Atención estrategas: La vulnerabilidad es nuestra mayor fortaleza

Lo confieso. Soy una perfeccionista en rehabilitación. Una de las secuelas de haber sido picada de niña por el ‘bichito’ del ballet y haber pasado años practicando frente a un espejo, haciendo tareas del colegio tras bambalinas y mirando videos de bailarinas rusas cada minuto libre, es que la línea entre la ilusión del escenario y todo lo que pasa detrás se comienza a borrar.

La búsqueda obsesiva por la perfección se normaliza, al estilo Natalie Portman en la película El Cisne Negro. Todo lo que vieron es real.

Puntas ballet

Es una situación que se repite en tanta gente; maratonistas perfectos que tienen que bajar su tiempo, ejecutivos perfectos que tienen que lograr esa gerencia o mujeres perfectas que tienen que ser buenos ‘pulpos’ y verse regias en el proceso. Tienes que sacarte veinte, tienes que invitar a alguien a la ‘prom’, tienes que hacer deporte, tienes que casarte, tienes que hacer tu maestría, tienes que ser feliz y en todas las fotos tienes que salir con una sonrisa de oreja a oreja.

Desafiar esta definición de éxito nos hace vulnerables, y hacerse vulnerable es una pésima opción táctica porque te hace más propenso a ser atacado. ¡Nadie quiere ser atacado! Menos una introvertida como yo. Así que nos volvemos perfectamente obedientes y nos despedimos de la espontaneidad, chispa e ideas locas. Y así empieza una vida predecible y aburrida.

Solo un real estratega logra ver que la vulnerabilidad es la mayor muestra posible de fortaleza. Y es que no hay nadie más poderoso que quien logra conectar de verdad. La economía ha evolucionado y la velocidad, eficiencia y precio al que producimos solo se podrá mejorar de manera marginal en adelante. Lo que hará la diferencia es en quién confiamos, quién lidera la conversación, quién conecta con compasión y humildad. Como dice Ted Rubin, pasaremos de medir el ROI (Return on Investment) a medir el ROR (Return on Relationships).

Tengo claro que mi rehabilitación del perfeccionismo será un camino largo. Pero mientras tanto, me contento con sorprenderme a mí misma siendo mi propia definición de caos. El caos que se tira al jardín a jugar, aunque se embarre la ropa; el caos que se olvida de seguir el procedimiento porque se deja distraer por lo interesante y el caos que arranca una reunión bailando la macarena, aunque haga el ridículo.

Y es que, aunque nada sea perfecto, la vida caótica es más divertida.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño