Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

Empresariado y Congreso

Impuesto a la riqueza. Podemos discutir horas acerca de su justificación (la cual no existe) pero el problema no es ese. El problema es que será difícil evitarlo cuando hace años perdimos la batalla principal: convencer al peruano de que la riqueza es buena y que ganar más no te hace sospechoso, sino por el contrario, te convierte en un ejemplo. Y aún si logramos evitar tamaña injusticia, no será por movilización social, sino porque alguien levantó el teléfono para llegar a Martín, a Toni o a Vicente.

¿Quién nos ganó la batalla? Hoy la gran mayoría de jóvenes -aunque vive de la riqueza que generaron sus padres gracias a nuestro liberalismo chicha noventero- está de acuerdo con que los ricos (casi inexistentes en el Perú) paguen mas impuestos. Así, está claro que si a una consistente acumulación de ideas anti-riqueza le sumas mercantilismo, informalidad y pobreza, lo que sale del horno es una nueva y creativa imposición.

Ojalá no ocurra. Pero apurar estrategias improvisadas no tiene sentido. La batalla de las ideas por ahora está perdida y no existe una generación liberal peruana sólida, renovada, joven, que pueda salir al frente con fuerza, porque no se invirtieron los recursos suficientes (y transparentes) para hacerla crecer, debatir y convencer.

El bendito congreso. Es el poder menos querido del estado y sus miembros son conscientes de ello. Por eso, ni bien empezaron a correr los primeros segundos de su partido, se lanzaron con proyectos de ley disparatados buscando protagonismo, sin intentar pasar por algún filtro, consenso académico o proceso participativo.

Sin embargo, este congreso peruano -así como lo ven- es necesario, tan necesario como la disciplina fiscal o macroeconómica. Y necesita cambiar. Cada congresista debe entender que recibir una credencial no lo vuelve importante, contratar un par de buenos asesores no le asegura el éxito, y que el poder que tiene de legislar y representar, ya lo perdió fácticamente por no entenderse como un cuerpo colegiado.

En este congreso hay talento y gente honesta. Necesita causas. Si el congreso quiere recuperar su legitimidad, sus representantes deben darse un baño de humildad y paciencia, y aprender nuevamente qué es lo que implica su función representativa y legislativa. El cambio radica en empezar a crear políticas públicas desde abajo, con calma, conversando con los centros de pensamiento, y compartiendo la aventura con la ciudadanía. Le corresponde al congreso dialogar con los gremios, con el sector privado, no al ejecutivo, que quede claro.

Entonces, frente a un poder ejecutivo dominado por la doctrina de la popularidad y capturado por un grupo de amigos en la sombra, solo dos actores relevantes pueden volver a balancear la cancha e iniciar la lenta reconstrucción de la institucionalidad en el Perú: el empresariado y el congreso.

El proceso es complicado. Siempre es más fácil aceptar ideas como “es más simple coordinar con el ejecutivo, no compliques las cosas, el lobby no es malo, los congresistas son un desmadre, los gremios empresariales no pisan tierra, prefiero que no aparezcan mucho y financiar a organizaciones o líderes que levantan el teléfono y Toni, Vicente o Martín responden.”

Pero así no se hacen las cosas, y en este plan, ya tenemos 15 años sin reformas significativas y un reciente cúmulo de fantásticas ideas populistas.

En la vida siempre nos enfrentamos a cambios que no queremos. Un defecto personal. Una responsabilidad evadida. Una reconciliación pendiente. Un apego. Una adicción. Esta realidad individual se traslada -por supuesto que lo hace- a colectivos o sectores.

Empresariado y congreso tienen varios apegos, defectos, y reconciliaciones pendientes y hasta que no los enfrenten, no solo seguirán perdiendo batallas, también serán los responsables de la derrota en la guerra por la libertad de emprender, de ganar dinero sin culpa, de trabajar sin un estado que te aplaste, de vivir en un país justo, desarrollado y seguro; esa guerra que a inicios del 2021 podría entrar en una etapa intensa y golpear mucho a los pequeños pero también a los grandes, que ya absorbieron los costos regulatorios, laborales y tributarios, sin pensar en que al hacerlo, se desconectaron de todos los demás peruanos, esos a los que hoy, un injusto e irracional impuesto a la riqueza, no les interesa.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño