay el país está al borde del abismo. En otras palabras, el factor disuación no debe ser considerado. Se debe ver factores humanos y sociales. ¿Qué siente in ser humano si le violan a su hijo (a) de tres años? ¿Qué consideración le debe tener la sociedad a in individuo que ha roto todas barreras de lo que se puede llamar “humanidad” o respeto elemental a la vida? Y así,muchas preguntas. La sabidura popular es sabia “ojox ojo, diente por diente”.

  • 7
  • 17.11.2017
  • 11:39:20 hs
Juan Carlos

No es para salvar vidas precisamente, es la pena justa y el deber del estado de librarnos de elementos indeseables para este mundo, incluso en la cárcel, que seria para quienes tienen esperanza de recupearse y re-ingresar a la sociedad.

    • 8
    • 17.11.2017
    • 11:45:18 hs
    osumar

    Juan Carlos, desde mi punto de vista, es una postura perfectamente válida que la sociedad vea la pena de muerte como “justa”, independientemente de sus consecuencias. Espero que te des cuenta, sin embargo, que tu comentario tiene poco o nada que ver con el tema tocado en mi artículo.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño