Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

Observando la bola de nieve…

El día sábado un grupo de personas realizó una protesta contra el feminicidio. Legítima iniciativa, si es que su intención hubiera sido tan altruista. Lo que la prensa no contó es que también quisieron agredir a los católicos que iban a entrar a misa en la parroquia que está en el mismo parque Kennedy. De hecho, la misa tuvo que ser cancelada. La protesta de pañoletas verdes, ojo, no solo era de denuncia, era también de intolerancia, pero nadie dijo nada. Lo que tampoco se dijo fue que un grupo de mujeres y hombres, feligreses ellos, formaron un cordón humano para que los protestantes no ingresen a la iglesia, sabe Alá, Jehova, Jesús o Meishu Sama, con qué intenciones y para qué fines.

Pasó también desapercibida la utilización de niños en edad escolar en una marcha el día viernes por la tarde en la plaza San Martín. Agitadores universitarios y no universitarios vistieron también con pañoletas verdes a unas cuentas decenas de niños para protestar contra del precio de los pasajes del transporte público. Sí, contra esos pasajes que -cuando se trata del Metropolitano o los corredores viales- no suben justamente porque la Municipalidad no deja que suban, o esos pasajes que son simplemente vendidos por rutas comerciales informales o formales que de “públicas” tienen poco. Los agitadores presionaron y presionaron a la policía, quien se mantuvo inalterable, hasta que un efectivo lanzó mal una bomba lacrimógena para dispersar a los manifestantes, que sin permiso y con niños de por medio, querían llegar a la Defensoría del pueblo.

Ambos eventos, que con un tamiz mucho más pacífico no tendrían nada de malo, no pasaron a mayores pero a mi parecer confirman dos cosas: primero, hay grupos intolerantes, organizados y con recursos, ansiosos por prender el fósforo en la gasolina. Los pañuelos verdes no son casualidad. Un amigo mío chileno que caminaba por la mencionada parroquia me contó que al escuchar los gritos y las arengas, no podía más que sentir el mismo miedo y angustia que había sentido las últimas semanas en Santiago.

En segundo lugar, es evidente que la fuerza la tienen hoy grupos de izquierda, socialistas y progresistas. Grupos que hablan de libertad, pero solo valoran la suya. Hablan de cambio y reforma, pero se arrogan el derecho de decir por qué, cómo, cuándo y para qué los quieren. Finalmente, estos grupos hablan de abusos e indignación, como si el enemigo estuviera en casa, como si en este país, hubiera víctimas y enemigos.

Y yo me pregunto, ¿quiénes son los enemigos de estos grupos, organizados y estructurados? ¿Los católicos? ¿Los empresarios? ¿Los hombres? Porque si bien es cierto, deben haber católicos, hombres y empresarios bastante criticables, me cuesta creer que todo aquel que enarbole las banderas del progresismo sea un ser inmaculado y santo. ¿Así queremos dividir al país? ¿Entre buenos y malos? ¿Es ese el reflejo de un proyecto republicano o liberal?

Generalmente, a lo largo de la historia, el mito del colectivo o la minoría víctima se construye justamente con la intención de legitimar que el poder debería ser captado por ellos mismos, por encontrarse en la “periferia” (Toynbee). Su ser “víctimas” y su supuesta superioridad moral les da la también supuesta legitimidad para decir que son ellos los que deberían renovar la clase política o, inclusive, insertarse en el sector privado, también para renovarlo. Su agenda, legítima en partes quizás pero siempre autoritaria, termina siendo victoriosa cuando la elite no tiene respuesta, y se queda quieta, se apaga, obesa, grasosa, con miedo.

La historia es sabia. Al final del día, si en algo Marx tenía razón, era que la historia de la humanidad era una constante dialéctica entre grupos de poder. Lo que no dijo Marx, era que el oprimido ubicado en la periferia de hoy muchas veces resulta ser el opresor ubicado en la élite del mañana y que el poder como herramienta para imponer una ideología única, un lenguaje único, una ética única, es lo peor que el ser humano puede permitir.

A mí entender, el liberalismo es bastante sensato cuando propone un estado pequeño (muy pequeño), o de tamaño moderado. Lo hace porque entiende que mientras más poderoso sea el estado en sus leyes, regulaciones, normas o en su capacidad de tipificar de delitos actitudes humanas, lo único que se logra es convertirlo en un apetitoso potaje, una presa atractiva, un botín de primera calidad, para aquellos que quieren tomar las riendas de la vida de los demás. Ojo con la bola de nieve. Viene por la izquierda, no por la derecha.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño