Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

¿Cuarentena? A moverse más aún…

Antes del COVID-19, no íbamos a crecer más de 2.5%. Lamentablemente, además de las diversas pugnas políticas que tuvo que atravesar, era notorio que el presidente no tenía mucha voluntad para hacer cambios estructurales en favor de la economía. Congreso débil. Año electoral. Las cosas no iban a ser fáciles, desde el arranque.

Después del COVID-19, será peor. Sectores como Turismo, Gastronomía, y varios otros nichos de consumo ya empezaron a perder. Así, mientras entramos inexorablemente en estado de emergencia, lo primero que nos debe quedar claro es que la clase media emprendedora ya venía sufriendo.

¿Puede esta clase media peruana soportar una “cuarentena económica” más dura? No. Hipotecas, préstamos, créditos, mensualidades escolares, seguros de salud, estas cosas nunca entran en cuarentena. ¿Qué hacer entonces? A moverse más aún, económicamente, no físicamente.

Es sencillo de plantear pero difícil que ocurra, si esperamos lo mismo de nuestros líderes privados y estatales. Lo que debe darse es que tanto el estado como la gran empresa, sigan moviendo la economía por el bien de todos.

Primero. Ni el estado ni las grandes empresas pueden romper cadenas de pago o contratos; deben pagar y seguir contratando consultorías, servicios, comprando los productos que tenían en sus planes.

Si cualquiera de ambos financia un proyecto, y tiene una factura pendiente por pagar pero el proyecto se detendrá unas semanas, que pague la factura. Todo servicio o compra de productos que no ponga en riesgo la salud de las personas debe continuar. Mientras que al estado y la gran empresa, pagar una factura y mantener un proyecto, le costará algo más de lo planificado, al proveedor que iba a ejecutar ese servicio, le puede costar entrar en una situación muy vulnerable.

Segundo. Las entidades financieras deben dosificar, flexibilizar o incluso congelar sus cobranzas.

En otros países ya empezaron. Los siguientes 30 o 45 días van a ser días sin ventas, sin consumo, sin eventos, sin proyectos corriendo, y evidentemente, no solo para quienes han sido contagiados. Ciertamente quien ha sido contagiado merece aún más consideraciones, pero el emprendedor, consultor, proveedor que no ha sido contagiado, está también sufriendo mucho esta etapa. La Banca debe actuar rápido y ser empática, algo que siempre se le reclama. Excelente oportunidad.

Tercero. Desde el estado, las medidas de simplificación administrativa y liberación de cargas o impuestos para emprendedores y empresarios de todos los sectores, deben ser mucho más audaces.

Cualquier proyecto de norma, ley o decreto contrario a este enfoque tiene que ser detenido. Se debe coordinar con municipalidades para que eliminen barreras burocráticas, aceleren permisos, y sobretodo, después de tanto tiempo, las entidades estatales deben optar digitalizar sus trámites y procesos. Si no queremos eventos o espectáculos privados, por qué querríamos miles de personas haciendo trámites en entidades del estado abarrotadas de gente, con funcionarios lentos y prepotentes. Estamos frente a una gran oportunidad.

Las reformas económicas a favor de una saludable libertad empresarial ya eran indispensables antes del COVID-19. Esta crisis lo único que hará es visibilizar que, además, son urgentes. El cambio de mentalidad del funcionario estatal debe darse a raíz de la crisis. Tendrá que entender que su rol es promover la actividad empresarial porque ésta genera riqueza, que la transformación digital podría achicar la planilla estatal pero es lo mejor para el ciudadano, y si no lo entiende y no actúa en consecuencia, será el principal responsable de nuestra vulnerabilidad.

Se me ocurren muchas cosas más. Trabajar desde casa genera eficiencias, que el estado recompense a las empresas que incentivan el teletrabajo; es imprescindible adecuar la normatividad para fomentar la educación digital desde colegios y universidades; el sistema estatal de salud no puede ser el mismo, tiene que mejorar de una vez por todas, y se debe apostar por investigación, tecnología e innovación en este sector.

En tiempos de cuarentena física y sanitaria, lo que no debe parar es el esfuerzo del estado y la gran empresa por activar y mantener a flote la economía de los más pequeños. El funcionario estatal y el gran empresario son los que menos pierden. Su mayor responsabilidad y lo más noble que pueden hacer, es ponerse al hombro a la clase media.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño