Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

EL CASO SHERATON, UN CÚMULO DE MATICES GRISES

No pienso escribir sobre lo histórico que supone un fallo como el recientemente emitido en el Cuzco respecto a la demolición del proyecto del Hotel Four Point by Sheraton, porque resultaría algo obvio y redundante. Pienso ir un poco más allá.

La piedra angular, aunque suene algo sórdido hablar de ello en este caso, descansa en el certificado de parámetros urbanísticos que, según se relata en todas las publicaciones al respecto, se emitió trasgrediendo la normativa interna que prohibía una edificación semejante. Aquí caben dos hipótesis: la primera es que se trate de un desafortunado descuido en el que se vieron involucrados varios actores, y la segunda es que el certificado en ciernes se emitió mediante un acto irregular (soborno o equivalentes).

Es muy poco probable que la primera sea una hipótesis razonable. Que la parte solicitante (por el hotel) o la administración (la Municipalidad) no se hayan dado cuenta que en esa zona no se podía construir un edificio de esas dimensiones, resulta algo complicado. Lo más raro es que nadie se haya percatado, salvo los reclamantes, luego de tan avanzada que estuvo la estructura. Además, nótese que ninguno de los fallos sostiene una hipótesis como esta, ni siquiera como algo posible.

Entonces nos quedamos ante la hipótesis más dura. Probablemente aquí hubo algo; “algo” que se torna más negro que gris propiamente dicho. De ahí en más, espero que la historia esta vez no se repita. Funcionarios públicos sancionados administrativamente o con una investigación penal sin ningún tipo de drasticidad. Como será muy difícil probar un soborno (o tal vez no), quedará todo en un jalón de orejas. Los funcionarios saldrán, se reciclarán y luego de algunos años volverán tal vez a la misma Municipalidad.

¿Vamos adelante un poco más para ver cómo esta historia podría tomar un rumbo distinto? Por qué no. La pregunta del millón entonces es qué o, mejor dicho, quién originó esto. Así llegamos a la figura potente: el que solicitó u originó todo el trámite.

Todos los medios de prensa que han cubierto la noticia, refieren que fue una empresa inmobiliaria (R & G) la que habría originado todo el trámite cuestionado posteriormente. En este punto se despliegan varias interrogantes: ¿cuál fue el sustento para solicitar el certificado? ¿qué documentos se acompañaron? ¿hubo alguna distorsión relevante? ¿quién fue el encargado de realizar el trámite? ¿quiénes sabían y aprobaron esa gestión?

No obstante, todos estos trámites fluyen de la necesidad de una mandante y allí la cosa parece llegar a la madeja: el dueño del negocio (Sheraton, como empresa). El quit del problema se centra entonces en el nivel de control y supervisión que habría ejercido el propietario del negocio: ¿sabía todo o confió -ingenuamente- para luego resultar “engañado” como muchos de los políticos peruanos que se hacen los locos cuando su líder cae por corrupción?  Cuesta creer que una empresa de tan grandes dimensiones pueda ser engañada o sorprendida. Pienso que es muy probable que tenga un área de compliance de esas que dicen no a todo y que te repleta de documentos y formularios cada vez que quieres hacer algo. Ahí termina todo, en el formulismo paranoico. Mi olfato me lleva a pensar que, probablemente, y más por cansancio tal vez hayan terminado diciendo: “ya, si las cosas son así en Perú, entonces hagan lo que tengan que hacer, pero no me reporten nada”. Digo, sigo lanzando una hipótesis.

¿Se pagaron honorarios a alguien para que realicen gestiones por este trámite? ¿algún abogado o gestor involucrado? ¿quién aprobó toda la gestión desde el cliente final (Sheraton)? ¿hay salida de dinero sospechosas (desde la Inmobiliaria)?

Dudo mucho que en estas lides de la gran corporación no existan explicaciones legalmente sustentables como siempre. Argumentaciones con solidez basada en la ley existirán para todos los gustos. Pese a ello, el comportamiento ético que tanto se reclama a nivel mundial a las grandes empresas no admite dudas y tiene un estándar muy blanco: actuar correctamente, aunque nadie nos esté viendo (o nos detecte). Los grises parecen difuminarse dando paso a un sórdido color negro que ahora se despliega en nuestro Cuzco querido.

 

Lima, 16 de septiembre de 2019

 

Eduardo Herrera Velarde.

 

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño