Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

El pacto perverso (o lo que Hobbes no pudo ver)

Recuerdo que estudiando en la universidad llegó a mis manos una edición del “Leviatán” de Thomas Hobbes que tenía en la tapa un monstruo cubierto de ojos. Escalofriante pero increíble. Lo recuerdo perfectamente, representaba al Estado: esa construcción humana que reduce nuestras libertades para garantizarnos supuestamente una convivencia en paz, debido a nuestra naturaleza racional y egoísta.

Pensando en el desempeño de este confuso monstruo con respecto a la convivencia pacífica, lo cierto es que las cosas no han cambiado mucho desde que se volvió fuerte. Con las ideas de Hobbes en la mochila y los escritos de otros tantos filósofos y pensadores, el siglo XX y lo que va del XXI han atestiguado un número de guerras y conflictos entre estados muy superior al de cualquier otra época de la historia.

No ocurrió lo mismo con la prosperidad económica. A pesar de tanta violencia, ésta ha sido muchísimo mayor en los últimos 150 años que en los anteriores 1000. Evidencia sobra. Pero esto no se debió al Leviatán. Se debió al emprendimiento privado y a la innovación que generó. Ford no fue un burócrata. Tampoco lo fue Disney. Menos aún Gates, Jobs o Musk.

Cuando el estado moderno -encarnado en el comunismo soviético- quiso apropiarse de lo que había logrado la innovación del emprendedor y reemplazarlo, fracasó dejando a su paso pobreza y millones de muertos. Lo mismo pasó aquí en el Perú -sin tantas muertes felizmente- con el general Velasco. Su discurso nacionalista y su proyecto socialista nos dejaron quebrados. Y lo mismo pasó con cada país que intentó establecer un modelo para que el estado fuera el empresario o el ente que controla la economía de forma centralizada.

Pero esto lo sabemos. Y aún así, tenemos que lidiar con este armatoste complejo, pesado y viscoso, y decidimos usarlo convenientemente para que atienda nuestros intereses.

¿Por qué existen tantos grupos de poder detrás del control del estado? ¿Por qué tantos gremios, sindicatos, organismos multilaterales, ONGs, y periodistas quieren marcar el rumbo del gobierno? ¿Por qué es tan importante tener bajo control la vida privada y pública de los funcionarios? ¿Por qué vale tanto que los “analistas” y consultores tengan llegada con las autoridades? ¿Por qué existe el lobby?

Porque gracias a Hobbes, Rousseau y otros tantos notables, le dimos vida eterna al estado (ya no lo podemos eliminar) y le permitimos ser quien pone las reglas de juego (o tomar nuestros derechos individuales para convertirlos en derechos civiles, como si el resultado fuera mejor).

Eso sí, si eres pobre o un ciudadano “de a pie”, el sistema estatal es tu enemigo; y si alguien percibe que empiezas a tener llegada a él, buscará destruirte. Si tienes poder, en cambio, el Leviatán es un instrumento, una máquina, una bestia por domar. Se doma con dinero, con información, con miedo, con violencia, con las mismas armas que él usa para someter a los seres humanos.

Con todo este contexto, en una sociedad saludable, tanto el ciudadano como el emprendedor deberían fiscalizar con agudeza al estado. Toda su desconfianza y sospecha deberían estar puestas en él y en sus funcionarios, porque tienen infinitos incentivos para usar mal el dinero, corromperse o beneficiar intereses particulares, y poquísimas motivaciones para hacer las cosas bien.

Pero esto no ocurre. Y creo que la razón está en que el estado ha acumulado tanta riqueza, que se ha vuelto indispensable. Y ciertamente lo es, pero a veces pienso que los servicios que da (y cada día quiere dar más) son una excusa para justificar su existencia y le sirven al político para cubrirse de un falso halo de santidad o ganar popularidad. El Leviatán es un falso “papá bueno” que alimenta a sus hijos usando el dinero de otros, y muchos empiezan a creer que genera riqueza, o que está muy bien que la administre.

Y entonces el círculo se cierra. Un pacto perverso se firma sin que nos demos cuenta. Lo firman un estado grasoso y un ciudadano que lo felicita por su obesidad. “Que el estado se encargue de todo, pero con el dinero de la empresa, que paguen ellos”, parece ser la máxima de esta alianza invisible en la que participan sin querer o queriendo, muchos actores, y a veces nosotros mismos.

Creo que el rol que ha asumido el empresariado en estos últimos 150 años amerita su exposición y vulnerabilidad en esta coyuntura crítica. Hoy el empresario es un actor público, en el más estricto sentido de la palabra. Con el trabajo y el valor que genera, posee la llave del desarrollo, es el motor de la economía, dependen de él millones de vidas. Pero no siempre juega el partido de la mejor manera.

¿No hay corrupción acaso en las licitaciones entre privados? ¿No es verdad que la mayoría de grandes empresas le paga a sus proveedores en plazos descaradamente amplios? ¿No ocurre acaso que muchas veces la calidad de sus productos, su tamaño, su durabilidad no es proporcional al precio que piden? ¿No ponen mil trabas y letras pequeñas para darle poder al consumidor y dos o tres letras grandes para quitárselo? ¿No es cierto que muchos empresarios cuando “actúan” como ciudadanos, rompen reglas, tratan mal a la gente, abusan de quienes tienen menos, y se comportan como unos patanes? Sí.

Pero con todo, su “nivel de perversión” no tendría por qué ser mayor que el del burócrata, sabemos que los malos empresarios son la minoría. El punto está en lo siguiente: mientras al empresario podemos atacarlo públicamente, difamarlo y “eliminarlo” si es que no quiere pagar la cuenta, al burócrata no. Al primero le quitamos el dinero, y si no quiere dárnoslo, pues lo matamos. Al segundo tenemos que cebarlo para que nos sirva de algo, porque aunque cambia de nombre, nunca muere.

El pacto perverso se traduce en esta dinámica: los sindicatos y grupos anti-sistema usan a los pobres como excusa, aún cuando no les importan; los académicos anti-empresa también los usan y para colmo viven una vida burguesa sin saber lo que es hacer empresa; las nuevas generaciones que estudiaron gracias a que sus padres tuvieron cierta libertad económica no entienden que la base para cualquier libertad civil está en la libre competencia y, los políticos, que quieren sobrevivir quedando bien con todos estos grupos, presionan al empresario a seguir generando riqueza y a pagar más impuestos aun cuando las reglas de juego sean opresivas.

¿Quién gana con este pacto? Gana el que tiene poder para controlar al estado e imponer su agenda. Gana el informal que goza de servicios gracias a los impuestos ajenos. Ganan los organismos multilaterales que usan el dinero de otros para implantar una receta ideológica específica. Yo no veo que ganen los pobres, los desamparados, los que menos tienen… No. Ganan los que tienen.

¿Quién pierde? Pierde el ciudadano que no tiene poder para hacer oír su voz frente al sistema; pierde el pobre, porque nunca tendrá la oportunidad de ascender socialmente; pierde el emprendedor formal porque no podrá seguir creciendo ni innovando, pierde también el gran inversionista, formal y honesto; y finalmente y a la larga, pierde todo el país, porque la riqueza tiene un solo origen: la innovación, el trabajo, la productividad y el intercambio libre basado en el potencial creativo individual y grupal de los seres humanos.

¿Qué hacer? Cambiar la mentalidad de tanta gente acostumbrada al paternalismo estatal es imposible si la misma empresa no se compromete con este fin. Lograr que, para empezar, sus trabajadores entiendan que la libertad económica es la base de la prosperidad, sería un muy buen comienzo. Sería genial además que, así como dedica inmensos recursos para promover la igualdad de género y el cuidado del medio ambiente, también promueva la libertad empresarial públicamente en alianza con la universidad, la prensa, centros de investigación, y por supuesto se comporte éticamente con todos sus aliados y proveedores. Por aquí nos llevan las señales a mediano plazo al menos. No hay otro camino.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño